02/03/2014 novedades discogrficas

Buenos debuts de Los Imposibles, Ese Perro y Budda

El debut a puro country de El Extra y los Imposibles, el pop de buen gusto de Ese Perro y los sorpresivos y gratos delirios entre psicodélicos y grunge del grupo sanjuanino Budda, se destacan entre las novedades discográficas de esta semana.

El Extra y Los Imposibles: "Excursiones para todos los días de la semana

Disco debut de este combo que cultiva el country rock, el folk, formado en 2010 y que ya lleva varias presentaciones, un par de EP’s editados digitalmente y este CD con 10 canciones, que huelen a Johnny Cash, Willie Nelson. Hank Williams y Neil Young, sin perder un ápice de argentinidad.

Encabezados por Guillermo Sica en voz y guitarra, los Imposibles eluden la patética parodia de Nashville y su fauna y se meten de lleno en hacer una lectura argentina de un género con buenas canciones y buenos resultados.

Igualmente la banda tomó todos los instrumentos del género, Francisco Viggiano toca la eléctrica y el dobro, Luciano Gagliesi la trompeta, la mandolina, el acordeón, Sebastián Gavilán el contrabajo, Damián Gandolfo la batería, Rodrigo López hace coros y toca la percusión, mientras que Inés Copertino ejecuta el piano, el hammond y otros teclados.

Además el grupo se destapa por los coros y las voces haciéndole la segunda a Sica de Lala Cianfagna, que destaca en la urgente “Camino A”, una elegía rutera y lisérgica, mientras que “Zapatos para Bailar” se inicia con un buen punteo y no solo trae climas de filmes como “Johnny & June, pasión y locura” o de “Crazy Heart” aquella bonita y pequeña película con un gran banda de sonido, donde Jeff Bridges encarnaba a un avejentado perdedor cantante de country.

“Por la ventana” también remite a paisajes ruteros pero se inicia con divertidos coros de ebrios, mientras detrás, unos pasos atrás, las guitarras y la suave base arman la base para sostener una canción cantada casi a coro entre varios integrantes.

“Cómo haces para volar” es una hermosa balada, embellecida por la trompeta inicial de Gagliesi y que Sica sostiene con su voz buscando el tono más grave, para luego cederle paso al punteo de la eléctrica, con muy buen gusto.

“Somos los monos” está a mitad camino del bluegrass y el country y a esta altura los Imposibles ya te conquistaron con buenas canciones como la bien texana “Bla”, con un riff bien pegadizo y campesino.

“Desde el Jardín (Los Salvajes)” es otra canción lenta, cantada dúo por Sica y Cianfagna, bien arreglado por la mandolina y las acústicas, que sin dudas puede musicalizar un viaje a plena Pampa, mientras que “El poder de las flores” tiene las características de una buena balada a cargo de Cianfagna, bien acompañada por la eléctrica y el piano, además de la acústica.

“Bienvenido a frenesí” es un bonita medio tempo, bien arreglado por el piano y la eléctrica, seguido por el más rockerito “Me gusta”.

Ese Perro: "Empezaremos por los horizontes"


Segundo disco de esta banda de pop rock formada en 2004, que contó con la producción de Abril Sosa para plasmar un pop de buena factura, bien trabajo, con buenos arreglos vocales y musicales.

La banda está formada por Bruno Chattás en voz y guitarra Acústica, Rocco Aguado en teclados y coros, Pedro Devoto en guitarra y coros, Alejandro Crimi en bajo y Mauricio Tovar en batería.

El disco arranca con “Un piano” que envuelve con acordes ceremoniales al inicio y luego se manifiesta en un pop bien armado, la sucede el más bailable “Perros al río” con un teclado muy juguetón como leit motiv.

“Roger” es más guitarrero, con ciertos toques funky, mientras que “Cárcel” arranca con guitarra criolla y después deriva en un funky con un poderoso Groove en el que destaca los aportes corales de Mariana Baraj.

“Con el viento” tiene aires de brit pop, “El sol que nos separa” es un pegadizo electro-pop con un teclado nuevamente juguetón, mientras que “Guapulo” es una acústica balada que con influencias del  folclore argentino en su forma de cantar, a la vez que “Sin nombre” recuerda a Luis Alberto Spinetta.

