27/05/2014 historia

Hace 80 aos, Argentina era eliminada del Mundial de Italia 1934 con un plantel amateur

Un 27 de mayo de 1934, la Selección Argentina de fútbol quedaba eliminada en los octavos de final del Campeonato Mundial de Italia con un plantel completamente amateur. El conjunto albiceleste desembarcó para este compromiso en medio de un fuerte conflicto dirigencial que trajo aparejada la eliminación a manos de Suecia por 3-2, del segundo certamen mundial de la historia.

Por Armando Rodrguez Rocha

Tras la obtención del subcampeonato en el primer Campeonato Mundial de la historia, en 1930, el fútbol argentino sufrió una fuerte división. La fractura se debió a raíz de la creación de la Liga Argentina de Football, totalmente profesional, mientras que los amateurs permanecieron bajo el ala de la Asociación Argentina de Football, que le agregó a su nombre la extraña denominación “Amateurs y Profesionales”.

Sin embargo, esta entidad, no tuvo la aprobación de la FIFA, por lo que fueron sus jugadores los que debieron disputar esa Copa del Mundo.

Como ambos organismos regían al fútbol argentino (Asociación y Liga) mantenían el diálogo y estaban prontos a fusionarse, esta última, hubiese posibilitado aportar jugadores para el plantel que participaría en ese certamen mundial, pero la misma prefirió no cederlos para evitar alterar el desarrollo de su campeonato.

La fuerza de las circunstancias obligó a la Asociación Argentina a enviar un conjunto amateur, compuesto por jugadores de Estudiantil Porteño (Juan Pedevilla y Alfredo Devincenzi), Dock Sud (Francisco Rúa), Sportivo Alsina (Ángel Grippa), Barracas Central (Enrique Chimento y Alfonso Lorenzo), Defensores de Belgrano (Ernesto Belis y Luis Izzeta), Sportivo Buenos Aires (Arcadio López y Ernesto Albarracín) y Almagro (Vicente Pérez). El plantel se completó con futbolísticas de clubes del interior de la Argentina, como Sarmiento de Chaco (Héctor Freschi), Colón de Santa Fe (Ramón Astudillo), Sportivo Desamparados de San Juan (José Nehín), Godoy Cruz de Mendoza (Constantino Urbieta Sosa), Unión de Santa Fe (Alberto Galateo y Federico Wilde) y Gimnasia y Esgrima de Mendoza (Roberto Irañeta).  

Ese 27 de mayo de 1934, en el estadio Littorale de Bologna, el conjunto albiceleste debió enfrentar a Suecia, por los octavos de final, en un partido a todo o nada: el que ganase seguiría adelante y el derrotado debería volverse a su país. Argentina formó con Pedevilla y Belis; Nehín, Urbieta Sosa y Arcadio López; Rúa, Wilde, Devincenzi, Galateo e Irañeta. Suecia puso en cancha a Rydberg; Axelsson y S. Andersson; Carlsson, Rosen y E. Andersson; Dunker, Gustavsson, Jonasson, Keller y Kroon.

En el desarrollo de ese encuentro, a los tres minutos, Ernesto Belis puso en ventaja a Argentina, pero Jonasson igualó el tanteador a los nueve minutos de la primera mitad. A los cinco minutos de la segunda parte, Galateo volvió a poner en ventaja al elenco albiceleste pero Jonnason, nuevamente, igualó el marcador 2-2 a los 22 minutos. El gol de la victoria llegó cuando faltaban 10 minutos para el final por intermedio del puntero izquierdo Kroon. De ese modo, la Selección Argentina quedaba eliminada rápidamente de un campeonato mundial de fútbol y no volvería a participar de este tipo de eventos hasta el Mundial de Suecia en 1958.