09/05/2014 soberana

Alicia Castro pidi un dilogo entre la Argentina y el Reino Unido

La embajadora argentina ante el Reino Unido, reiteró una vez más el pedido al gobierno británico por la soberanía de las Islas Malvinas y reafirmó esta vía como el camino para solucionar la "controversia".

De esta forma, Alicia Castro salió a responder a Colin Roberts, el nuevo gobernador británico en las islas Malvinas, quien recientemente dijo en una entrevista que él no era el responsable de desarrollar el diálogo con el gobierno argentino, sino el secretario de Asuntos Exteriores del Reino Unido, William Hage.

"En algo estamos de acuerdo con Roberts y es que la controversia por la soberanía sobre las islas requiere el diálogo directo entre nuestro Canciller, Héctor Timerman, y el Secretario de Asuntos Exteriores del Reino Unido, William Hage", dijo Castro a Télam.
  Agregó que, sin embargo, "existe una contradicción de parte del gobierno británico, ya que cuando Argentina pidió en febrero del 2013 una audiencia para el canciller Timerman con el Secretario de Estado, Hague lo evitó aduciendo que tenía que reunirse con los representantes de las islas Malvinas".
  Alicia Castro ya había expresado en una columna de opinión la postura argentina respecto a que Roberts no tenía la legitimidad como para que Argentina desarrolle con él un diálogo por la soberanía de Malvinas, sino que éste debía ser con el responsable de Asuntos Exteriores del gobierno británico. 
  Argentina cuenta con el aval de varias resoluciones de Naciones Unidas para solicitar el diálogo directo con el gobierno británico por la soberanía en las islas Malvinas, pedido al que Gran Bretaña se niega sistemáticamente, aún siendo miembro de la ONU e integrante permanente de su Consejo de Seguridad.
  La embajadora también se refirió a la militarización de las islas, situación que es rechazada "no sólo por el Estado argentino, sino por los países de América latina y el Caribe" y que Roberts niega en su entrevista del 7 de mayo aduciendo que "el despliegue militar es el mínimo que se requiere para defender a las islas contra cualquier posible actividad de la Argentina".
  Castro se preguntó si "1.500 ó 2.000 efectivos se considera un número mínimo", teniendo en cuenta que es la cantidad de efectivos militares británicos que están hoy apostados en las islas, para una población que apenas alcanza los 2.841 habitantes.
  Agregó que el despliegue militar de Gran Bretaña en las Malvinas se completa con "un escuadrón de aviones de combate de última generación, helicópteros, un destructor misilístico, un submarino nuclear con capacidad de llevar armas nucleares, buques patrulleros y de apoyo, misiles basados en tierra y equipos de vigilancia sofisticado" y volvió a preguntarse si este despliegue no es "belicista".
  "Sabemos, como sabe el Reino Unido y el mundo entero, que Argentina nunca volverá a la guerra por las islas Malvinas. Que reclamamos diálogo, y la resolución de la controversia por vías pacíficas y diplomáticas", consignó la embajadora argentina.
  Alicia Castro también dejó en claro a Roberts que "le ha faltado el respeto a la Argentina" al afirmar que "el Gobierno tiene acciones lamentables e indignas de un Estado democrático moderno" y proclamar que "debiera portarse bien".
  "Habla como si fuéramos súbditos del imperio británico. Es la misma sensación que tuve cuando estuve reunida en el Foreign Office con Roberts en su anterior posición como Director de Territorios de Ultramar", aseveró la diplomática.
  Castro también rechazó la idea expresada por Roberts respecto a la existencia de "un gran resentimiento" entre los habitantes de Malvinas, porque sienten que "el gobierno argentino hace bullying contra ellos".
  "Bullying es una expresión que se refiere al acoso y al maltrato. El gobierno británico invadió nuestras islas en 1833 y expulsó por la fuerza a las autoridades argentinas", dijo, mientras se preguntaba quién es el que hace bullying.
  Castro recordó que, además de reconocer la existencia de una controversia entre Argentina y el Reino Unido por Malvinas, la ONU emitió "41 resoluciones que urgen a ambas partes a negociar", y que "mientras Argentina reclama diálogo, el Reino Unido se niega".
  Castro también apuntó a la "abierta violación de las resoluciones" de la ONU por parte de Gran Bretaña al denunciar "la explotación ilegal" de los recursos naturales, a través de la pesca y la exploración de las reservas de hidrocarburos".
  En tanto, "la Argentina conserva una actitud pacífica y de colaboración al permitir que se realicen vuelos y comunicaciones directas con el continente".
  Incluso, precisó, Argentina "ha ofrecido vuelos directos que los isleños rechazaron, ofrece servicios de salud y universidad pública y gratuita a todos los habitantes de las Islas. Así como también, les ofrece respeto por su ciudadanía británica, por su identidad y sus costumbres".
  "Estoy segura que los habitantes de las islas tendrían una vida mucho mejor si Argentina ejerciera la soberanía. Para empezar, no tendrían un gobernador colonial designado por el Reino Unido, elegirían a su propio gobierno como cualquier provincia argentina y podrían explotar los recursos", enfatizó.
  "Los habitantes de las islas Malvinas son británicos, pero el territorio en que habitan no lo es. Si Argentina ejerciera la soberanía podrían seguir siéndolo y gozarían de las mismas oportunidades, respeto y amistad que tienen los 70 mil galeses que viven en la Patagonia y los 250 mil descendientes de británicos que viven en Argentina Continental", remató.