20/04/2014 novedades discogrficas

Gran disco de Lilin Saba y Marcelo Chiodi, mientras las Kumbia Queers reinan en el tropi-punk

El dúo conformado por la pianista Lilián Saba y Marcelo Chiodi editaron un notable disco, mientras que las reinas del tropi-punk Kumbia Queers publicó su tercer álbum, entre las novedades discográficas de estos días.

LILIAN SABA Y MARCELO CHIODI - “SOL Y LUNA”

La larga espera valió la pena y después de más de 30 años de una vida compartida y sonora, la pianista Lilián Saba y el vientista Marcelo Chiodi publicaron su primer álbum conjunto donde consiguen plasmar el camino recorrido para entregar una suerte de muestrario de lujo de la música popular argentina.

A partir de una estructura cuidada y planificada (hay dos temas de cada uno de los anfitriones, más cuatro clásicos y otros cuatro de participantes en el registro), Lilián y Marcelo articulan un discurso donde lo riguroso deviene naturalmente en un espacio de goce e intensidad para poder apreciar y disfrutar de cada una de las obras escogidas.

La impecable producción de Shagrada Medra (el sello independiente del entrerriano Carlos Aguirre) y la consistencia del discurso estético planteado por la dupla logra que la incesante galería de músicos que participan del registro no conviertan al disco en un lugar de paso con visitas sino en un espacio donde cada aporte tiene un sólido y bello fundamento.

A piano y flauta la placa abre con la cadencia de “Calle de los tilos”, enseguida Juan Falú participa de su zamba “Como el aire”, dedicada a Juan Quintero y el también guitarrista Jorge Jewsbury hace lo propio en su descomunal chacarera “La atravesada”.

El dúo vuelve a estar solo en tres clásicos: “Zamba de los mineros” (Leguizamón-Dávalos), “La vieja” (Hnos. Díaz-Valles) y el tango “Garúa”, donde despliega una sonoridad que hace honor a los pergaminos de Saba y exhibe las posibilidades expresivas de la quena en las dos piezas folclóricas.

El resto del camino añade voces varias como la de Liliana Herrero en la zamba “Allá lejos y hace tiempo” (Ramírez-Tejada Gómez), el grupo Cuartoelemento en el huayno que da título al CD, y los guitarristas Carlos Moscardini y Roberto Calvo, respectivamente en “El corazón manda” y “Años después”.

La espesura de “Interludio-Auca Nahuel” suma a su autor Juan Carlos Maddio y al contrabajista Quique Ferrari, mientras que la milonga ciudadana “Esquina Vallese”, de Saba, se nutre de Néstor Tomasini (clarinete), Ricardo Cánepa (contrabajo) y Facundo Guevara (percusión).

Casi todos ellos tomarán parte de la presentación de “Sol y luna”, prevista para los jueves 8 y 15 de mayo a las 21 en Hasta Trilce, (Maza 177, CABA).

KUMBIA QUEERS - “PECADOS TROPICALES”

Tercer disco del sexteto de reinas del tropi-punk latinoamericano, que con su formula de empapar sus raíces punk y hardcore a la cumbia latinoamericana giran durante meses por festivales europeos, por México y otros países.

El combo esta formado por la mexicana Ali Gua Gua en voz, Florencia Literas en teclados y voz, Inés Laurencena en batería, Juana Chang en voz y charango, Patricia Pietrafesa en bajo y Pilar Arrese en guitarras.

El grupo incluye a Patricia Pietrafiesa, una leyenda del anarco-punk argentino, de la autogestión y la independencia, y así las Kumbia Queers construyeron su carrera, actuando en festivales autogestionados en Europa, en casas y fabricas tomadas.

En este disco la banda mezcla canciones propias con composiciones de Enrique Delgado, padre de la cumbia peruana, del venezolano Simón Díaz, del fallecido Ricky Espinosa, líder de Flema.

El disco abre con un cuasi declaración de principios en formato bien cumbia del conurbano bonaerense en “Kumbia Punk”, mientras que “Mientes” te lleva a mover la patita porque las chicas sufren por un mentiroso y un embaucador.

En “Gascón” a puro ritmo electrónico pasado por el tamiz tropical, las Kumbia Queers piden un pacto para no cruzarse por la misma calle con un ex, mientras que “Motochorra” arranca con acordes de guitarra y da paso a una fiesta tropi-rockera.

“Quizás mañana” abre lenta con un charango y un recitado de bolero, cortavenas, invitando al cuerpo a cuerpo cachondo en el baile. “La Cantinera” es más ska y mezcla el México y su mezcal que Ali Guagua trae encima, con el Fernet que aportan las argentinas del grupo.

El clásico “Metamorfosis Adolescente” de Flema, recibe un homenaje tropi-punk, con las voces sonando como si fueran Lía Crucet en su mejor momento.

