26/08/2014 Museo Nacional de Bellas Artes

Fotografas, correspondencia, documentacin y pelculas de Cortzar

La exposición "Los otros cielos", curada por Juan Becerra y Graciela García Romero, que abre sus puertas al público mañana, en el Museo Nacional de Bellas Artes, atraviesa la vida y obra de Julio Cortázar, a partir de un emotivo recorrido por su colección personal que llega por primera vez al país, integrada por fotografías, correspondencia, documentación y películas en súper 8.

Por Mercedes Ezquiaga

Comesaña. Julio Cortázar escucha al padre Carlos Mugica  en la Federación Gráfica Bonaerense. Atrás Vicente Zito Lema y  Jerónimo Podestá 1973
Comesaña. Julio Cortázar escucha al padre Carlos Mugica en la Federación Gráfica Bonaerense. Atrás Vicente Zito Lema y Jerónimo Podestá 1973
 
El itinerario trazado -a cien años de su nacimiento- sobrevuela al Cortázar "viajero, al revolucionario, al joven 'enseñoriado' que da clases en La Pampa, al galán de barba y guayabera, al melómano y al aficionado a la brutalidad del boxeo, al caminante solitario, al seudo aristócrata desdeñoso y al soldado de América latina, al niño eterno y también al novelista, cuentista, poeta, traductor y agitador político", en palabras de Juan José Becerra.

"Cortázar tenía muchísimas fotos -describe Graciela García Romero, durante la inauguración para prensa- así que tomamos dos criterios para exhibirlas: aquellas ineludibles -ancladas en el imaginario de sus lectores- y las tomadas por grandes fotógrafos, que van reflejando los cambios del autor a lo largo de su vida".

Autor anónimo. Julio Cortázar con su gata Franelle, París. Fondo Aurora Bernárdez. Centro Galego de Artes da Imaxe
Autor anónimo. Julio Cortázar con su gata Franelle, París. Fondo Aurora Bernárdez. Centro Galego de Artes da Imaxe

Por allí, se puede ver a un Julio de 4 años, sonriente, de remera y pantaloncitos blancos, tomado de la mano de su hermana Ofelia, o en el jardín de su casa de Banfield a los 8, o aquel jovencísimo Cortázar, en sus épocas de estudiante, de pelo engominado y anteojos negros de montura gruesa -una imagen de las menos conocidas- o el autorretrato que el autor se hizo ni bien llegó a París, y que hoy no dudaríamos en llamar la 'selfie' de Cortazar.

Carol Dunlop Julio Cortazar en la autopista Paris Marsella  1982 . Fondo Aurora Bernárdez. Centro Galego de Artes da Imaxe
Carol Dunlop Julio Cortazar en la autopista Paris Marsella 1982 . Fondo Aurora Bernárdez. Centro Galego de Artes da Imaxe

Momentos de sus viajes, retratos tomados por el muy reconocido René Burri; fotos de Alberto Jonquieres, de los interiores donde se escribió Rayuela; junto al padre Carlos Mugica en 1973, en la Federación Gráfica Bonaerense, de Eduardo Comesaña; junto a Mario Vargas Llosa, y en otra junto al mexicano Carlos Fuentes; o con José Lezama Lima; y también la de Dani Yaco, que lo inmortalizó en su última visita a la Argentina.

La biblioteca de Villa del Parque, vacía, en la que Cortázar supo guardar sus libros antes de instalarse en Paris, con una iluminación sugerente; las tapas de todos sus libros editados en español (48 en total), y los muebles -el escritorio, la guitarra, la silla- tal como estaban en su casa de París, también son recreados en este recorrido, cuyo diseño de montaje estuvo a cargo de Gustavo Vázquez Ocampo y Javier Jusid.

"Y ese librito de Cocteau me metió no ya de cabeza en la literatura moderna sino en el mundo moderno (...). Desde ese día leí y escribí de manera diferente", se lee en una de las salas, como un momento clave de su vida, junto a un ejemplar digitalizado de "Opio - Diario de una desintoxicación" (1931) de Jean Cocteau, que marca además las lecturas del autor.


"Si yo fuera cineasta me dedicaría a cazar crepúsculos. La película sería muda, o con una banda sonora que registrara solamente los sonidos contemporáneos del crepúsculo filmado, probablemente algún ladrido", reza otro fragmento que cita al autor, junto a las imágenes en super 8 que registraron el viaje de 33 días por la autopista París-Marsella.

Otro núcleo de la muestra reúne fotografías que Sara Facio tomó en distintos momentos de la vida de su amigo Julio Cortázar: "Él me dijo que le gustaban estas fotos que yo le había tomado porque se parecía a Humphrey Bogart y yo le contesté 'Ya quisiera Humphrey Bogart parecerse a vos'", cuenta Facio, sonriente, demostrando el cariño y la amistad que la unía con el escritor. 


Además, este conjunto reúne fotos de un Cortázar bromista, con una máscara de monstruo, asustando a Gabriel García Márquez, que Facio retrató: "Nunca pensé que estas imágenes iban a estar colgadas de un museo porque simplemente eran hechas desde la amistad".

Algunas fotografías inéditas, del escritor junto al río Sena, en París, y otras junto a la plana mayor del sandinismo, o junto a comandantes de la revolución nicaragüense, el día que recibió la Orden Rubén Darío completan el itinerario.
"Incorporamos además la idea de un Cortázar curador", explica Becerra frente a una de las últimas salas del recorrido, que reúne un conjunto de obras de arte que pertenecen a la colección del museo, mencionadas por Cortázar en su libro "Territorios" (1977), como los grabados en serigrafía de Luis Tomasello, el óleo de Jean Fautrier, las acuarelas de Julio Silva o las pinturas de Eduardo Jonquieres.
Finalmente, se puede ver proyectado sobre el piso del Pabellón, en once rectángulos, una rayuela inspirada por la que dibujara Cortázar, con imágenes importantes de su vida. 

Autor anónimo. Julio Cortázar, 1943. Fondo Aurora Bernárdez. Centro Galego de Artes da Imaxe
Autor anónimo. Julio Cortázar, 1943. Fondo Aurora Bernárdez. Centro Galego de Artes da Imaxe
Por otra parte, en las salas del segundo piso se expone “Los fotógrafos: ventanas a Julio Cortázar”, desde la óptica de aquellos fotógrafos profesionales que lo conocieron personalmente, entre ellos Antonio Gálvez, Sara Facio, Alicia D´Amico, Carlos Bosch. 

Ambas exposiciones cuentan con el apoyo de la Asociación Amigos del MNBA y se enmarcan en las actividades previstas para conmemorar el Año Cortázar 2014: cien años con Julio, que organizan en conjunto el Ministerio de Cultura de la Nación, el Museo Nacional de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional, el Museo del Libro y de la Lengua, la Casa Nacional del Bicentenario, el Palais de Glace y la Televisión Pública.