15/07/2014 adolescentes

Booktubers, una comunidad que empieza a pisar fuerte en la Argentina

Chicos y chicas adolescentes que recomiendan y reseñan novedades literarias frente a una cámara amateur son un fenómeno en los canales de Youtube y si bien en España y México los booktubers ya son estrellas consolidadas de la web, los exponentes argentinos de esta tendencia pisan cada vez más fuerte en el mercado editorial.

Por Leticia Pogoriles

 
 Como un fenómeno en ciernes, estos adolescentes amantes de la literatura juvenil y fieles seguidores de escritores como J.K. Rowling, John Green, James Dashner y George R.R. Martin, primero se nuclearon en una comunidad blogger y, como destino natural de las redes, comenzaron a filmar sus propios videos y subirlos a la plataforma Youtube, el segundo buscador más utilizado de la web.

Si bien en el universo anglosajón los booktubers ya son moneda corriente, el fenómeno en castellano comenzó en 2013 con una ráfaga de chicos mexicanos y españoles devenidos pequeñas celebrities que -comprometidos con su labor- cuentan qué leen o por qué hay que seguir a determinados autores y mechan con novedades alrededor del fantasy, la ciencia ficción y los romances adolescentes.

Esta dinámica no tardó en llegar a la Argentina y hoy un puñado de chicos y chicas son fuertes mediadores del mercado local de literatura juvenil que reciben por post (videos que duran entre cinco minutos y media hora) entre 100 y 3.500 vistas.

"Los gustos literarios son definidos, como novedades globales en idioma original. Hay conciencia de cómo funciona el mercado"


Matí­as Fernández, de marketing digital de Prisa Ediciones

Son un fenómeno en voz baja, pero que "influye en el consumo. La descomunal fila para ver a James Dashner, autor de la saga `Maze Runner`, en la última Feria del Libro fue ejemplo de eso", dice a Télam Matí­as Fernández, de marketing digital de Prisa Ediciones.

Algunos de los booktubers made in Argentina son Matí­as Gómez del canal Cenizas de Papel; Macarena Yanielli, de Gracias a los libros; Fede Valotta, autor de Atrapado en la lectura y Carla Dente, al frente de Mi mundo está en tus páginas.

"Los gustos literarios son definidos, como novedades globales en idioma original. Hay conciencia de cómo funciona el mercado. Leen por placer, pero saben que hay una industria detrás, cuando algo que les interesa, se arman grupos de presión y nos hostigan para que se publiquen. Con "Maravilloso desastre", de Jamie McGuire, lo lograron", dice Fernández.

Además de "Maravilloso desastre" e "Inevitable desastre", tercero y cuarto puesto entre los más vendidos de esta semana según el ranking de Ilhsa, están "Hija de humo y hueso", "Vampire academy" y "Witch & wizard", trofeos de una comunidad que crea consigna para hablar de literatura e inclina la balanza de los top ten de las editoriales.

Las sagas, distopí­as y los mundos caóticos, se desmenuzan al ritmo del video online, una crí­tica quizás mucho más efectiva para gente entre 13 y 20 años que las vetustas reseñas en papel. El video como soporte hoy es fundamental para los lectores adolescentes.

Georgina Dritsos, de V&R Editoras que publican la saga "Maze Runner", explica que funcionan "como pequeñas pymes autogestionadas y los que trabajan bien tienen apoyo de los editoriales. Tenemos en cuenta su opinión, no nos parece indiferente lo que digan, son formas nuevas de comunicar, de contacto directo con el lector".

"Maze Runner" o "Los juegos del hambre", de Suzanne Collins, dice Dritsos, "no están alejados de las preocupaciones de los chicos, los hace cuestionarse el mundo que viven y van a vivir. En estos canales hablan entre ellos y también al autor. Los chicos entre sí­ se entienden mejor, reseñan lo que quieren y sus pares les dicen lo que piensan sin mentiras".

"¿Cómo serí­a agarrar una cámara y a hablar sobre algo que me gusta tanto? ¿Me verá alguien o solo voy a hacer el ridí­culo?", se preguntó hace cinco meses Carla, de 17 años. No lo dudó mucho y hoy "feliz" por haberse animado, sostiene que "ver a alguien de tu edad recomendando un libro con entusiasmo, ilusión y felicidad no es lo mismo a que venga tu mamá o un profesor y te diga: `leé esto`".

En diálogo con Télam, Carla dice que "un adolescente confí­a más en un par que en un adulto para ciertas cosas y ésta es una de ellas" y confiesa que "lee muchí­simo más porque hay un compromiso con los suscriptores, ellos esperan las reseñas, hay que leer todo lo posible y dárselas con todo el cariño del mundo. Crear el blog y el canal fue la mejor decisión que tomé hasta el momento".

El pionero argentino es Matí­as, que hace un año y medio creó Cenizas de Papel, un canal que recibe alrededor de 3.000 vistas por posteo y cuya misión central es "promover los libros que hay en Argentina. Cuando veo booktubers de otros paí­ses muchas veces esos libros no se están acá, entonces uno dice: `Sí­, todo muy lindo, pero esos libros no puedo leerlos`".

Matí­as, que se considera una suerte de "boom" virtual, analiza que a muchos seguidores "no les gusta leer, pero miran al booktuber porque les cae bien. No hago mi canal con un sentido `cultural`, sino para divertirme, y pasar el tiempo hablando con chicos que tienen gustos parecidos".

"Compartir una pasión", es lo que motivó a Macarena, de 19 años, a convertirse en booktuber desde febrero. Esta estudiante de Filosofí­a cree en el "peso" de las opiniones de estos nuevos críticos sobre los espectadores.

"La lectura dejó de ser una actividad solitaria, existe toda está comunidad de adolescentes que adoran leer y compartir. Dentro de poco Booktube va explotar en Argentina", augura esta prolí­fica lectora de Rowling, Tahereh Mafi, Rick Riordan, Patrick Rothfuss y John Green, que reseña entre ocho y doce libros por mes.

Al creador de Atrapado en la lectura, Fede Valota, le gusta "demasiado" ver los comentarios de la gente: "Son muy divertidas las opiniones y aportan otras miradas que tal vez no tení­as", cuenta a Télam este fan de Dashner que ya coordinó charlas en la feria del Libro, al igual que su colega Matí­as.

"Lo más loco que me pasó hasta ahora fue que haciendo un unboxing (cuando te llega un paquete de libros y mostrás en cámara cómo lo abrí­s y su contenido) me vio una autora de Estados Unidos y se contactó conmigo para mandarme la continuación", dice Fede.

Moda pasajera o tendencia en ví­as de llegar a su auge, los cierto es que los booktubers como fenómeno cultural, son un motor silencioso que se hace multitudinario y tangible cuando aparece en Buenos Aires el autor de turno, pero que además es parte del engranaje de un mercado, clave a la hora de sumar adeptos que con ayuda de una pantalla, se convierten en fieles lectores.