05/05/2014 PowerPaola

Una voz poderosa en la novela grfica de Latinoamrica

La dibujante PowerPaola, quiteña de nacimiento y del mundo por adopción, presenta en la Feria del Libro la reedición de su novela gráfica "Virus Tropical", un trabajo autobiográfico fuerte y conmovedor, que será llevado al cine en Colombia, al tiempo que en agosto llega al país con su segunda obra intimista, "qp".

Por Leticia Pogoriles

 
PowerPaola (Quito, 1977) acaba de reeditar "Virus Tropical" (Editorial Común), una novela gráfica anclada en su vida, desde su concepción hasta sus primeros pasos en el mundo del arte, con su familia como protagonista; Quito, Cali y Medellín como telón de fondo y, en el medio, la religión, el dinero, las mujeres, las despedidas, los amigos y el amor.
 
Allí están su padre, un ex cura; su madre y sus dos hermanas, la Patty y la Claudia, todo visto desde la óptica de Paola, una niña, luego una adolescente y más adelante una joven que viaja, vive al ritmo de su entorno y se prepara para emprender su propio camino.
 
"Virus tropical" nació al calor de una catarsis en su universo íntimo, "venía de las tripas", define la autora a Télam. Surgió como tira semanal en el bloc colectivo argentino "Historietas reales", donde varios dibujantes contaban en viñetas parte de sus vidas. Ella no fue la excepción y rápidamente sus vicisitudes no sólo fueron objeto de arte, sino también de seguidores por todo el mundo.
 
"Todos se estaban mostrando en Facebook, era un momento del yo, de mostrarse como somos, y a mí me salió de una manera dibujada. Habla de un contexto social. Para mí, no era duro mostrar mi vida, pero con el tiempo sí siento un poco de pudor", cuenta esta joven serena, que combina sus días entre Colombia y Argentina.
 
Su historia dibujada se convirtió en un éxito, a tal punto que por estos días se está rodando la película en 3D y fue vendida a España, Brasil y Francia. La explicación de semejante identificación del lector fue contundente: "Cuando uno tiene esas ganas de hacer algo, algo que sale de la tripa, se siente".
 
La idea de seguir contando retazos de su vida no terminó ahí, sino que hace pocos días en la Feria del Libro de Bogotá presentó "qp", la antología sobre su relación con Q que llegará a Argentina en agosto.
 
"Siempre hice historietas de mi vida con Quique y, en 2012, se acabó la relación. Como había sido una historia tan linda, necesitaba volver tangible esos nueve años y que se reflejara el cariño que nos tuvimos. Uno no termina con una persona, sino con un momento de la vida. Yo ya no soy esa persona, da tristeza la pérdida, pero me alegra lo que viene. Yo sigo creciendo y el también", dice.
 
A PowerPaola se la puede conocer a través de sus historietas, saber un poquito quién es esa chica que entendió que su arte era "burlarse" de su propia vida cotidiana, donde afortunadamente para el lector, suceden muchas cosas.
 
"No puedo definir mi universo, me sorprende cada día, está cambiando todo el tiempo, ya no soy la que sufría en el 2006 y contaba lo patética que era; narro desde otro punto de vista y me gusta inspirarme en personas, me apropio de otras cosas, ya no es tan catártico, es otra edad, no podría escribir otro `Virus tropical`", confiesa.
 
La potencia de su trabajo reside quizás en su necesidad de materializar lo que le sucede, dentro y fuera de su mente.
 
"Es volverlo tangible. Una tiene cincuenta mil pensamientos, sentimientos, todos atravesados y es muy difícil decir lo que estoy sintiendo, incluso muchos sentimientos no tienen palabras, se mezclan y necesitamos expulsarlos de alguna manera. Yo necesito dibujarlo", reflexiona.
 
Ante la decepción de no haber nacido varón, ella fue bautizada como Paola Gaviria en Quito en 1977. Estudió Artes Plásticas y anduvo con sus pinturas por Cali, Medellín y París, hasta que por obra del azar (o una contundente señal) presentó sus libretas dibujadas en un concurso francés y, si bien no tenían forma completa de historieta, fueron el preludio de lo que vendría: viñetas donde su historia es el pulso de la acción.
 
"Al principio usaba imagen y texto, no había leído muchas historietas, sólo Quino y Condorito, pero cuando llegué a Francia, vi un camino enorme, con novelas gráficas, íntimas, muy duras, leí a Julie Doucet o Chris Ware y me dije `tengo que hacer algo así`", recuerda de esos primeros choques con la historieta.
 
Ya su pintura venía entroncada con lo autobiográfico, pero la historieta le dio un timonazo. "En 2006, no hace tanto, abrí un blog con historietas burlándome de mí misma. Estaba atravesando un momento complicado donde todo estaba bien, pero yo estaba mal, no veía nada positivo y me parecía ridículo estar así. Cuando las empecé a subir, las comentaban, luego vine a la Argentina y los chicos de Historietas Reales me escogieron para ser parte", dice.
 
Ella también fue Paola Gaviria una noche en París, donde recién llegada y con la sensación de ser una completa extranjera fue a fiesta, invitada por un novio francés, que horas más tarde la engañó delante de sus ojos.
 
Llorando tomó el subte y un africano sentado a su lado le preguntó "Comment tu t`appelles?" (¿Cómo te llamás?) "Paola", dijo ella, "Power?", respondió él, "No, Paola", insistió varias veces.
 
"Le escribí en el ticket del subte `Paola` y él puso `Power`.
 
Me bajé y dije `esto es una señal mi felicidad no depende de un hombre, yo voy a disfrutar mi París`. Ese nombre me dio fuerza", cuenta esta artista que hoy se configura como una poderosa voz en el mapa de la novela gráfica latinoamericana.
 
"Hay momentos en los que digo necesito hablar de otras cosas y no tanto de mí. Pero al mismo tiempo, para que pueda entender las cosas es como si me las tuviera que tragar y expulsarlas de alguna manera y la única forma es a través de mi misma", subraya.
 
-¿Cómo es vivir a través de la historieta?
"Una amiga me decía `vos te dibujas igualita` pero ahora dice `cada vez te pareces más al dibujo`. Creo en las mágicas posibilidades que tiene el dibujo, hay cosas que necesito entender y sólo dibujándolas lo hago. Tal vez no te da satisfacción económica, pero conocerte en detalle y estar consciente de eso es cada vez más increíble. El dibujo tiene algo muy poderoso".
etiquetas