20/08/2014 Siria

El Reino Unido admiti que el verdugo del periodista decapitado en cmara puede ser britnico

El gobierno de ese país admitió que la persona que aparece en el video de la ejecución de James Foley podría tener origen británico en vista de su acento y del "significativo número" de ciudadanos que se unieron a la lucha islamista en Irak y Siria.

La milicia yihadista Estado Islámico publicó ayer un video en el que se muestra la aparente decapitación del periodista estadounidense James Foley, secuestrado hace dos años en Siria.

Estados Unidos trata de verificar ahora la autenticidad de estas imágenes.

En el Reino Unido, en tanto, se abrió un debate paralelo en torno al acento con el que habla el supuesto miembro de Estado Islámico que aparece en el video.

Precisamente, su acento británico llevó al ministro de Exteriores, Philip Hammond, a reconocer que "parece" tratarse de una persona de Reino Unido, informó la agencia de noticias Europa Press.

Hammond, en una entrevista con BBC Radio, aseguró que un "número significativo" de británicos se unieron al islamismo en Irak y Siria, lo que demostraría que Estado Islámico "representa una amenaza directa para la seguridad nacional de Reino Unido".

El ministro subrayó que la supuesta ejecución de Foley pone de manifiesto la "brutalidad" de la milicia.

"Lo que está ocurriendo e Irak y Siria es un veneno, un cáncer y podría extenderse a otras partes de la comunidad internacional y afectarnos directamente", advirtió Hammond, quien no descartó el envío de soldados para colaborar en tareas de formación y capacitación con el Ejército iraquí.

Por su parte, el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, decidió interrumpir sus vacaciones para volver a Londres y presidir una reunión gubernamental centrada en la situación de Irak y Siria, los dos países donde Estado Islámico logró significativos avances en los últimos meses.

En un comunicado, Cameron también lamentó la aparente ejecución del periodista estadounidense. "De ser cierto, el asesinato de James Foley es impactante y depravado", sostuvo el premier británico.
etiquetas