11/10/2014 Turqua

Kurdos mantienen duros combates para evitar la cada de la estratgica kobani en poder del estado islmico

Combatientes kurdos mantienen duros combates en la ciudad de Kobani, en la frontera con Turquía, donde el yihadista Estado Islámico (EI) avanza a paso firme desde dos flancos, informaron hoy funcionarios kurdos.


Pese a los bombardeos aéreos de la coalición internacional contra las milicias del EI, los combatientes kurdos no han podido repeler los ataques del grupo extremista al que solo le falta tomar un punto de entrada para tener el control completo del enclave sirio kurdo.

Con Kobani bajo su poder, el grupo extremista sunnita -que según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ya controla en 40% de la ciudad- también pasaría a controlar 400 de los 900 kilómetros de frontera con Turquía.

La ONG, cuya sede está en Londres, pero tiene una red de activistas sobre el terreno, aseguró que Unidades de Protección del Pueblo Kurdo se enfrentaron a los yihadistas para intentar frenar su avance hacia los barrios del este de Kobani.

Paralelamente a los enfrentamientos, la aviación de la coalición internacional bombardeó a primera hora de esta mañana varias zonas de la ciudad en manos del EI.

El Estado Islámico se apoderó ayer del distrito de seguridad kurdo, una zona del este de la ciudad en donde está el edificio de Policía y otras tantas instituciones vinculadas con la seguridad, así como también las oficinas del gobierno local.

Ismet Sheikh Hassan, un alto funcionario kurdo, precisó que los combates de hoy están focalizados en el sur y en el este de la ciudad.

"Estamos defendiendo la ciudad, pero sólo tenemos armas simples y ellos armas pesadas", aseguró Hassan quien explicó que las milicias "se pueden mover fácilmente" porque "no están sitiadas".

Agregó que los ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos no están siendo eficaces, por lo que instó a la comunidad internacional y a Naciones Unidas a intervenir antes que se desate una masacre, informó el canal de noticias CNN.

Asimismo, rogó a Turquía por la apertura de un corredor que permita a los civiles cercados por los combates abandonar Kobani, así como también el ingreso de armas para quienes defienden la ciudad.

Ayer, el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, advirtió que miles de personas podrían ser "masacradas" si el EI toma Kobani y llamó a Turquía a permitir el paso de "voluntarios y equipamiento" para reforzar la defensa de la localidad.

"Si no actuamos ahora, todos, incluyendo Turquía, lamentaremos mucho haber perdido la oportunidad de detener al Estado Islámico y enviar una señal de que esto no puede continuar", declaró el funcionario en una conferencia de prensa desde Ginebra.

Desde que los insurgentes lanzaron su ataque sobre Kobani a mediados de septiembre, al menos 500 personas murieron y más de 200.000 debieron huir cruzando la frontera a Turquía.

Sin embargo, los turcos -que están desplegados a lo largo de la frontera- sólo permiten el paso a los civiles heridos, aseguró Hassan.

El Estado Islámico (EI) combate desde el 16 de septiembre último para ingresar a Kobani y desde hace una semana logró penetrar en la ciudad pese a la resistencia de las fuerzas kurdas locales y los ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos.

En los últimos días, pese algunos repliegues, el EI logró seguir avanzando y sólo un punto de entrada y salida separa al grupo sunnita del control total de Kobani.

El Estado Islámico instauró un califato en regiones de Irak y Siria a finales de junio y sus planes manifiestos son extenderse hacia Jordania, Israel, Palestina, Chipre, Líbano, Kuwait y Turquía.

El califato es un sistema de gobierno similar al de una república constitucional aristocrática en el que el califa se erige como líder del pueblo y del islam, y gobierna de acuerdo a la sharía (ley religiosa).