26/03/2014 Derechos Humanos

La Justicia chaquea indagar a Musa Azar por delitos de lesa humanidad

El ex jefe de Inteligencia de Santiago del Estero durante la última dictadura, el repersor detenido Antonio Musa Azar, será indagado por el juez federal del Chaco, Carlos Rubén Skidelsky, en una causa por delitos de lesa humanidad cometidos en esta provincia.

Se trata de la causa “Caballero, Humberto Lucio y otros sobre tormentos agravados con privación ilegítima de la libertad y desaparición forzosa”.

Musa Azar cumple su condena a perpetua en el Penal de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires, desde donde fue trasladado a la capital chaqueña bajo estrictas medidas de seguridad junto al ex subjefe del Departamento de Investigaciones Policiales de la vecina provincia, Miguel Garbi.

Los represores deberán prestar declaración testimonial ante ese magistrado debido a torturas que denunció en la causa en que se investiga delitos de lesa humanidad que se habrían producido entre entre agosto y mayo de 1976 en la Brigada de Investigaciones de Resistencia.

En abril de 2010, la fiscalía solicitó al entonces conjuez, Juan Antonio Piñero, que se impute a un grupo numeroso de militares de Chaco y Santiago del Estero por apremios ilegales, violación calificada y privación ilegítima de la libertad contra cuatro detenidos políticos, entre ellos una militante política (cuyo nombre no dio a conocer la justicia) por la que ahora Muza Azar y Garbi deberán dar explicaciones.

Según consta en la causa, la joven fue apresada ilegalmente el 29 de abril de 1976 en Resistencia con un hijo de pocos meses de vida de ocho meses, en un operativo realizado por la Brigada de Investigaciones y una de sus caras más visibles la encabezaba Gabino Manader.

Antes del 24 de marzo de 1976, el lugar donde funcionaba la Brigada de Investigaciones de la Policía del Chaco cumplía la doble función de ser un organismo legal de la estructura de esa fuerza, a la vez que era un centro clandestino de detención donde desde 1975 había detenidos y también torturados por razones políticas.