Las Kumbia Queers tomaron el “In the mood of love” del grupo under estadounidense Scream Club que mezclaba dance hall- rap y punk para darle un versión cumbiera, mientras que la electrónica se apodera completamente, siempre en versión tropical, de “Patricia”, clásico de la cumbia peruana.

“Caballo viejo” del venezolano Simón Díaz tiene un versión mucho más rockera, casi parece un rumba alterlatina, para hablar de un corazón desbocado, que late a puro galope.

PARIS PARIS MUSIQUE - “PARIS PARIS MUSIQUE”

Segundo álbum, editado en forma independiente, por el quinteto cordobés de rock indie París París Musique, que ya giró por México, Perú, Ecuador y Colombia como banda de apoyo de Gordon Raphael, productor de los Strokes.

La banda cordobesa va del rock indie, al electro rock, pasando por el retro rock a lo Strokes, mezclando el inglés y el castellano en las letras, con mucha actitud, desenfado, muy buen sonido, ideas y buenas canciones.

El disco abre con la sónica y bailable “Cuando todos” que arranca con un toque bien new wave, con gran trabajo de las guitarras a cargo de Matías Astudillo Choi y Hernán Sanmartino, aunque el bajista Santiago Astini le da el groove bailable a la canción.

La sigue la spanglish “Just a taste of gold”, un modernoso funky bailable, con un gran trabajo melodioso de los teclados y sintetizadores del invitado Lucas Muñoz, mientras las guitarras realizan un trabajo sónico con muchos efectos pero al servicio de una melodía bailable.

“Love is a highway” abre con acordes bien new wave, especialmente el trabajo del bajo y la batería y con una letra íntegramente en castellano, mientras que “How deep is” repite la fórmula de una letra en castellano y solo una frase en inglés, mientras las guitarras se devoran los cables, y el groove invita a saltar.

“No todo lo que piensas es oro” abre con unos acordes más dark y la canción transita lenta con un lastimoso canto que en el estribillo adquiere toques épicos y guarda rastros de los Killers y ese estilo tan grandilocuente que le gustan a Brandon Flowers.

“You can’t stop me” abre bien guitarrero como los últimos discos de los Kings of Lion, con una letra en inglés, el bajo y la batería haciéndote mover la patita, mientras que “Todo lo que sos es lo que queda” es un rock alla Strokes, mientras que “Si llego a caer” abre con un riff bien duro, al que la segunda guitarra y la base envuelven en un formato bien movedizo.

QUERIDOWATT - “IMPULSO TOUR”

Primer disco del cuarteto de rock independiente Queridowatt formado por Sebastian Yáñez en voz y guitarras, Nicolás Diomedi en guitarra, Mauricio Ciarrocchi en bajo, Demián Obercie en teclados y Pablo Loyola en batería.

La banda formada en 2011 mezcla el rock y el pop y lo hace desde el inicio del álbum con la modernosa “Radar” y bien bailable con un buen trabajo de las guitarras, mientras que las guitarras chirriantes marcan el inicio de “Veneno”, que recuerda en su espíritu al rock argentino de la nueva ola de los 80.

“La Tormenta” tiene unos teclados que recuerdan al mejor Virus y una polenta guitarrera, que le dan un espíritu movedizo, ardiente, mientras que “Quisiera ser” es una balada en tono épico, bien lograda.

“Cara o cruz” tiene un forma más electro-rock, con guitarras funky, hasta que llega un buen solo en medio de la canción,  mientras que “Impermeable” abre con una buena base y acordes de una guitarra y una carga épica que recuerda al U2 de los últimos discos.

El disco cierra bien rockero y potente con canciones como “Limites”, “Impulso” y “Aunque”, con un buen trabajo de las guitarras.

VIGILANTE MARGARITA - “VIGILANTE MARGARITA”

Disco debut del trío femenino Vigilante Margarita formado por Guillermina Etkin en voz, piano, cítara; Cecilia López en voz, sintetizador, guitarra eléctrica y Cecilia Grammático en batería y objetos, que mezcla la psicodelia con la música académica, siempre con la experimentación como premisa.

El disco abre con ruidos urbanos y luego surge una canción más tradicional con formato pop, que se pierde en una selva psicodélica, mientras que “Paraguas” es una bonita bossa nova, con ciertos aires jazzy que le dan marco a una voz pícara.

“Noches” es casi un bolero nocturno a piano, y la sigue “Tolo” más experimental, con juegos marchosos, ya que el trío con todo el desenfado juega y juega a experimentar, sin temor a nada.

Así llega lo más rockero del disco “Freezer” que toma caminos más funkys hacia el final, y mantiene la fuente rockera en “Pirañas” que tiene interesantes y caóticos pasajes instrumentales.