24/07/2014 Franja de Gaza

Brasil condena el "genocidio" provocado por la ofensiva israel

El gobierno de Brasil condenó el "genocidio" perpetrado por Israel con su ofensiva militar en la Franja de Gaza y llamó a su embajador en Tel Aviv, lo que hizo que la Cancillería hebrea acusase al gigante sudamericano de país "irrelevante" y de "promover el terrorismo".

"Por el amor de Dios, a lo que estamos asistiendo es un genocidio, una masacre, tanto es así que hasta altos funcionario de la ONU ya comienzan a hablan de crímenes de guerra" contra la población palestina, declaró el asesor especial para relaciones internacionales de Brasil, Marco Aurelio García, citado por la agencia ANSA.

La semana pasada, la presidenta Dilma Rousseff, había expresado un comentario crítico sobre la situación en Gaza, durante la cumbre de los países del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), pero ahora se mostró más firme al ordenar el retorno del embajador brasileño en Tel Aviv, Henrique Pinto, y convocar a "consultas" al diplomático israelí en Brasilia, Rafael Eldad.

El Ministerio de Exteriores israelí respondió enérgicamente al gobierno sudamericano al decir que Brasil "impulsa el terrorismo".
"Brasil está optando por ser parte del problema en lugar de ser parte de la solución" en el conflicto, aseveró hoy la Cancillería de Israel.

El "comportamiento (de Brasil) en este tema ilustra porqué ese gigante económico y cultural continúa siendo políticamente irrelevante" sostuvo una fuente de la diplomacia judía, citada por el diario Folha de Sao Paulo.

Por otra parte, un reportero de ese diario enviado a Gaza informó hoy que ciudadanos palestinos expresaron su agradecimiento al gobierno de Rousseff por haber cuestionado duramente la ofensiva militar israelí y retirado su embajador de Tel Aviv.

El principal consejero internacional de la presidenta brasileña aseguró que no adhiere a posiciones radicales. "Nosotros hemos tenido una actitud prudente tanto en el espacio del Medio Oriente como en Ucrania", tras la tragedia de un avión malayo en territorio controlado por los rebeldes, afirmó.

García declaró que "somos de respetuosos de Naciones Unidas, Brasil está actuando en Nueva York (sede de ONU) para poner fin a esta situación" en territorio palestino que ya dejó más de 700 víctimas fatales y unos 4.000 heridos.

Insistió en que su gobierno adopta una línea de acción diplomática realista ante la crisis y debido a esto descartó impulsar una acción armada multinacional, con el aval de la ONU, en la Franja.

"¿Qué es una intervención de la ONU?", se preguntó, acto seguido completó: "si nosotros hiciéramos una opción por la  intervención esto no pasaría por el Consejo de Seguridad y si alguien me pregunta si Brasil va a mandar tropas, le digo no estamos en condiciones de hacerlo", reconoció García.

En ese punto el funcionario retomó una crítica planteada por la presidenta, al decir que la ONU está "debilitada" y esto se debe a que en el Consejo de Seguridad no cuenta con representantes permanente y con poder de veto de América Latina y Africa.

Luego de una semana de cabildeos Rousseff enfrentó la situación en Medio Oriente al poner sobre el grave conflicto a su asesor especial y a Itamaraty, el Ministerio de Relaciones Exteriores.

"El gobierno brasileño considera inaceptable la escalada de violencia entre Israel y Palestina, condenamos enérgicamente el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel en la Franja de Gaza" señaló un comunicado de la Cancillería conocido en la noche del miércoles.