22/07/2014 Cultura del derecho

De qu se habla cuando se habla de marginaciones sociales?

En Marginaciones sociales en el área metropolitana de Buenos Aires, la abogada y analista institucional Laura Pautassi -y un equipo que la acompaña- identifica una serie de fenómenos sociales y al acceso a los derechos capaces de amortiguar sus efectos, dando espacio a un campo donde es posible intervenir alertando a la población en riesgo, que muchas veces desconoce sus propios instrumentos.

Por Pablo E. Chacn


 
 
En Marginaciones sociales en el área metropolitana de Buenos Aires, la abogada y analista institucional Laura Pautassi -y un equipo que la acompaña- identifica una serie de fenómenos sociales y al acceso a los derechos capaces de amortiguar sus efectos, dando espacio a un campo donde es posible intervenir alertando a la población en riesgo, que muchas veces desconoce sus propios instrumentos.
 
El libro, publicado por la editorial Biblos, cuenta con el aporte de Pilar Arcidiácono, Angeles Bermúdez, Carla Zibecchi, Verónica Carmona Barrenechea, Alejandro Sehtman y Vilma Paura, entre otros.
 
Pautassi es abogada, egresada de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), especialista en Planificación y Gestión de Políticas Sociales. Además, es coautora de Las fronteras del cuidado. Agenda, derechos e infraestructura.
 
Esta es la conversación que la especialista sostuvo con Télam.
 
- T: ¿A qué te referís (o se refieren) con el sintagma marginaciones sociales que encabeza el título del libro?
 
- P: El campo de análisis de las marginaciones sociales comprende procesos que identifican fenómenos que se van consolidando en una suerte de continuum que ha ido socavando las bases de distribución del bienestar: las instituciones encargadas de administrar dicha distribución y el conjunto de personas que van quedando fuera de esa dinámica, y que son empujadas hacia los márgenes del acceso a los bienes y servicios, en su primera manifestación como expulsados de la relación salarial, de la cobertura en salud, de la vivienda, de la permanencia en los sistemas educativos, continúa por las diversas formas de exclusión territorial; ergo, en sus posibilidades de ejercicio de derechos civiles, políticos y sociales. En este sentido, limitar o cercenar el ejercicio de derechos de las personas impacta de diversas maneras, pero la parte constitutiva de ser titular de un derecho implica la posibilidad que ante un diferendo, una violación o la falta de cumplimiento de una obligación, sea posible acudir a una autoridad competente, que generalmente es un juez o jueza para resolver el diferendo. Por ello, el libro se enfoca en la vinculación entre las marginaciones y el acceso a la justicia en sentido amplio, estándar central en materia de derechos y que abarca la administración de justicia, pero también todo tipo de reclamo que se pueda interponer en otros ámbitos: recurso de queja, denuncias, recursos administrativos, etcétera.
 
- T: Si entendí bien, los derechos sociales se pueden incluir entre los derechos humanos. La falta de derechos sociales de todo tipo ¿es una característica exclusiva de la gestión Pro o está generalizada también en otras zonas del país? Si fuera así, ¿dónde es más notorio?
 
- P: En la cuestión de los derechos humanos es central el principio de interdependencia: todos los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes (Convención de Viena de Derechos Humanos de 1993) por lo cual los estados están obligados a garantizar no solo los derechos civiles sino mantener un sistema de elecciones regulares, etcétera. Es un problema que involucra a diversas gestiones gubernamentales jurisdiccionales y las trasciende, de allí que el libro, fruto de una investigación realizada por investigadores pertenecientes a cuatro universidades nacionales (UBA, UNGS, UNLA y UNSAM) y dos organizaciones de la sociedad civil (ELA y ACIJ) con financiamiento de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), tomó como eje de análisis la región metropolitana de Buenos Aires y se seleccionaron algunos de las situaciones de marginaciones sociales más acuciantes: derecho a la vivienda, a la seguridad social, al medio ambiente, a las políticas sociales, a la violencia contra las mujeres, a los reclamos vinculados con la salud sexual y reproductiva.
 
- T: Marginaciones sociales, ¿podría ser pensado como un sistema donde entrarían la falta de políticas públicas, el asistencialismo, la cultura machista, el trabajo en negro, la violencia material y simbólica sobre mujeres, viejos y jóvenes?
 
- P: Sí, claro. Todas esas son manifestaciones diversas de marginaciones, que aparecen en el momento de mayor presencia de los derechos en la escena pública, ya sea a partir de la lógica de reclamos, reivindicaciones, activismo judicial, movilizaciones legales diversas, nuevos actores, líneas académicas estratégicas y territoriales. Sin embargo, uno de los primeros efectos que las investigaciones contenidas en este libro, es un anclaje retórico en torno a los derechos sin que se evidencie un efectivo avance en términos de cumplimiento de las obligaciones que los mismos derechos traen aparejados. Lo anterior tiene una operatoria directa con las capacidades estatales, tanto de los decisores de políticas como de los propios operadores judiciales y de cómo unos y otros construyen escenarios empapados discursivamente con derechos pero sin posibilidades de establecer cambios en la agenda pública y mucho menos sinergias virtuosas entre los distintos poderes. Estas tensiones también atraviesan el escenario de movilización social y ciudadana, impidiendo identificar los aciertos y desaciertos en el reclamo por el cumplimiento de los mismos.
 
- T: Cambio de tema. ¿Cómo trata el equipo dónde trabajás la posible despenalización del uso de drogas, del aborto y la separación entre iglesia y estado? Lo pregunto porque creo que son derechos sociales no atendidos.
 
- P: El tema de la salud sexual y reproductiva y particularmente el aborto, son temas centrales en nuestros trabajos, en tanto vulneran el acceso a la autonomía, eje central para el ejercicio de derechos. Desde ELA (Equipo Latinoamericano de Justicia y Género), que integró este proyecto, se viene trabajando desde hace tiempo en este tema, vinculado a promover mayores garantías para las mujeres.
 
- T: Finalmente, los afectados por la marginación, ¿conocen sus derechos y sus posibilidades de acceder a ciertos estratos judiciales que puedan acolchonar ese malestar?
 
- P: Eso es parte del tema que en el libro se muestra con claridad. Por una parte, el principal efecto de los derechos es precisamente el empoderamiento ciudadano, esto es, cómo los sujetos titulares de derechos, (cada uno de nosotros, incluyendo niños, niñas y adolescentes) puede, efectivamente, ejercer sus derechos, incorporar el efecto que dicha titularidad tiene. Esto es lo que fue socavado por diversas acciones en las últimas décadas del siglo pasado, y es lo que resulta necesario fortalecer. Se han hecho avances pero aun resta un gran proceso de cambio. En este escenario, es aún más complejo que los sectores cuyos derechos han sido vulnerados puedan acceder a la justicia, ya que la distancia cultural, simbólica y económica es muy grande y en muchos casos se vuelve infranqueable. 
etiquetas