19/11/2014 recital

Deep Purple brind una ctedra de rock en el Luna Park

La banda británica, con sus 45 años de trayectoria a cuestas, dio anoche una verdadera lección de rock, con momentos de blues, jazz, progresivo y clásico, ante un colmado estadio donde el público no dejó de vibrar durante las dos horas de concierto.

Por Luis Digiano

Deep Purple hizo vibrar el Luna Park con temas nuevos y clsicos de siempre


Si bien la premisa era presentar los temas de su más reciente disco "Now what" (2013) los Purple deleitaron a su incondicional y multitudinaria legión de fanáticos con una buena cantidad de clásicos que por momentos fueron vivados y coreados, haciendo tronar el estadio.

Un impecable y bien trabajado sonido los acompañó durante la velada y de su último álbum brillaron "Vincent Price" con su dejo misterioso muy a tono con la carrera del recordado actor de terror, "Hell to pay" y "Uncommon man".

Pero el clima se pobló de euforia cuando comenzaron a sonar los clásicos de todas las épocas, con "Highway star", el festejado "Into the fire", "Hard lovín man", "Strange kind of woman", "The mule" y "Laze", en donde la histórica banda se paseó por todos los climas del rock más puro, pasando por pasajes bluseros y jazzeros, aunque también por momentos de heavy metal, especialmente en los solos del virtuoso violero Steve Morse, quien una vez más regaló toda su técnica e improvisación.

Pero los demás músicos tuvieron su momento de gloria como los solos de Ian Paice en la batería, el emblemático y personal sonido del bajo de Roger Glover y la calidad vocal -que se fue ajustando con el correr de los temas- del "eterno" Ian Gillan, quien constantemente dialogó con la gente.

Párrafo aparte para el tecladista Don Airey quien desde hace algunos años tuvo la responsabilidad enorme de reemplazar al inmenso Jon Lord, quien brindó unos solos vibrantes, culminando con una improvisada selección tanguera que reunió pasajes de "La cumparsita", "Lluvia de estrellas" y pinceladas piazzolianas.

Ya en la última parte del emotivo y potente concierto continuaron los clásicos con "Perfect strangers", "Space truckin" y el esperado y eterno "Smoke on the water".

Los pedidos e infaltables bises tuvieron a "Hush" (coreado por el estadio completo) y "Black night", dos entregas más de una cátedra en la que Deep Purple reafirmó una vigencia que los sostiene en la galería de los grandes referentes de la historia del rock.

Para matizar la velada rockera, desde temprano participaron las bandas locales de hard rock Arpeghy, La Carga y El Buen Salvaje.
etiquetas