31/07/2014 ciudad

Convocan voluntarios para participar de "48HS Open House Buenos Aires"

El festival arquitectónico y urbaní­stico que el año pasado paseó a miles de personas por los interiores de los edificios más icónicos y peculiares de la ciudad, abrió su convocatoria para quienes deseen guiar grupos de visitantes, en tanto reúne fondos en Ideame.

Por Dolores Pruneda Paz

La convocatoria, libre y gratuita, funciona como antesala del evento que se realizará el fin de semana del 25 y 26 de octubre en unos 90 edificios porteños, como el viejo Mercado del Pescado de Barracas y actual Centro Metropolitano de Diseño, el Estudio Ventura Virzi de Colegiales o el histórico y céntrico Barolo.

"¿Nunca sentiste curiosidad por conocer la casa de otro?", se lee en el encabezado de la invitación dirigida a curiosos y entendidos, para el 20 de agosto, a las 19, en la Sociedad Central de Arquitectos, de Montevideo 938.

Se trata de una reunión en la que representantes de CoHabitar Urbano, jóvenes arquitectos, músicos, docentes, fotógrafos y músicos independientes que organizan el Open House Buenos Aires, explicarán a los presentes el objetivo del encuentro y de qué se trata ser guí­a.

Con miras a esta segunda edición, CoHabitar Urbano entró en tiempo de descuento en el sitio www.idea.me/proyectos/19903/48h-open-house-bsas-2edicion, donde tiene 13 dí­as para reunir los 37 mil pesos que precisa para renovar la página Web con que recibirán a los cibernautas este año.

Ideame es una página Web creada para que artistas, creativos y ONGs latinoamericanas financien sus proyectos mediante el aporte de comunitario, una especie de recaudación a la gorra o `vaca` que ofrece distintas recompensas por cada colaboración.

"Gracias a ese aporte, podremos abrir en forma gratuita las puertas de lugares muy valiosos habitualmente cerrados al público", explicó a Télam el arquitecto Santiago Chibán, una de las voces locales del festival, que desde su nacimiento en Londres, hace 23 años, se replicó por el mundo y tiene en Buenos Aires su primera ciudad abierta latinoamericana.

"Esta es una invitación a redescubrir la ciudad y a conocer su patrimonio y su cultura a través de la historia y de las anécdotas de su gente", dijo Chibán sobre el encuentro que ya dejó su huella, con los murales que desde hace un año se ven en los alrededores de la estación ferroviaria de Coghlan y en la esquina porteña de Leiva y Guzmán.

"El año pasado, mientras la gente recorrí­a las casas acompañada por voluntarios reparados para responder sus dudas, habí­a familias enteras haciendo su vida de fin de semana dentro: gente leyendo, viendo televisión o desayunando junto a sus hijos adolescentes todos desalineados", recordó.

Durante dos dí­as, la gente recorrió en bicicleta y a pie calles e interiores porteños, como la casa más angosta de Buenos Aires, de dos metros de ancho, en San Telmo, o el complejo Los Andes del socialista Fermí­n Bereterbide, donde además realizaron líricas experiencias artí­sticas, como las cámaras oscuras montadas en habitaciones que hací­an sentir a los visitantes en el interior de una máquina fotográfica.

Esa experiencia se replicará ampliada en octubre próximo, junto al Open Bici, el Open Foto y el Open Muro, un recorrido organizado edificio por edificio junto a dueños, administradores, arquitectos y voluntarios.

"Conocer el espacio donde vivimos permite optimizar recursos para mejorar nuestra calidad de vida", remarcó Chibán sobre el circuito de construcciones elegidas por su valor histórico, su diseño o por encerrar historias y mitos que las hacen únicas, como los Ateliers Bonet.

El Open House, "una experiencia en la que conviene visitar cinco edificios como máximo al día para recorrerlos con tranquilidad, busca reforzar el ví­nculo entre la ciudad y su gente, con una mirada crí­tica hacia el medio ambiente que permita exigir lugares mejor de calidad para vivir", concluyó Chibán.