16/03/2014 teatro

Mara Carmbula "culpa" a su psicloga por debutar en el stand up

La actriz confesó que aceptó trabajar en "Rococó" porque la "obligó" su psicóloga y se aventuró a debutar en el género del stand up en la propuesta que comparte con Diego Reinhold, Natalia Carulias, Maju Lozano y Bimbo Godoy, donde se recorren las complejidades del cruel agujero negro que es la vida en femenino.

“Yo tenía miedo de hacer un monólogo sola, pero mi psicóloga, casi como si se tratara de una receta médica, me obligó a que enfrentara la exposición sin red y el pánico al ridículo”, explicó Carámbula a Télam sobre su participación en “Rococó. Mujeres al filo”, que se ofrece los jueves a las 23.15 en el Paseo La Plaza.


Básicamente, el germen de su presencia en la obra comenzó con un tuit. Una simple frase en 140 caracteres a la que le siguió otra, y una más. Hasta que fueron muchos enunciados que la expusieron como una verdadera gurú de la hostilidad verbal. Una líder de pequeños exabruptos de ira y humor negro.

“María, si juntás todos tus tuits, tenés un monólogo de `stand up`”, contó Carámbula que le dijo Diego Scott -uno de los referentes del género en el país- a través de un mensaje privado por la red social.

“Y además -evoca que agregó el conductor y actor televisivo- estoy armando un espectáculo con mujeres y me gustaría proponértelo a vos”. A la actriz habituada a libretos escritos por otra persona, en historias donde interpretaba a otra persona y a transitar en escena con otras persona, le dio terror.

“Yo tenía miedo de hacer un monólogo sola, pero mi psicóloga, casi como si se tratara de una receta médica, me obligó a que enfrentara la exposición sin red y el pánico al ridículo”


María Carámbula
“Así es que le agradecí amablemente pero le dije que no me animaba, que no era para mí. Pero me la dejó picando, me sembró la semilla y después mi psicóloga me intimó a que aceptara, me atreviera a enfrentar el desafío”, confesó la intérprete que se robó todas las miradas interpretando a Lucía Planes en “El elegido” (Telefé, 2011).

Y después del sí llegó el armado del monólogo. Parece ser que, por diversión o esa pulsión que lleva oculto el deseo, María ya tenía armados algunos textos aunque jura y perjura que jamás pensó que terminarían saliendo a la luz.

“Eso que todo el mundo siempre me dijo, que tenía que hacer `stand up` porque en la vida manejo mucho el humor negro, así es que la base de mi texto está puesta en mis partes jodidas”, explicó quien tomó parte en las tiras “El donante”, “El elegido” y “Secretos de amor”.

“Los coachs que nos entrenaron -remarcó- me sugirieron además ir por ese lado porque, al ser tan principiante, tan virgen en el `stand up`, no quería divagar demasiado ni abrir muchos frentes para no sentirme tan desprotegida. Así es que el hecho de que todo converja en mi parte jodida, es algo que me protegió".

Y el resultado es una puesta donde cada una de las actrices propone un derroche verbal sobre el universo femenino: Maju Lozano se queja de la vida de recién divorciada, “Bimbo” Godoy cuenta las huestes de la soledad y el sexo sin amor, mientras que Carulias aborda las andanzas de una madre primeriza. Y en el medio, Reinhold es el núcleo encargado de darles los pies a cada dama.

Así es que ese temor inicial por abordar un terreno desconocido se impuso para Carámbula como un abismo que no por gigantesco fue menos disfrutable: “Siempre pienso que es un arrojo subirse a un escenario pero en el teatro tradicional está la cuarta pared, los compañeros. Acá me paro a hablar, con un monólogo armado sobre mí y es raro”, repasó.

Pero, de todas formas, se trata de comedia. Y al parecer, la hija del emblemático Berugo también se siente más a gusto haciendo reír que dentro del drama.

“Por el simple hecho de que prefiero divertirme a pasarla mal porque, quieras que no, uno se encarna”, formuló desde una lógica arrasadora.

Y mientras sigue transitando por el quebradizo suelo de ventilar desgracias propias frente a oídos ajenos, María también se prepara para debutar en abril próximo en el teatro San Martín con “Nuestro fin de semana”, una obra de Roberto “Tito” Cossa.

“Es mi primer San Martín y estoy recontra ilusionada -concluyó-.  Pero para mí todo es teatro y en `Rococó` por suerte siempre hubo risas. Me copa cuando la gente se divierte conmigo aunque es raro porque no es actuar, es ser vos con cierta distancia. La verdad es que odio el `stand up`”, concluyó entre risas.