19/03/2014 ciencia

Quers saber?, una coleccin para chicos escrita por cientficos

"¿Querés saber?" es el nombre de una colección de divulgación científica infantil de la editorial Eudeba, que con un lenguaje cotidiano y amable aunque riguroso en su contenido, acerca a los más chicos al mundo de la biología, la arqueología o la astronomía, con textos escritos e ilustrados de primera mano por académicos y dibujantes argentinos.

Se trata de una colección del sello de la Universidad de Buenos Aires que nació en 2004 -bajo la dirección de Paula Bombara, bioquímica y escritora- y arrancó con una serie de biología celular, continuó con astronomía, arqueología, microbiología, los sentidos y su percepción, geología, un especial de tapa dura sobre Darwin y la teoría de la evolución, y otro sobre génetica.
 
En diálogo con Télam, Bombara descifra el proceso de transformar los hechos científicos en palabras cotidianas y entretenidas para acercar la ciencia, y no sólo a los más chicos: "Parto de la base de que todos somos primeros lectores para determinadas disciplinas; quien se aproxima necesita un lenguaje amoroso y amable para entrar, sea niño o grande".
 
En este sentido, aunque la colección apunta a pequeños lectores -su estilo libro álbum o sus coloridas ilustraciones acompañan esta idea original-, su horizonte fue ampliándose y se lee en niveles de educación inicial, primaria, secundaria, terciaria e incluso universitaria, porque en definitiva como señala la responsable, "está dirigido a quien se haga preguntas".
 
En esta línea, la segunda máxima que acompaña a la colección, pensada y reformulada colectivamente con devoluciones de académicos, docentes, padres y alumnos, es sobre la base de que "saber sobre qué estan trabajando los científicos es un derecho que tenemos todos; es un derecho conocer el devenir de la ciencia y la tecnología, acceder a esos mundos", considera.
 
"Un niño tiene derecho a que un científico le hable de su trabajo de manera comprensible, a través de un lenguaje, que aunque acuda a la poética, debe ser riguroso; es un derecho acceder a informacion cierta, no deformada", dice Bombara y recuerda que en sus años de estudiante la pregunta recurrente era "¿cuándo nos van a enseñar a contar lo que aprendemos? Es difícil pero no imposible".
 
De ahí el carácter particular de la propuesta: los científicos le escriben a los más chicos. "Se ve mucho en libros dirigidos a niños la confusión entre cuento y divulgación y el problema es que al lector no le queda claro si es ciencia o ficción, en cambio en esta colección el discurso transmitido es sin lugar a dudas verdadero, es divulgación y quienes lo escriben son científicos, no docentes de ciencia".
 
"Los autores -suma Bombara- son todos argentinos, en ejercicio de su profesión y egresados de la Universidad de Buenos Aires u otras instituciones universitarias nacionales. Cuando son convocados para participar, la alegría es enorme, porque todos recibieron una educacion pública gratuita y el gusto que da poder devolver algo y más para los chicos, es siempre inmenso y con mucho respeto".
 
Esa esencia científica, hace que estos libros necesiten de tiempo, maceración: "Además de escribirlos -muchas veces los académicos lo hacen en conjunto con Bombara para quebrar la complejidad del lenguaje-, el científico debe hacer una síntesis de ideas, desarollar un tema y seleccionar qué elementos son los más importantes para contar", explica la directora de la colección.
 
Aquí, la trama es una, el conocimiento también, la clave es saber cómo contarlo sin perder rigurosidad: "Por ejemplo, le presto mucho atencion al trabajo con el lenguaje, ver oración por oración cuántas palabras son ajenas al vocabulario cotidiano. Entonces, cuando ese concepto científico aparece expresado en una palabra lo hace acompañada de una presentación".
 
Retomando al escritor británico Aldous Huxley, Bombara refuerza que el "trabajo está en hacer un uso unívoco de los vocablos, sin complicar al lector, que no se transforme en una piedra en el camino, que se pueda leer de un modo fluido y, en todo caso, que la complicación esté en el concepto en sí y no en las palabras para explicarlo".
Al igual que en el trabajo científico, cuestionarse es el empujón que guía a estos libros de unas 30 de páginas cada uno, acompañados por exquisitas ilustraciones -las hay de Pablo Bernasconi, Viviana Bilotti, Rodolfo Fucile o Bana Fernández Rolfi, entre otros-. Cada pregunta, ¿por qué esto es así? ¿cómo es que sucede?, tiene una respuesta, y cada duda, una nueva pregunta que motoriza el entusiasmo por saber más.
 
"La búsqueda de aquello que nos apasiona es el motor de la investigacion científica y esa pasión se traduce en preguntas", enfatiza y resume la bioquímica a cargo de esta colección premiada en 2005 como la mejor de divulgación científica para niños y en 2012 como mejor colección infantil por la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de Argentina.
 
"¿Querés saber?" ya tiene en producción dos series nuevas, una sobre toxicología y otra sobre animales, y promete seguir aportando conocimiento a los más chicos y, por qué no, invitándolos a que algún día sean ellos mismos quienes formulen nuevas preguntas y busquen sus respuestas.
etiquetas