07/06/2014 provincia de Buenos Aires

La planta depuradora de Berazategui es una obra de saneamiento que beneficiar a 8 millones de habitantes del conurbano bonaerense

La obra demandó una inversión de $786 millones, y consta de un complejo sistema con más de 1.000 bombas en funcionamiento que permite mejorar la calidad de las aguas frente a las costas del conurbano bonaerense sur.

La Planta Depuradora de líquidos cloacales "Del Bicentenario", construida en Berazategui, tiene un horizonte de 30 años, y beneficiará en una primera etapa a 4.000.000 de habitantes, pero en su punto máximo alcanzará a 8.000.000 de usuarios del área metropolitana.

El funcionamiento de esas bombas, al igual que todo el proceso de depuración, es monitoreado permanentemente por técnicos del Area de Control y Operación de AySA conectado con fibra óptica.

El partido de Berazategui era afectado por los desechos crudos de los desagües cloacales del área metropolitana que siempre se derivaron allí, pero la explosión demográfica registrada en la Capital, y  conurbano bonaerense Norte, agravaron la situación.

Las autoridades del municipio venían pidiendo esta obra desde hace muchos años, pero fueron tomadas en cuenta en 2006 a partir de la rescisión de la concesión de Aguas Argentinas, a la francesa Suez, que tenía previsto iniciar la obra recién en 2018.

De manera inmediata, el Gobierno nacional creó la empresa estatal AySA, que fue la que en tres años concretó esta obra que fue inaugurada el 30 de mayo pasado por la presidenta Cristina Fernádez de Kirchner.

El intendente de Berazategui, Juan Patricio Muzzi, contó que "el Municipio se ha transformado y los ´berateguienses` sienten que se ha convertido en el mejor lugar del conurbano.

De hecho a partir de esta mejora de las condiciones ambientales se han instalado en el partido 500 nuevas PyMEs", destacó.

"La planta dinamiza la economía del Municipio, la de sus 400.000 vecinos, las condiciones de salud y calidad de vida, gracias a la decisión de los gobiernos de Nestor y Cristina Kirchner", agregó.

La obra se incluye en el Plan Director diseñado por el Ministerio de Planificación y ejecutado por AySA, en el que se llevan invertidos 16.000 millones de pesos y este año sumará otros 9.000 para obras en la Cuenca Matanza-Riachuelo.

"Tanto para los presidentes Néstor como Cristina Kirchner, el acceso al agua es un derecho humano, como establecieron ellos en el Marco Regulador de AySA. Agua como saneamiento han sido y son objetivos prioritarios de sus gobiernos, en el convencimiento de que los mismos son sinónimos de salud", dijo a Télam el prsidentede Aysa, Carlos Ben.

La capacidad de procesamiento de la Planta de Berazategui es de 33,5 metros cúbicos por segundo, y para dar una idea de su potencial se la compara con el caudal del Río Mendoza que es de 28 m3 por segundo, o la suma de las plantas que se construirán en el Riachuelo que no superaran los 10 m3 por segundo.

Su construcción es un componente esencial en la planificación general del sistema cloacal que opera AySA. Su puesta en marcha, permite mejorar la calidad de las aguas que bañan la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, y brindan mayor flexibilidad y confiabilidad al sistema de saneamiento.

Para poner en funcionamiento esta planta, una de las más grandes del mundo en su tipo, fue necesario ejecutar tres obras principales: una planta de depuración cloacal, una estación de bombeo y un emisario de 4 metros de diámetro y 7,5 km de longitud, con sus correspondientes difusores.

La misma tiene capacidad para remover 22 toneladas de residuos sólidos, 52 toneladas de arena y 95 toneladas de grasas por día.

Con el fin de optimizar el proceso de saneamiento, se evalua comercializar el volumen de esas grasas para la fabricación de biocombustible, y en el caso de las arenas extraidos luego del proceso de tratamiento, podrán ser transformados en baldosas para uso del predio.

La superficie de la Planta es de 15 hectáreas, cuyo 70% está ocupada con el edificio administrativo y las instalaciones que permiten el proceso de saneamiento.

En el  sistema de bombeo se reciben las descargas a través del emisario compuestos por bombas "tornillo" que giran y elevan el agua a un cota determinada, depositándola en contenedores con tamices donde el 90% de los sólidos es separado y comprimido en un equipo especial para su posterior traslado a un relleno sanitario.

En el siguiente paso se eliminan las grasas, aceites y arenas a partir de un sistema de barrido, y luego se depositan por separado en tanques donde se deshidratan y esperan su destino final.

Los contenidos restantes son materias orgánicas, bacterias que se degradan en el río por su capacidad de depuración, a traves de conducto de 5 kilómetros.

Cuando la descarga se hace en el mar es mucho más rapida la degradación por efecto de la salinidad.

En la planta depuradora de Berazategui trabajan 8 operadores por turnos, en tres turnos de ocho horas, más personal de vigilancia.

El director de Aysa, Oscar Vélez -en diálogo con Télam- detalló  que en la planta sólo se tratan líquidos domésticos puros sin efluentes industriales lo que los hace menos perjudiciales.

Tambien dijo que las empresas, en especial las curtiembres que están en la zona sur, tienen el compromiso de construir una planta distinta para sus desechos.

El proyecto de la planta "del Bicentenario" fue aprobado por la Comisión Bicameral del Río de la Plata que integran Argentina y Uruguay, y por que este mismo sistema -verter líquidos tratados en el río- ya había aprobado el sistema para la ciudad de Montevideo.