25/06/2014 show

Patricia Barone y Javier Gonzlez festejan 25 aos de nuevo tango

La cantante y el guitarrista celebrarán 25 años de un nuevo repertorio tanguero que se funda en lo que la intérprete describe como “la necesidad de darle un aire de frescura al género que mejor nos representa para hablar de lo que nos pasa como generación”.

“Desde 1989 decidimos abordar juntos un repertorio nuevo y otro punto de vista en la sonoridad y los arreglos”, sostuvo Barone acerca de aquella experiencia que comenzó acompañada por el trío La Yapa, durante una entrevista con Télam.


La vocalista recordó que entonces “teníamos 20 y pico de años y veníamos de la década más oscura para el tango, así que la gente joven se dedicara a eso era una rareza y una apuesta original y arriesgada”.

González, su compañero en la vida y en la música, aportó que “pusimos un poco la pelota en movimiento, aunque lo que en definitiva hicimos fue retomar las banderas de lo que Astor Piazzolla-Horacio Ferrer hicieron en los 60 y Eladia Bláquez-Chico Novarro encararon en los 70”.

En ese relato histórico acerca del 2x4, Patricia apuntó que “el tango de los 80 estaba quieto, era una cosa sagrada, antigua, engominada, por culpa de esa estética del peluquín que por tantos años ocupó la televisión”.

“Nosotros -comparó- decidimos incorporarle nuevas temáticas y nos animamos a que el tango diera cuenta de las cuestiones sociales actuales. Por ejemplo, `Pompeya no olvida` (con letra de Alejandro Szwarcman), que registramos en el 2000, permitió que el tango hable de cosas ocurridas durante la dictadura”.

“Nosotros decidimos incorporarle nuevas temáticas y nos animamos a que el tango diera cuenta de las cuestiones sociales actuales"


Patricia Barone
Sobre esa misma certeza amasada con esfuerzo e inspiración, abundó que “no lo vivimos como un deber ser sino como una necesidad y decidimos hacerle caso a que Leopoldo Marechal había dicho que el tango era una posibilidad infinita”.

Desde aquella primera noche de octubre de 1989 en un boliche de Ramos Mejía, con un cancionero que asomaba apelando a versiones tangueras de canciones de Silvio Rodríguez o a retomar algunos poemas musicalizados de Juan Gelman, Barone-González fueron construyendo un repertorio que sentó las bases de un nuevo tango.

La dupla plasmó temas como “Ser mina flor de cardo”, “Ciudad”, “Entre rejas”, “He vuelto”, “Café abierto” y “Balvanera sin cielo”, por citar solamente algunas invenciones, que aparecieron en el inhallable casette “Si el mundo fue...ya no será una porquería” y los cd`s “Amasando otra historia”, “Despertango”, “Pompeya no olvida” y “Gestación”.

“Quizá fuimos la puerta para que otra gente se animara a hacer lo nuevo y, de algún modo, hemos sido inspiradores y generadores de un estímulo, de un impulso creador para darle forma a un nuevo tango canción”, evaluó el guitarrista.

Como una suerte de balance propio y general de esa experiencia, opinó que “hay como un renacimiento de los autores y músicos, pero el tango sigue siendo marginal y no popular”.

Ella intervino y sostuvo que “el nuevo tango es muy diverso, muy rico y por eso los jóvenes pudieron tomarlo como una cultura propia, pero eso es algo que todavía se da más del lado de los artistas que del público”.

Aún tomando nota de esa situación, insistió con que “lo que nosotros defendemos y queremos afianzar como actitud es seguir creando con naturalidad, con espontaneidad, sin fronteras. Lo nuestro huele a tango pero va para donde la creatividad nos lleve”.

“Elegimos arriesgarnos porque -fundamentó la cantante- lo mejor que tenemos es seguir cambiando para no envejecer ni uno ni el arte que hace”.

Con esa impronta, la pareja se presentará el viernes en compañía de Mariano Silva (piano), Ariel Nürnberg (bandoneón), Alejandro Ward (bajo), Mariela Focás (flauta traversa) y Luis de la Torre (batería y percusión) para desplegar un show capaz de hacer convivir canciones con piezas instrumentales.

En el futuro inmediato de Barone-González aparece terminar de registrar un nuevo álbum que, adelantó el músico, incluirá “un tango con Mario Benedetti que terminamos unos días antes de que el escritor falleciera, textos de Alejandro Szwarcman, María del Mar Estrella y Raimundo Rosales y hasta el debut de Patricia como letrista”.

Sobre esa novedad, Barone contó que “me gustó escribir toda la vida y siempre estuve muy atenta a esta cuestión de las poéticas, pero hasta ahora no me animaba a plantear ciertas cosas desde mí”.

La dupla y el quinteto que la acompaña llegarán el 23 de agosto a Tandil, los primeros sábados de octubre y noviembre sonarán en Tertulia de Don Torcuato y hacia marzo viajará al Festival de Tango de Granada, por donde ya pasó en 2005.

 Viernes a las 21.30 en Puentes Amarillos (Libertad 1230, Capital)
etiquetas