05/05/2014 salud

Da Mundial del Asma: los especialistas dicen que los tratamientos mejoran la calidad de vida

Los actuales tratamientos contra la enfermedad no tienen prácticamente contraindicaciones y mejoran la calidad de vida, por lo que es importante derribar mitos como que "causan problemas cardíacos", aseguraron especialistas.

 "Existen muchos mitos en torno a esta enfermedad, el más común es la idea de que la medicación produce alteraciones cardíacas", indicó a Télam el médico especialista Natalio Salmun, presidente de Fundaler (Fundación para el Estudio del Asma y otras Enfermedades Alérgicas).

Salmun detalló que "en el pasado sólo se utilizaba `adrenalina`, que es una droga muy noble en las crisis, pero que podía ocasionar algunos efectos adversos; sin embargo, en la actualidad se usa el salbutamol, que es el principal broncodilatador y prácticamente no tienen efectos secundarios".

Más allá de las drogas de "rescate" o para el momento de las crisis, "existen medicamentos de control a largo plazo que se utilizan en forma diaria y reducen la inflamación de las vías aéreas que causa la aparición de los síntomas del asma", explicó por su parte Jorge Máspero, Jefe de la Carrera de Alergia e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Dentro de esta gama de tratamientos a largo plazo se encuentran los corticoides en aerosol para ser inhalados que, según explicó Salmun, "actúan directamente sobre las vías respiratorias, casi sin absorberse, por lo que no producen los efectos no deseados o las complicaciones de los corticoides que se administran en comprimidos o ampollas en forma prolongada y sin control médico".

Máspero, integrante además de Cidea (Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias) aseguró que "mucha gente cree que su asma está controlado y no es así".

"En la Argentina, entre el 5 y el 8% tiene el asma totalmente controlado, más de la mitad descontrolado y la otra mitad posee un control parcial", precisó.

"Existen medicamentos de control a largo plazo que se utilizan en forma diaria y reducen la inflamación de las vías aéreas"

"Parte de la causa del no tratamiento tiene que ver con la falta de educación; por ello nosotros decimos que derribar algunos mitos es parte del tratamiento", sostuvo Salmun, en tanto Máspero manifestó como otro motivo "el acceso a la medicación".

Otro aspecto importante del tratamiento inhalado es que muchas personas no realizan el procedimiento de la forma que corresponde: "es por ello que la aerocámara es necesaria en los niños pequeños, pero también se sugiere para personas mayores o para aquellas que tienen dificultades en coordinar el disparo con la inhalación", expresó Salmun.

Que `nadie se muere por asma` es otro de los mitos que mencionan los especialistas; en efecto, se estima que una de cada 250 muertes en el mundo es por esta causa.

"En Argentina la tasa de mortalidad bajó como consecuencia de un mejor acceso a las medicaciones antiinflamatorias, en particular los corticoides inhalados. Existe mayor conciencia entre los profesionales que los tienen que prescribir y hubo programas para hacerlas más accesibles", remarcó Máspero.

"Otra de las creencias que se repiten es que el asma tiene un alto componente psicológico. En realidad el factor psicológico juega un papel importante en todas las enfermedades crónicas, desencadenando o exacerbando las afecciones, pero de ninguna manera se puede tratar como una enfermedad psicológica pura", sostuvo Salmun.

Y, continuando con los mitos, añadió: "También se cree que se cura solo en la pubertad o que no se cura de por vida, cuando en realidad uno ha tenido casos donde una persona tiene un tratamiento adecuado durante un par de años y luego no tiene crisis el resto de su vida".

El asma es una enfermedad de las vías aéreas y se caracteriza por una inflamación de las paredes internas de los conductos por los que circula el aire que entra y sale de los pulmones, lo que hace que estén inflamados y muy sensibles, y tiendan a reaccionar exageradamente ante la presencia de ciertas sustancias inhaladas.

Eso hace que los músculos que rodean las vías respiratorias se contraigan, obstruyendo aún más la llegada de aire a los pulmones y causando síntomas como sibilancias (silbidos al respirar), opresión en el pecho, dificultad para respirar y tos.

Según Máspero, "entre los 3 y los 11 años, el asma bronquial es más común en varones; mientras que entre la adolescencia y edad adulta hay dos mujeres por cada hombre con esa enfermedad".

"La frecuencia de ese cambio es universal, no sólo en la Argentina -indicó- los motivos no se conocen bien, pero se cree que hay una clara influencia hormonal. Asimismo, las mujeres pueden padecer una mayor frecuencia de crisis".

El asma afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo y se estima que aumentará unos 100 millones de casos, especialmente pediátricos, en los próximos 15 años.
etiquetas