16/03/2014 novedades discogrficas

"Casi nada", el debut solista de Diego Demarco, con puras gemas pop

Diego Demarco, integrante de los Auténticos Decadentes, ofrece joyitas pop en forma de canciones en su debut como solista, mientras Sick Porky golpea duro con su nuevo disco “Los Descarnados”.

DIEGO DE MARCO, “CASI NADA”

Disco debut de uno de los compositores de los Auténticos Decadentes, creador de éxitos como “La Prima lejana” y “Se va como la vida”, que en este álbum vuelve a dejar en claro la búsqueda que la banda tiene de la gran canción pop.
Los Decadentes superaron a lo largo de los años los prejuicios de una ridícula ortodoxia y en base a los éxitos compuestos por Jorge Serrano y Cucho Parisi se fueron convirtiendo en una gran orquesta de canciones, orfebres pop, a los que se fue sumando Demarco, con su simpleza.
Luego del debut solista de Serrano, Demarco toma el sendero y lanza su disco, sin que eso signifique alterar la composición de los Decadentes, que siguen conquistando América Latina con su fiesta, pero también con sus grandes melodías.
Para armar este disco, De Marco conto con la ayuda de todos sus amigos de la banda pero también de Juan Absatz, Diego Tuñón de Babasónicos, David Bensimon, Martín García Reinoso, Emiliano Caudet y el Indio Márquez en guitarras.
También aparece Luciana Martínez, de Las Taradas, con su contrabajo, Denis Ramos de No te va Gustar en trombón, y Maneco Sáez de Mimí Maura en guitarra.
El disco recorre un gran abanico estilístico, va de la canción pop inspirada por los románticos latinos de los ’70, la pachanga, el reggae, los lentos dulces hasta la cumbia, un sello de los Decadentes, y un toque electrónico.

"Estrella Fugaz", primer corte del flamante disco de Diego Demarco

El disco abre con a percusión bien fiestera de “Casi Nada”, una pegadiza canción, mientras que “Estrella fugaz” es una bella melodía, con ciertos toques de la música romántica o el pop comercial de los años 70, un vintage con buen gusto.
“Agua en tu piel” tiene más aires tropicales, y la letra deja frases de esas que luego se vuelven sticker en los parabrisas del auto, al igual que el reggae dulzón “Palabras”, que es para bailar románticamente junto a una chica y luego comerla a besos.
La capacidad de Demarco y de los Decadentes para actuar como preciosos ingenieros y orfebres pop brilla en una canción como “Una noche serena”, en la balada “Entre tanto” que tranquilamente podría haber integrado un disco del gran compositor mexicano Marco Antonio Solís, sin resignar un apice de su ADN rockero.
El Caribe mezclado con cierto aire arrabalero porteño emerge en “Un angel”, otra gran canción, mientras que el canción rock tiene su espacio con “La diosa de la noche”, y el aire Decadente se manifiesta en pleno en la “Cumbia apasionada”, romántica y ocurrente.


SICK PORKY, “LOS DESCARNADOS”

Tercer disco de esta banda de hard rock, integrada por Carlos Villafañe en voz, Leandro Spatola en bajo, Jeremias Stutz en guitarra, Mariano "El tata" Martínez en guitarra, Leandro Mousseaud en guitarra y Sebastián Rinaldi en batería y que llega a las bateas editado por el prestigioso sello indie Scatter Records.
La banda va del rock stoner al heavy, con precisión, fuerza, gran trabajo de las guitarras y a caballo de la fama de “arrasadores” que pesa sobre sus conciertos.
El disco se inicia con unos acordes tangueros en criolla que le van cediendo paso a la densidad eléctrica y stoner de “Los descarnados”, donde la voz de Villafañe recuerda por momentos a la de Chris Cornell de Soundgarden, y el clima oscuro y desértico continua en “Hordax” que muestran al grupo aportándole color alternativo a la escena metalera local.
“Los que no temen” es más veloz, más urgente, mientras que “Ultimo caído” despliega un riff pegadizo y grasiento, mientras la base sostiene un Groove con notable precisión, y la fase más metalera y motoquera se manifiesta con buenos argumentos en “Dilema del cautivo”
“Ephemerol” tiene un inicio grunge bien duro, y luego la banda convierte a la canción en un poderoso himno libertario, y en “Ritmo Serpiente” la canción es duro pero más juguetona, mientras que “Encogemente” es más metalera con un Groove notable del bajo y el acompañamiento de Fernando Ruiz Díaz, de Catupecu Machu, viejo amigo de la banda.


CHI HAI, “PI.ALPHA”

EP adelanto del tercer disco de esta banda de rock alternativo formada por Ariel Casas en batería, Diego Fernández en bajo, Guillermo Clerici en voz y Leonardo Gregorec en guitarra, que prepara al sucesor de sus dos CD’s anteriores “Uno” y “Dos”.
El disco arranca bien distorsionado y veloz con “1+1=11”, donde se despliegan las influencias de grupos como Deftones e Incubus, y esa estela musical marca el inicio de “121 grados” que luego se torna densa y hasta grunge, con ciertos dejos a Stone Temple Pilots.
“(Anti) Mantra” se torna más bluseada siempre en formato más alternativo, con un buen vuelo de la base a caballo de un groove bien estructurado y armado, a la vez que “Tiempo” tiene toda la cadencia del grunge.
“Las plantas” es más lento y sufrido, mientras que a “Gaia” la abre un riff bien aéreo y toma velocidad a medida que corren los segundos.


CAZACUERVOS, “EP31”

Seis canciones incluye el material debut de esta banda de rock alternativo formada por músicos experimentados de la escena local como Diego Velázquez que toco en Árbol y Umaguma, el bajista Franco Baroso que fue integrante de Panza y de Fetzet, el guitarrista Andrés Mariuzzo que integro Besas Porno, el guitarrista Alejandro Canosa que paso por Agama  y el baterista Andrés Beaudoux, que toco con Botafogo.
Este material que también puede verse en Youtube, arranca con la poderosa “Alerta” con un gran trabajo de las guitarras y una base bien poderosa, marcando los tiempos, mientras que “Esfera china” va a medio tempo, con la voz gritando, mientras las guitarras forman un escudo eléctrico de riffs.
“Jamás” abre con un riff rabioso y corre a mucha velocidad, con un gran trabajo de la base, mientras “Leven anclas” es más tranquila, más ralentada, que con el correr de los segundos toma formas grunge.
El grunge se apodera de “Pensar” y le de una ritmo atrapante, mientras que “31” es más rápida, más urgente, casi como un viaje en un auto enloquecido.