26/02/2014 Siria

Ms de 175 islamistas muertos por la fuerzas del ejrcito sirio

Más de 175 rebeldes islamistas del yihadista Frente al Nusra y de la brigada Al Islam murieron en una emboscada del Ejército en las afueras de Damasco, informó hoy la agencia oficial siria Sana.

El Ejército abatió a los insurgentes, entre los que según las autoridades hay qataríes, chechenos y sauditas, en la zona de Guta al Sharquiya.

Un jefe militar sirio dijo a la agencia Sana que sus tropas detectaron a combatientes del Frente Al Nusra, vinculado a Al Qaeda, cuando se trasladaban entre las localidades de Al Midaa y Al Damil.

"Esta operación fue resultado del cerco a los grupos terroristas armados en Al Guta al Sharquiya y la firme disposición del Ejército para impedir que los terroristas se infiltren en la zona", señaló el responsable militar, al que no identificaron.

Mientras tanto, el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, cuya sede se encuentra en Londres, cifró en "al menos 70 rebeldes islamistas" muertos y señaló que se perdió el contacto con 89 "tras una emboscada perpetrada por el grupo chiita libanés Hezbollah, respaldado por el Ejército", según informó la agencia de noticias EFE.

La agencia Sana publicó una serie de fotografías de los cadáveres de los islamistas.
El Frente al Nusra y de la brigada Al Islam son dos organizaciones que reivindican su alineamiento con la red fundamentalista islámica Al Qaeda y luchan por hacer caer el gobierno de Bashar al Assad e instaurar un gran califato.

El heterogéneo frente opositor sirio sufre desde hace varias semanas una descomposión interna, entre otras cosas, por la existencia de cada vez más extremistas islamistas extranjeros que llegaron a Siria para integrar las filas opositoras.

Hoy, precisamente, el propio Observatorio reveló que el menos 2.591 extremistas murieron desde comienzos de enero en el norte de Siria en los choques entre el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) y otras facciones rebeldes islamistas.

Las muertes contabilizadas desde el 3 de enero hasta la pasada medianoche se perpetraron en las provincias de Idleb, Alepo, Al Raqa, Hama, Deir al Zur, Homs y Al Hasaka.

Al menos 266 civiles perdieron también la vida en este período por el fuego cruzado en los combates, los ataques con proyectiles de mortero y los atentados, en tanto otras decenas no cuantificadas con exactitud "murieron ejecutadas por los radicales", según informó el Observatorio.

Las precisiones marcan que en el bando de los adversarios del EIIL, murieron al menos 1.380 combatientes, de los cuales al menos 128 fueron ajusticiados por los yihadistas.

Por su parte, el Estado Islámico registró en sus filas al menos 924 bajas, de las que 34 fueron suicidas que cometieron atentados con coches bomba o con cinturones de explosivos.

A estas víctimas se suman 21 personas, cuyos cadáveres no pudieron ser identificados.

El Observatorio no descartó que pueda haber 700 muertos más entre los contendientes, "debido al secretismo que ambas partes mantienen sobre sus bajas".

Desde el 3 de enero, el norte de Siria es escenario de enfrentamientos entre el EIIL y una coalición de facciones rebeldes, que agrupa al Ejército Libre Sirio, el Frente Islámico y el Ejército de los Muyahidines, que quieren expulsar a los yihadistas porque consideran que cometieron violaciones contra el pueblo sirio.

El Frente al Nusra fue designado por el líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, como la filial de la organización en Siria.
Asimismo, Al Zawahiri desautorizó al EIIL para operar en el territorio sirio y le ordenó que limite sus actividades a Irak, algo que este grupo por ahora no obedeció.
etiquetas