11/05/2014 en Jujuy

Las actrices brillaron en la 29 Fiesta Nacional del Teatro en Jujuy

La actriz Elvira Gómez compuso en "8 veces te dejo" la más deliciosa criatura que pisó un escenario durante la 29a. Fiesta Nacional del Teatro, que finaliza hoy.

Por Hctor Puyo


También autora de la dramaturgia, Gómez fue una sacrificada novia/esposa de un individuo inmaduro y fóbico, obsesionado con su mamá, que prefirió ocho veces la separación ante el diálogo imposible en una comedia que tuvo enorme diálogo con la platea, no sólo por su ristra de "gags" verbales sino también por asuntos de identificación.

La actriz de la Compañía Teatral Provenza, de Banfield, Buenos Aires, pasó por todo un repertorio de situaciones, fue ingenua, juguetona, adorable y vengativa cuando debió serlo; aun constituyéndose en una víctima de eso tan arraigado y llamado machismo.

También Alicia Galli tuvo momentos de brillo y seducción como Lady Ana en "Ricardo, una farsa", que llegó desde Santa Fe con dirección de Sergio Abbate, y donde la intérprete extrajo admiración y risas con ése y otros papeles que le tocaron en suerte.

Junto a ella y a un elenco que se repartió personajes sin distinción de géneros, tuvo gran lucimiento Rubén Von Der Thüsen que no es actriz sino un varón, responsable de componer una Reina Madre desopilante que hizo desaparecer límites y convenciones.

La santiagueña Emilse Suárez Roldán logró dar vuelta el sentido de la obra que interpretó, "Freak Show, circo de fenómenos", al transformar el personaje femenino y quitarle su carácter de ingenua para servirlo como una muñeca caprichosa e inestable.

Luego de brillar en la versión de su provincia en "La edad de la ciruela", de Arístides Vargas, vista en la Fiesta de 2011, aquí no es tonta sino una "cocotte" vestida de dama antigua que habla a los gritos y reivindica la inteligencia femenina, que en otras versiones de la obra queda en discusión.

Entre las labores dramáticas se lucieron las porteñas Florencia Bergallo y María Figueras, figuras de "Entonces bailemos", de Manuel Flores Cárdenas, con papeles fortísimos que incluyeron en el caso de la segunda pasajes de riesgos físicos sólo compatibles con el oficio teatral.

María "Beby" Heredia, de La Rioja, sorprendió al personificar en "Santa Eulalia", de Leonel Giacometto y Patricia Suárez, a una Eva Perón regresada de la muerte e increpando al mismísimo General desde el desván en que su cadáver fue depositado en la residencia de Puerta de Hierro, tras su devolución en Madrid.

En una puesta perjudicada por la mala acústica del salón montado como teatro en la Escuela Normal, Heredia mostró con su trabajo físico cómo sería una Evita de edad madura, con sus arranques típicos y su picardía criolla, durante una función donde hubo un concierto de celulares que parecían haberse puesto de acuerdo para el boicot.

También hubo elogios para Alejandra Trigueros, por su conflictuada ejecutiva de "Reflejos", de Matías Feldman, dirigida por Ariel Blanco y procedente de Mendoza, donde la actriz compuso a una mujer de erotismo vencido y odiante hacia sus fatuos compañeros de trabajo, con economía de medios y decir ejemplar.

Los elogios pueden extenderse a Cecilia Montalvan y Mónica Gutiérrez, que integraron el elenco de "Tu nombre en Palo Escrito", por el elenco visitante Casa Teatro, de Bolivia, porque además de ofrecer personajes con encanto mostraron -al igual que sus colegas masculinos- voces sonoras, claras y articuladas, un artículo que últimamente escasea mucho en los escenarios.
etiquetas