19/04/2014 Teatro

Atractiva "Nuestro fin de semana", a 50 aos de su estreno

La actriz Victoria Carreras y el director Jorge Graciosi enriquecen la puesta de "Nuestro fin de semana", primera obra escrita por Roberto "Tito" Cossa que, a medio siglo de su estreno, se conoció en el Teatro Regio.


La intéprete, cuya pertenencia a la familia Carreras, su tarea de productora y su perfil televisivo le acarrearon cierta desconfianza entre sus pares, es aquí el imán innegable de la puesta, con esa heroína de Tennessee Williams engarzada en el texto y desplegada de modo formidable.

Graciosi es cada vez más "el" director y puestista de los textos de Cossa, lo que ha demostrado desde "Tute cabrero" y un puñado de títulos, que conoce las pulsaciones del gran dramaturgo (incluso aquí incorpora dos actores habituales de sus trabajos, Patricia Durán y Gabriel Fernández).

Ambientada en una casona de San Isidro en tiempos de don Arturo Illia, la pieza describe el encuentro de un grupo de amigos durante un sábado y un domingo, reunidos sin otro interés que el de pasarla bien y confiarse sus sueños mientras transcurre la vida.

Allí hay un ama de casa (Patricia Durán) y su hermana mayor, solterona y melindrosa (Carreras), además de un amigo sin clara ubicación en la vida (Alejo García Pintos) y el dueño de casa (Juan Palomino), a la espera de concretar un buen negocio junto a un socio.

Entre los visitantes están también dos matrimonios, el de una sexy muy de barrio (María Carámbula) y su por momentos insoportable marido (Gabriel Fernández), además de una parejita bisoña (Federico Alí y Tamara Garzón Zanca), que ingresa directamente a la casa por un portón que conduce a la suya.

Lo que sorprende gratamente a quienes hayan vivido aquellos años es la autenticidad de los tipos, esa cotidianeidad que ya no existe -la TV era apenas un motivo de reunión entre vecinos-, la separación de roles en el hogar y lo formal del trato cotidiano, cuando todas las mujeres se dedican a las labores hogareñas.

Ese aire es el que comparte la obra con "Estela de madrugada", un título más o menos contemporáneo de Ricardo Halac, y en las dos se ve una composición social de esperanza individual, con el peronismo proscripto y la Revolución Cubana como testigo, aunque en ningún momento se hable de política.

Obra primeriza de Cossa, estrenada casi con forceps casi tres años después de haber sido escrita, sorprendió a parte de la crítica, cuya conclusión es que en ella "no pasa nada", en el sentido de la dinámica teatral clásica -también le pasó a Chéjov-, aunque las pequeñas anécdotas sean una perfecta radiografía de un país y su tiempo.

Protagonizada entonces por Juan Carlos Gené -en el papel que hoy es de Palomino- y Federico Luppi -en el de García Pintos-, la obra muestra una linealidad que más tarde Cossa abandonaría para ingresar en un mundo abiertamente político donde no falta la metáfora y, sobre todo, el humor, aquí atenuado por la melancolía.

Si bien a la luz actual algunos pasajes se estiran o repiten en demasía -los varones que se van de farra ante la inacción de sus mujeres-, la puesta tiene el valor de poner sobre el escenario a personas de carne y hueso, sobre todo en el quiebre final, cuando la aparición de un socio oportunista (Juan Manuel Romero) aporte su cuota de desánimo.

El elenco ofrece muy buenos momentos, con Durán dueña absoluta de sus gestos para afrontar a esa ama de casa ocupada de todo y un Fernández tal vez excedido por su personaje, un actor al que se le han visto cosas mejores y dueño de una innegable vis comica.

Palomino encara al protagonista con autenticidad aunque con alguna monotonía, Carámbula se enfrenta a la tarea de seducir sin que los demás lo sepan y García Pintos compone a su enigmático bohemio con aires al uso de Roberto Escalada.

Más difíciles son los papeles otorgados a Alí y a Garzón Zanca, aspirantes a integrarse a esa clase media que sueña con el progreso social, aunque que por momentos la pareja parece pertenecer a otra historia.

"Nuestro fin de semana" se ofrece en el Teatro Regio, Córdoba 6056, de jueves a sábados a las 20.30.