17/10/2014 Ciudad

Denuncian que demolern dos estaciones del Metrobus recin terminadas

El gobierno porteño desmantelará dos estaciones de Metrobus erigidas el año pasado y por las que pagó 4 millones de pesos para crear un centro de transbordo por el que abonará otros 40 millones de pesos, en otro caso de destrucción de obras nuevas que según legisladores muestra la “ineficiencia e improvisación” que hay en la Ciudad.

Hace un año el macrismo anunció la destrucción de un bulevar que todavía no había sido inaugurado y que costó 5 millones de pesos para levantar el corredor del Metrobus de la avenida Cabildo y ahora se da un hecho similar en el barrio de Pompeya.

El Boletín Oficial de la Ciudad del 12 de septiembre pasado oficializó la construcción de la obra denominada "Centro de Transbordo Avenida Sáenz" que unirá el Metrobus con la línea H del subterráneo para lo cual primero hay que desmantelar las estaciones Pompeya y Sáenz construidas el año pasado con un costo de 2 millones de pesos cada una.

Así lo indica la licitación 640/14 que le otorga a la misma empresa que hizo los paradores, Bricoins, otros 39.977.335 de pesos para construir la nueva obra en la avenida Sáenz entre La Plata y Del Barco Centenera.

“A la misma empresa que hace un año construyó dos paradores, ahora el Gobierno de la Ciudad le va a pagar nuevamente para desmontarlo quirúrgicamente y reutilizarlos en otro Metrobus, conforme lo especificado en el pliego”, apuntó el auditor general de la Ciudad por la Coalición Cívica, Facundo Del Gaizo, en declaraciones a Télam.

Explicó que a las autoridades porteñas “les cabe la frase 'basta de demoler': demolieron los bulevares de la avenida Cabildo, recientemente construidos, y ahora tienen que desmontar los paradores con menos de un año de uso”.

“Como conclusión podemos afirmar que es una obra maestra del terror de la planificación, urbana y deja en evidencia la ineficiencia al momento de administrar los recursos del Estado”, añadió.

En sintonía, la legisladora Claudia Neira, del Frente para la Victoria, criticó que “el PRO pretende no solo destruir todo lo que se hizo desde el Estado Nacional en estos años, sino que además destruye lo que ellos mismos construyeron”.

“Es una demostración más que evidente de la improvisación de una gestión inmediatista, espasmódica y sin un modelo de conectividad metropolitano a la altura de una ciudad como Buenos Aires", apuntó.

En ese sentido recordó que “en todos sus años de gestión, el macrismo aumentó la tarifa del subte un 350 por ciento y apenas inauguró un total de 5 kilómetros de subte de los 10 kilómetros por año que prometió en campaña".

Las críticas llovieron de todo el abanico político y el legislador Alejandro Bodart, de MST-Nueva Izquierda, calificó como un “despropósito” la decisión del gobierno porteño que “tira 4 millones de pesos de todos los ciudadanos a la basura”.

“Esto muestra una vez más que las prioridades en la Ciudad están cambiadas: en lugar de invertir en salud, educación, fortalecer el subte y responder a la necesidades sociales se despilfarran fondos en obras esencialmente electoralistas para la campaña del jefe de Gobierno Mauricio Macri”, sostuvo.

Por su parte, la legisladora Virginia González Gass, del PSA-UNEN, indicó que la Ciudad “hace obras faraónicas y después las tira abajo” y lo ejemplificó “con la colocación de unas especies de balas de cañón que pusieron en la calle Bolívar cuando la hicieron peatonal, pero ahora las tienen que sacar porque cuando hay corte en Plaza de Mayo los camiones y colectivos que vienen por la Diagonal Sur se desvían por Bolívar hacia Moreno y no les queda espacio para maniobrar”.

“Permanentemente hacen y deshacen, no hacen un análisis serio y sistemático. Todo es prueba y error y encima con fondos públicos”, criticó y mencionó el caso del centro educativo Isauro Arancibia, al que asisten chicos en situación de calle y que el Ejecutivo porteño amenaza con demoler para construir el Metrobus sur sobre la avenida Paseo Colón.

En tanto, Cristina García, del partido Confianza Pública, adelantó que “el lunes que viene acudirá a la Legislatura el secretario de Transporte de la ciudad, Guillermo Dietrich, y una de las preguntas que le vamos a hacer es justamente por qué quieren tirar abajo las estaciones en Pompeya y por qué no hay más coordinación entre los ministerios”.

“Hicieron lo mismo con un bulevar muy lindo que habían construido en la avenida Cabildo al que ahora van a sacar también para hacer una obra del Metrobus. Es que en el gobierno hay gran improvisación”, concluyó.