13/11/2014 Tecnpolis

Dos soluciones sanitarias compartieron la mxima distincin en Innovar

Una plataforma multifuncional para detección inmediata de enfermedades infecciosas creada por Carlos Moina y un remedio para las conjuntivitis virales de Laura Alché compartieron con 60.000 pesos cada uno la máxima distinción del "Premio Innovar", que hoy otorgó en Tecnópolis el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, a concursantes de todo el país.

Moira contó a Télam que la investigación por él liderada se originó hace cinco años por un "acuerdo entre la Universidad Nacional de San Martín y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), a través de un grupo de ingenieros electrónicos y bioquímicos" que se propusieron "desarrollar un método ágil para la determinación de enfermedades".

"Esta plataforma funciona con un pequeña muestra de sangre del paciente que es sometida a electólisis y cuyo resultado es evaluado por el software, dando un diagnóstico en el momento", dijo Moira.

Si bien actualmente "la máquina está calibrada para la detección de la enfermedad de Chagas, aftosa, y brucelosis humana y bovina, queremos seguir desarrollando soluciones para que pueda diagnosticar gran cantidad de enfermedades", anunció.

Moira enfatizó que el motor del grupo para emprender la investigación fue ponerse a pensar "cómo facilitar el acceso a la salud de todos los habitantes del país, lo que llevó a buscar la posiblidad de que una muestra no tenga que viajar cuatro horas para hacer un simple examen de Chagas".

Alché, también ganadora de la máxima distinción de "Innovar 2014", relató que desde el año 2000 un grupo de químicos, bioquímicos y virólogos de la Universidad de Buenos Aires trabaja "sobre los virus que causan la conjuntivitis, tratando de encontrar una herramienta para combatirlos".

"Logramos diseñar un grupo de moléculas que no sólo son antivirales, sino que además son antinflamatorias", dijo a Télam.

Si bien faltan todavía las pruebas clínicas para que esta innovación sea producida en serie, "cuando llegue a la población, seguramente lo va a hacer como gotas para los ojos".

Barañao presidió la entrega de unos 60 premios en dinero para seguir desarrollando la innovación, en las categorías producto innovador, investigación aplicada, innovaciones en la universidad, fitomedicina, agroindustria, equipamiento médico, tecnología para la discapacidad, energía y alimentos.

"Estamos celebrando la constancia porque en este país donde a veces parece que las cosas buenas duran poco, 'Innovar' ya lleva diez ediciones", celebró Barañao.

El ministro reivindicó "la manera de dar a conocer el trabajo, la capacidad y creatividad de nuestro material humano cada año, de gente que encuentra aquí la posibilidad de dar a conocer algún nuevo hallazgo o innovación, lo que es una de las grandes herramientas para la difusión y promoción de la ciencia en la Argentina".

"Este proyecto se desarrolla en un ambiente de libertad y es posible porque hay un proyecto político que ha puesto a la ciencia como horizonte, y que en Tecnópolis nos muestra un futuro que es posible y concreto", expresó Barañao.

Entre los premiados se cuenta el dispositivo "BiosensAr", que se basa en bacterias modificadas para que cambien de color en presencia de arsénico, para que el usuario pueda evaluar si es tóxico su nivel en el agua de pozo, que ganó 50.000 pesos.

También obtuvo un premio, de 30.000 pesos, la prótesis mioeléctrica "myo-AR", de Ricardo Rodríguez, que cuenta con sensores superficiales que detectan la actividad muscular y la utilizan como señal de referencia para el control de la prótesis, con movimiento prensil de apertura y cierre a partir de accionar un micromotor.

Además, premiaron un módulo de elaboración de dulces, conservas y encurtidos para la agricultura familiar, con capacidad de 50 litros, con un agitador mecánico que suple la tarea de mezclar manualmente y equipado con una autoclave para esterilizar la mezcla, con protección de seguridad alimentaria.