10/10/2014 durante tres das

Alrededor de 40 mil mujeres llegan a Salta para participar del Encuentro Nacional

La comisión organizadora del 29 Encuentro Nacional de Mujeres (ENM), que comienza este sábado, confirmó que alrededor de 40.000 mujeres participarán durante las tres jornadas del evento, lo que da mas fuerza a la visibilización de uno de los mayores problemas de género que sufre la provincia: el femicidio.

Alrededor de 40 mil mujeres llegan a Salta para participar del 29 Encuentro Nacional

“Entre 35 y 40 mil mujeres están llegando a Salta; 22 mil están con pedido de alojamiento en escuelas y según datos de la Cámara de Turismo local hay 18 mil plazas cubiertas”, dijo a Tèlam Irene Palacios, de la comisión organizadora del encuentro.

La ciudad de Salta comenzó esta tarde a recibir mujeres “de todas las provincias, además de uruguayas, paraguayas, ecuatorianas, bolivianas, chilenas y europeas porque hay seis que vienen de Barcelona”, aclaró Palacios.

Por su parte, Noemí López otra integrante de la organización, expresó que los 63 talleres que están programados para mañana y pasado “son todos importantes” y aseguró que el principal problema de la provincia "son los femicidios", a la vez que aclaró que “con esto no estoy deslegitimando la lucha justa por el aborto legal, seguro y gratuito”.

Al hacer referencia a la declaración de emergencia provincial por violencia de género dijo que “fue una conquista del movimiento de mujeres en Salta, ahora veremos qué significa y qué alcance tiene, y si va a haber soluciones reales en cuanto a evitar mas muertes y mejorar nuestra calidad de vida”.

Añadió que la idea "es que no tenga que haber 15 o 25 denuncias, como pasó con Roxana Alderete, para que el Estado llegue tarde, después de que la asesinaron. Lo real es que el Estado llega tarde”.

En este sentido enfatizó que “el encuentro nos va a servir para avanzar en este debate. Lo que queremos es que dejen de ser asesinadas nuestras mujeres de Salta y de todo el país”.

Recordó que “hace cinco días asesinaron a una docente, Evelia Murillo, en la comunidad wichi en Tartagal y ahí se reveló de la manera mas cruda la doble opresión, una trabajadora que puso el cuerpo para defender de un ataque sexual a una estudiante de 18 años”.