07/07/2014 televisin

Las sensaciones de los protagonistas de "Avenida Brasil" antes de la despedida

Los actores Cauá Reymond (Jorgito), Vera Holtz (María Lucinda), Marcos Caruso (Leleco) y Alexander Borges (Carlitos) definieron su espíritu, mientras aguardan en el país la emisión del capítulo final desde el Luna Park, hoy, a las 21.15.

Por Laura Ferr

Un desayuno de prensa que se extendió hasta el mediodía fue el marco para que los protagonistas de la historia de amor y venganza describieran el éxito de la producción de la cadena brasileña Rede Globo, que ya lleva recaudado más de 1.000 millones de dólares, en medio de un clima entusiasta.


"En la trama hay varios núcleos, con una historia diferente cada uno, capaz de cambiar rápidamente. Teníamos escenas muy fuertes unos con otros, sin saber cuál era el real vínculo que unía a nuestras criaturas, por ahí el director me decía en relación a Carmina (la villana), `quizás, sea tu hija`, entonces ella se transformaba en mi musa", se apasiona la actriz Vera Holtz.

A esa tensión dramática compartida por público y actores atribuye Holtz gran parte del éxito, mientras el entrañable Caruso afirma que "es la primera vez que el público ve una tira donde no hay personajes que filtren ideas, que digan `esto es correcto, o aquello es de mal gusto`".

El crecimiento económico de Brasil "experimentado en los últimos años hizo que surgieran otras categorías socales, donde el dinero se distribuye de otra manera", detalla Reymond -el guapo Jorgito- y es que la creación de Joao Emanuel Carneiro ("El color del dinero") refleja esa situación, alejándose del Brasil de postal para meterse en los suburbios, en el basural de un barrio ficiticio, "El Divino", para contar un cuento trágico y pasional.

Los actores coinciden en que el lenguaje llano sin artificios y los conflictos apartados de los lugares comunes del género, sumado a la ambigüedad de las personalidades, resultan factores claves para generar identificación entre la gente

Los actores coinciden en que el lenguaje llano sin artificios y los conflictos apartados de los lugares comunes del género -ricos versus pobres o amor entre hermanos que desconocen la situación-, sumado a la ambigüedad de las personalidades -buenos no tan buenos y malvados con aires vulnerables- resultan otros factores claves para generar ideintificación entre la gente.

Las entradas para la velada de esta noche conducida por Marley se agotaron en menos de dos horas, y algunos de los actores de "Avenida..." ya están armando proyectos para trabajar aquí, como Borges quien planea venir con una obra de su producción sobre los poetas Fernando Pessoa y Vinicius de Moraes.

Reymond, recibió un oferta para filmar en el país y detalla que, "me encantan el director Trapero (Pablo) y Ricardo Darín, las películas argentinas son las mejores de Latinoamérica".

El galán, además de admirar a Darín, reconoce en su compañero de elenco, Murilo Benicio (Tifón) "un ejemplo laboral, ya había trabajado con él en `La favorita` y `Amores robados`, soy su fan. Me enteré que tenía una relación con Falabella (Nina) al final de la tira", reconoce quien compartió con la actriz calientes escenas.

La devoción despertada por la tira hasta logró que "Dilma (Rousseff, la presidenta de Brasil) postegarse el horario de un acto electoral en Bahía, en la época de las elecciones para ver el capítulo final", se emociona la dulce Holtz.

Los vaivenes del amor entre Jorgito y Nina, nacido en la infancia  con un basural y la orfandad como telón de fondo, la malvada Carmina -"la única villana vestida de blanco", según sus compañeros- ya no podrán ser vistos por la pantalla chica a partir de mañana.

"La ciudad desierta y las calles vacías durante la emisión del último capítulo reflejan el vacío que `Avenida Brasil` dejó en nuestros corazones al terminar", admite Caruso, cuya risa estruendosa ya no volveremos a escuchar.