05/10/2014 tensin

Estados Unidos bombardea al Estado Islmico en Siria e Irak, pero la milicia contina avanzando

La milicia extremista Estado Islámico (EI) siguió hoy avanzando hacia Kobani, la ciudad kurda del norte de Siria que está bajo asedio y que desató una crisis humanitaria en la frontera con Turquía, y recuperó el control de una pequeña ciudad del norte de Irak, pese a que Estados Unidos lanzó tres nuevos ataques aéreos contra las posiciones de los islamistas en Siria y otros seis en Irak durante el fin de semana.


Según informó hoy Comando Central del Pentágono, la aviación norteamericana destruyó una topadora, dos tanques y otro vehículo del EI al noroeste de Al Mayadin en el norte de Siria, mientras que los otros dos bombardeos golpearon una unidad del grupo armado y seis posiciones de disparo al noroeste de la ciudad de Raqqa, el principal bastión de la milicia en esa región.

Mientras tanto, en Irak, la mayoría de los bombardeos estuvieron concentrados en una zona al noreste de Fallujah, al oeste de Bagdad, donde dañaron dos equipos de mortero, una gran unidad de combate y otras dos más pequeñas. Otro de los ataques, en cambio, destruyó tres vehículos de la milicia cerca de la ciudad de Sinjar, en el noreste de Irak, cerca de la frontera con Siria, según reprodujo la agencia de noticias EFE.

Hace cerca de dos meses que Estados Unidos mantiene una campaña de ataques aéreos contra las posiciones del EI en el norte y el oeste de Irak, y envía armas y asesores para ayudar al Ejército iraquí y a las fuerzas kurdas en el terreno; sin embargo, hasta ahora no logró inclinar la balanza a favor de Bagdad.

Fuentes del gobierno iraquí informaron hoy que milicianos del EI recuperaron el control de la mitad de la ciudad de Dhuluiya, apenas un día después que el Ejército hiciera retroceder al EI y pudiera entrar a la urbe, ubicada en la vera del río Tigris, a unos 70 kilómetros al norte de Bagdad.

Este avance y retroceso en el terreno se ha vuelto una constante en el convulsionado norte iraquí, en donde ninguno de los dos bandos ha demostrado ser militarmente superior al otro.

Desde junio, cuando el EI avanzó sobre el norte iraquí, más de 1,8 millones de civiles han huido de sus casas y viven en campamentos improvisados en las provincias vecinas o en Turquía. La mitad de ellos son niños, según informó la ONU.

En Siria, en tanto, los bombardeos que mantiene hace semanas Washington junto con las monarquías más conservadoras del Golfo Pérsico tampoco han logrado frenar el avance del EI.

Un funcionario del gobierno de Kobani, el centro de la batalla entre las fuerzas kurdas y la milicia extremista en el norte sirio, aseguró que los combates de hoy fueron los más fuertes desde que el EI lanzó su ofensiva y que el grupo islamista ya se encuentra a un kilómetros de las puertas de la ciudad, según la agencia de noticias Europa Press.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización pro opositora con sede en Londres que monitorea la guerra civil siria, informó que durante los últimos combates al menos 11 combatientes kurdos y 16 milicianos islamistas fallecieron.

Pero la batalla por la ciudad de Kobani también ha provocado una crisis humanitaria. En sólo dos semanas más de 180.000 kurdos se escaparon y cruzaron la frontera hacia Turquía en busca de refugio, provocando una crisis política en el país vecino.

Además, con el correr de los días, la batalla por el control de Kobani ha avanzado hasta instalarse en las puertas de la frontera.

Hoy un proyectil cayó del lado turco sobre una casa y cinco miembros de una familia resultaron heridos.

Las autoridades turcas han prometido ayudar a la ofensiva liderada por Washington contra el EI, pero en la práctica actúan con ambigüedad porque durante décadas mantuvieron su propio conflicto armado contra milicias separatistas kurdas.