23/10/2014 Roberto Jacoby

"Diarios del odio", una muestra sobre las zonas ms oscuras de la sociedad argentina

A partir de comentarios volcados por lectores de las versiones electrónicas de los diarios más importantes del país, el artista Roberto Jacoby configura Diarios del odio, una intervención que a partir de mañana ocupará un espacio de la Casa de la Cultura del Fondo Nacional de las Artes, mostrando la cara más violenta, racista y reaccionaria de la sociedad argentina.

Por Juan Rapacioli


La muestra, que se inaugura mañana, a las 19, en la Casa de la Cultura FNA (Rufino de Elizalde 2431) y que podrá visitarse hasta el 15 de diciembre, presenta una sala de la casa totalmente intervenida por un corpus textual que interpela sobre la construcción del otro como objeto del odio extremo. 

"Muerte a los K y a esa maldita letra", "Videla volvé", "Argenzuela", "Gronchopolis", "Viuda negra", "Putos derechos humanos", son algunas de las frases que se pueden ver en la sala intervenida y que generan, por su cambio de dimensión, un intenso efecto que remite a las zonas más oscuras de nuestra sociedad.

En diálogo con Télam, Jacoby -ganador del Premio a la Trayectoria Artística del Fondo Nacional de las Artes 2013- habló sobre el origen de esta nueva producción que toma como base los comentarios de los diarios argentinos, sobre todo los de La Nación, realizada junto al artista y sociólogo Syd Krochmalny. 

"El trabajo más difícil fue pensar de qué manera materializarlo, cómo transmitir; lo seguro era que no se podía transmitir como estaba, cada comentario uno por uno. Lo que queríamos era sacarlo de la continuidad. El efecto se da porque están todos juntos", explicó el artista. 

Y contó: "Estuvimos un año pensando cómo mostrar esto, pensamos hacerlo como una cosa sonora, que lo dijeran actores, hasta que al final llegamos a la idea de escribirlo en la pared. Después vino el tema de cómo hacer las pintadas y de quién lo escribe. Por eso invitamos a diferentes amigos para que cada uno le diera su impronta". 

"Pensamos que la carbonilla era lo mejor, no sólo porque es un material que se limpia y sale, sino porque representa la vida quemada, es un árbol quemado; hay una relación con la oscuridad de la carbonilla y el tema de los negros, se habla mucho de quemar a los negros", sostuvo. 

Para Jacoby, "todo este trabajo está hecho con palabras, con una zona de las palabras que tiene que ver con la basura, algo muy frecuente en el arte contemporáneo: muchos artistas trabajan desde elementos de la basura. Esto tiene que ver con el propio contenido de los mensajes: degradación, putrefacción, a la idea de limpiar a la sociedad de las plagas". 

"Lo que nosotros hacemos es trabajar eso mismo desde el lenguaje -apuntó-, en forma de frases, porque son palabras sucias, que hacen daño, afectan; es un discurso armado. De alguna manera, esto es el performativo, como se usa en lingüística, aquellas frases que en sí mismas son una acción". 

Por su parte, Krochmalny sostuvo que "en la web no se puede ver una marca personal de los comentarios, salvo en los nombres inventados de los usuarios, pero acá el trazo individual muestra un poco esa variedad social, es un coro de voces. En este formato se puede ver una despersonalización que a la vez mantiene un colectivo heterogéneo". 

"Son voces que interpelan al otro como basura. Si uno hace el ejercicio de imprimir el diario digital, se encuentra que lo más extenso son los comentarios; creo que no se llama tanto la atención sobre el discurso que ahí se puede ver", señaló. 

Y afirmó: "es un discurso preocupante, no hay debate público, por eso creo que descontextualizar y ponerlo acá, en otra dimensión, es mostrar que el lenguaje tiene un poder que cualquier lingüista sabe, pero que hoy por hoy los medios tratan de mostrarlo sólo como un relato, una ficción". 

En la muestra se puede ver, además, una serie de trabajos que hacen un repaso por la extensa trayectoria de Jacoby, como una serie de carteles titulados "América Dilma", donde se lee: "Apoyemos a Dilma. Si pierde, perdemos".