25/05/2014 balance

Otra edicin exitosa para arteBA, que se afianza en formar coleccionismo

Con más de 100.000 visitantes, un público que cada vez se vuelca más al coleccionismo, muchísimas adquisiciones y secciones nuevas que debutaron con gran éxito, la feria de arte contemporáneo arteBA se prepara para cerrar sus puertas este lunes y coronar otro año de récords.

"El número de visitantes se mantiene cada año, pero para nosotros lo más importante es que ese público se está pasando para el lado del coleccionismo. Muchas personas compraron por primera vez, no sólo en el Barrio Joven, sino también en el cuerpo central de galerías e incluso en el U-Turn", dice a Télam Julia Converti, gerenta general de arteBA, dando cierre a otro año de "récords".

Converti cuenta que "hubo una delegación de coleccionistas muy grande, en ese sentido fue año récord la presencia internacional: vinieron 30 coleccionistas de la Maison Rouge -prestigiosa fundación francesa para el arte contemporáneo-, compradores de Houston y numerosos compradores de Europa, Estados Unidos y América latina".



"Han comprado muy bien, mucho y con intereses diversos: artistas históricos, generación intermedia y obras de jóvenes. Incluso, fueron a ver la muestra de Sebastian Gordin -en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (Mamba)- y se quedaron impactados, al punto que el Museo Nacional Cetro de Arte Reina Sofía adquirió una pieza de Gordín", relata Converti.

Al espacio Phothobooth -dedicado íntegramente a la fotografía y curado por el español Octavio Zaya- "le fue muy bien, su edición lanzamiento tuvo un muy buen estreno".

Otra de las novedades de esta edición, Cabinet Lan, un conjunto de piezas de valor museístico distribuidas a lo largo de los diferentes stands para recorrer con audio guía "funcionó muy bien e hizo que el galerismo se comprometiera con una apuesta de mayor contundencia", señala la gerenta de la feria.

"Dixit Petrobras", otra sección estreno curada por Andrea Giunta, con obra de 60 artistas latinoamericanos a partir de una hipótesis que se interroga sobre los comienzos del arte contemporáneo, "fue un éxito rotundo y sirvió para vender otras piezas de esos mismos artistas, algo que es parte de la dinámica de la feria", explica.

De alguna manera, el Dixit reemplazó al premio Petrobras, que se otorgaba hasta el año pasado y que ya cumplió diez ediciones: "Estamos todo el tiempo muy atentos a renovarnos, a pensar ¿Qué necesitamos como feria? ¿Qué necesita la escena artística argentina? Hay ganas de saber, de conocer más y hacia eso fuimos", destaca Converti.

Los programas tendientes a impulsar el coleccionismo como el Young Committee, en busca de coleccionistas jóvenes, o el Art Advisory, un programa gratuito para asesorarse, también funcionaron muy bien en otra edición de la feria que reunió muchísimo público en la Isla de Ediciones -el espacio para el sostén teórico con publicaciones y libros- así como también una charla de Guillermo Kuitca en el auditorio, que rebasó de público.

La Tate Gallery de Londres adquirió un grupo de fotografías vintage de la artista chilena Lotty Rosenfeld, de la serie "Una milla de cruces sobre el pavimento", en la galería Isabel Aninat, mediante una donación de Patio Bullrich de 25 mil dólares.

Además, el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) adquirió "Es tarde", de la serie "Escrituras secretas", una obra emblemática de 1976 de Margarita Paksa -artista pionera del arte conceptual-, realizada con aluminio y ruedas, mediante donación del Citi.

Con el aporte del Programa Matching Funds-Telefé, el Malba compró también el video del artista colombiano José Alejandro Restrepo, "Dar la cara" y con fondos de los donantes del Programa de Adquisiciones se compraron dos fotografías vintage de la gran fotógrafa Annemarie Heinrich: "Autorretrato con Ursula" (1938) y "La mano" (1953).

Ya el miércoles a la noche, como cada año, Chandon adquirió la primera obra que se vendió a puertas cerradas, un esgrafiado en papel de Santiago Licata, "Tierra Mala", y dio comienzo a la seguidilla de ventas y cambio de manos de obras de arte.

El Reina Sofía adquirió un dibujo y un video de Pablo Cavallo, en la galería Pasto (del Barrio Joven); una colección de veinte afiches callejeros de Juan Carlos Romero (Document Art Gallery), una pieza textil de Magdalena Jitrik, "Nueva bandera argentina" (en el U-Turn Project Rooms) y la ya mencionada pieza de Gordin.

Además, ese mismo museo español compró en la galería Gachi Prieto una obra de Ral Veroni, titulada "Álbum de figuritas de la muestra nómade", el catálogo/libro de artista que contiene la serie completa de 42 serigrafías autoadhesivas que conforman la exposición itinerante que Veroni realizó alrededor de la ciudad de Buenos Aires entre agosto de 1990 y enero del 1991.

Las compras institucionales -una de las grandes apuestas de arteBA- también corrieron por cuenta del Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (Macba), que adquirió de Amalia Pica, "Monumento a Intersecciones #7", mientras que el Mamba se quedó con una escultura y registro de performance del joven Osías Yanov, a través del Matching Funds Telefé.

Además, dentro del plan de ampliación de su patrimonio artístico, el Mamba -que dirige Victoria Noorthoorn- adquirió dos piezas: "Observatorio" del grupo Provisorio Permanente, en Ruth Benzacar, y una escultura, sin título, de 2013, de Elba Bairon, en la galería Zavaleta Lab, por un total de 140 mil pesos, gracias al aporte del Ministerio de Cultura porteño.

En tanto, el Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén incorporó a su patrimonio una obra de Graciela Sacco, "Pasión" , del año 1994, de la serie "En peligro de extinción", heliografía en objeto, con el aporte de Petrobras.

Otras cuatro obras que cambiaron de manos -"Familia Boldten" de Claudia del Río; "Inventario número 1" un acrílico de Agustín Sirai; "N° 15", una impresión fotográfica sobre vidrio de Carolina Magnin; y "Etiqueta" de Nicolás Mastracchio- fueron compradas por La Rural a través del programa Impulsarte, de estímulo al arte contemporáneo joven.

Los puntitos rojos que indican que una obra está vendida también se pudieron ver sobre piezas de Clara Ianni y de Osías Yanov, que fueron a manos del Hotel Meliá, al sumarse también al programa de compras, adquiridas en galería Vermelho y Nora Fisch, respectivamente.
etiquetas