01/07/2014 salud

La hidatidosis y la triquinosis, dos enfermedades parasitarias que se transmiten por alimentos

Son las más extendidas en la Argentina, según un estudio realizado por un especialista argentino en el marco de un análisis mundial que publicó en Roma la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

 "La enfermedad de mayor importancia en Argentina es la hidatidosis, una parasitosis provocada por un parásito que tiene un ciclo muy complejo que involucra al perro como portador definitivo ya que los parásitos se alojan en su intestino y fabrica huevos que contaminan el ambiente", aseguró a Télam el especialista Jorge Bolpe, a cargo del Departamento de Zoonosis Rurales del Ministerio de Salud bonaerense.

Bolpe participó como representante de Argentina en la elaboración del informe "Clasificación multicriterio para la gestión de riesgos de los parásitos transmitidos por los alimentos", de la FAO, que incluye los nombres de los parásitos con mayor impacto a nivel internacional, el daño que producen y dónde se encuentran.

"Participamos unos 20 representantes de distintos países: Colombia, Estados Unidos, Canadá, varios de Europa, Asia, yo por Argentina", contó.

"Con el profesional colombiano recopilamos la información de América del Sur y en mi caso, recopilé sobre las parasitosis transmitidas por alimentos que nos afectan más a los argentinos", precisó Bolpe en diálogo con Télam.

 "La enfermedad de mayor importancia en Argentina es la hidatidosis, una parasitosis provocada por un parásito que tiene un ciclo muy complejo que involucra al perro como portador definitivo ya que los parásitos se alojan en su intestino"


Jorge Bolpe, a cargo del Departamento de Zoonosis Rurales del Ministerio de Salud bonaerense
Con respecto a la hidatidosis, expresó que la transmisión se produce a las ovejas, cabras, bovinos, caballos, cerdos y también a las personas que estén en contacto con el ambiente contaminado o por la ingesta de alimentos contaminados, como vegetales crudos.

Las personas enferman cuando desarrollan quistes sobre todo en el hígado o pulmones, pero también en distintos órganos.

"Argentina tiene en promedio anual de 400 a 500 casos humanos notificados", dijo Bolpe, tras añadir que el nivel de gravedad depende del tiempo de evolución del quiste y donde esté alojado.

Esta es una enfermedad silenciosa, es decir "uno puede adquirir la infección de muy joven y con el tiempo esos quistes crecen, alrededor de un centímetro por año y en la adultez se manifiestan por la destrucción del órgano donde están alojados, y puede haber secuelas muy graves".

En este sentido, añadió que "si esta enfermedad se detecta en etapa temprana podría tratarse con medicamentos, pero ya en estadíos avanzados se tiene que recurrir a la cirugía".

El experto precisó que "hay varias áreas endémicas en el país, es una de las parasitosis más difundidas en todo el territorio, y sobre todo en la región patagónica donde hay gran extensión de crianza de ovinos".

Según Bolpe, "la otra parasitosis que tiene secuelas en Argentina en forma de brote y sobre todo estacionales, es la triquinosis, que se da en el sur del país; es una enfermedad que se adquiere por la ingesta de productos de carne de cerdo cruda".

La triquinosis es una enfermedad de tipo aguda pero "cuando hay infestaciones muy severas puede llegar a ocasionar síntomas muy graves, inclusive la muerte de algún paciente", dijo tras añadir que "de esos casos tenemos miles en el país por año".

Señaló que esta parasitosis es tan extendida "porque es una enfermedad que tiene sobre todo asiento en zonas de producción de cereales, en la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, pero también se registran brotes en otras regiones".

El informe de la FAO destaca que entre los parásitos más extendidos a nivel mundial, está la "Taenia solium" -tenia del cerdo o tenia armada-, que se transmite a través de la carne de cerdo, o el "Cryptosporidium spp", un protozoo cuyo contagio se produce a través de la ingesta de productos frescos, así como del zumo de fruta o de la leche.

Además, la FAO elaboró un informe, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que se enumeran una serie de medidas orientadas a reducir el riesgo de infecciones parasitarias.

Entre estos consejos, la FAO pidió a los agricultores que vigilen el uso de fertilizantes orgánicos, asegurándose de que el compostaje se realiza correctamente y se elimina toda la materia fecal.

En cuanto a los consumidores, la organización de las Naciones Unidas recomienda cocinar bien la carne y utilizar agua limpia para lavar y preparar las verduras.