Budda: "Nueve"

Interesantísimo disco debut de este power trio sanjuanino que va desde el grunge, hasta cierta psicodelia stoner y momentos acústicos intensos, en un álbum pensando en forma conceptual con las canciones enganchadas y la sombra de Julio Cortázar rondando las letras.

El grupo lo formaron en 2008 Santiago Dávila en guitarra y voz, Nicolás Moreno en batería y Johana Sbrocco en bajo y desde hace años van de San Juan a Buenos Aires para sumarse a festivales y telonearse a grandes grupos.

El disco abre con un piano que le da paso a la psicodélica, siempre en la escuela Beatle, “Hija de su época” arreglada con las voces Lucía Molina Davila, a la que se le suman unos corros bien arreglados y acordes más eléctricas que le dan una atmósfera onírica a la canción.

“Me gusta verte reír” abre con un riff más rockero al que se va sumando la banda en un pop deforme que recuerda a la etapa Syd Barret de Pink Floyd, que tiene momentos delirantes con coros y gritos y un increscendo eléctrico que culmina segundo antes con la banda pagándose lentamente.

Inmediatamente surge “MNL” que es muy eléctrico, un grunge sin tanta distorsión, colgado, aunque los coros y voces tienen arreglos que recuerdan a Los Beatles, pero siempre colgados detrás de un acorde, de un clima.

Sin dudas Budda provee en “Nueve” la música y los climas para perderse en una recorrida por el valle de la Luna, Talampaya, en la estepa patagónica, en un bosque de la zona de los Siete Lagos, pero también te prepara para hacerle frente a la psicosis urbana de la grandes urbes.

“Lademi” es una hermosa pieza acústica, con muy buenos arreglos vocales que llevan a los Beatles pero también a las piezas más lisérgicas del Beach Boys, Brian Wilson, con un cierre enérgico y eléctrico.

“A lot more fun” abre si bien distorsionado, pero remite a los ingleses de Teenage Fanclub, con ese pop arreglado, veloz y pegadizo, mientras que “Graffiti is a not a crime” abre como una pieza de psicodelia acústica y luego una tormenta eléctrica se apodera de ella y Davila la emprende a gritos y a puro solo distorsión hasta que comienza a bajarle el ritmo a la canción y se queda soleando con su eléctrica y la engancha con la veloz “Y además”.

El cierre del disco se inicia con la canción pop ”Te dije que te quiero” que tiene un cierre eléctrico y luego, un solo de batería y latigazos de la guitarra a puro noise, a la que le sigue “Mensajes ocultas” donde Davila juega con el mito de los discos con mensajes satánicos si se los pasaba al revés por la púa y la engancha con la acústica “Canto me hiciste crecer”.

Un Planeta: "Un Planeta"

Debut para esta banda de rock indie platense integrada por Agustín Lafuente en teclados y coros, Gastón Le en voz y guitarras, Germán Galarza en batería y coros y Nicolás Carlino en bajo, que se inclina por un rock-pop elaborado, a veces dark, a veces shoegaze, noise y otras veces influenciado por Radiohead.

El disco abre con la jueguetona “Un verano”, en la que la banda va generando climas y embarca al oyente a un viaje a caballo de las guitarras que suenan influenciadas por las de Bernard Summer de New Order, mientras que “Desde un árbol” trae un clima más oscuro y agobiante con otra gran labor de las guitarras.

“Descansa” envuelve en un clima de punteos de guitarras que llega a un climax con un solo de guitarra y un estribillo con aires épicos, mientras que “Las aguas” arranca con una percusión casi a camino, mientras el resto de la banda y la voz envuelve en un clima agobiante y sofocante.

“Camino” arranca con juegos de la guitarra y teclados y se posa suave sobre una base de bajo y batería que te conduce en un lento y claustrofóbico viaje en tren, que se une al arranque bien desgarrado de “Fuego”, con la voz procesada sonando como si estuvieras dentro de una caverna y que tiene un gran trabajo de las guitarras.