05/08/2014 esta maana

Cometieron entradera, una alarma vecinal alert a la polica y tras un tiroteo tres fueron detenidos

Dos delincuentes fueron hoy baleados y detenidos junto a un tercero, ileso, luego de cometer una entradera en una casa del partido bonaerense de Lomas de Zamora y tirotearse con la policía, que llegó alertada por una alarma vecinal.

El episodio sucedió cerca de las 9 en una casa situada en Almafuerte, entre Portela y Sáenz, de Lomas de Zamora, a la que dos delincuentes ingresaron a robar en momentos en que entraban tres albañiles que iban a realizar unos arreglos.

Un tercer asaltante, en tanto, se quedó afuera para alertar a sus cómplices ante cualquier movimiento sospechoso.

Una vez en la casa, los asaltantes amenazaron a la dueña y a su hijo, que fue despertado a golpes por los delincuentes, quienes comenzaron a exigir dinero.

"Pensé que eran los albañiles y cuando abro la puerta entraron con ellos. Me empezaron a preguntar si tenía ahorros, dinero. Yo vi a dos persona armadas, el tercero había quedado en la puerta", relató al canal TN la dueña de casa, quien se identificó como Lu.
La mujer agregó que su hijo estaba durmiendo y "le pegaron dos o tres culatazos".

Según Lu, una vecina que escuchó los gritos de su hijo pulsó la alarma vecinal instalada en la zona, que comenzó a sonar y alertó a una patrulla policial que estaba en la esquina de la casa.

"Llega la policía y los ladrones salen. Yo cerré la puerta y me quedé adentro. Afuera fue una balacera, muchísimos tiros", describió la dueña de casa.

El jefe de la Departamental Lanús, Marcelo Freire, informó a la prensa que el personal policial les dio a los delincuentes la voz de alto, que éstos no la acataron y que se inició un enfrentamiento.

"Como consecuencia de esto se detiene a tres personas, dos de ellas con heridas de arma en las piernas", dijo Freire, quien añadió que se secuestraron en poder de los asaltantes dos armas fue fuego -calibre 45- y un handy.

Los detenidos quedaron a disposición judicial, en tanto la mujer y los albañiles resultaron ilesos y el hijo de la dueña de casa debió ser asistido por los golpes recibidos.