25/02/2014 estreno

En "La corporacin", Forte hace un duro diagnstico de la sociedad

“La corporación”, dirigida por Fabián Forte, es una interesante propuesta cinematográfica que se estrena el jueves y en la que el director logra una equilibrada mezcla entre cine fantástico, suspenso y comedia dramática para advertir sobre el rumbo artificial y plástico que está tomando la sociedad actual.

La película sigue las desventuras existenciales de un empresario estricto y meticuloso (encarnado con maestría por Osmar Nuñez), que vive una vida de fantasía, soñada y construida a su medida, en la que nada parece estar fuera de su control, aunque poco a poco todo se revela como un mero artificio, un servicio privado por el que paga mucho dinero.

La corporacin. Un filme de Fabin Forte

“Quería contrastar la realidad con esa burbuja estética donde el protagonista cree tener todo controlado, un mundo a medida donde paga por afectos. Esto tiene que ver con las apariencias de una escala social, en la que pareciera que sólo importa con quién estás, quién es tu pareja y cómo luce ella”, afirmó el cineasta.

En una entrevista con Télam, Forte –quien se fogueó durante años como asistente de dirección- señaló que “la película hace un diagnóstico oscuro de la sociedad, donde se produce la necesidad de tener un mundo más controlado y se expresa la ambición del ser humano de tener todas las cosas bajo su control”.

A través de la historia de este empresario solitario y frustrado, que paga por tener una mujer a su lado que le cocine, cumpla sus deseos sexuales y le diga exactamente lo que él quiere escuchar, Forte intenta reflejar “qué es lo importante para uno como persona, por lo cual también esta corporación presta servicios para todo tipo de caprichos. Le da a la gente lo que realmente quiere”.

“Quería contrastar la realidad con esa burbuja estética donde el protagonista cree tener todo controlado, un mundo a medida donde paga por afectos"

De esa manera, toda la vida del protagonista “es como el gran backstage de una película, en la que hay un staff trabajando en el próximo acto de una obra, como si fueran las bambalinas de un mundo ficticio. Él paga por vivir una realidad paralela, pero es consciente de lo que hace y sufre un conflicto existencial en el que se pregunta por el amor y su futuro”.

“El personaje lleva una tristeza muy fuerte que Osmar transmite perfectamente. Él le da una dimensión especial al personaje, porque entiende muy bien lo que le pasa a ese tipo. Es un actor muy inteligente. Y Moro Anghileri le dio otra textura y muchos matices al personaje de su mujer, porque podría ser una prostituta de lujo o también una actriz”, explicó Forte.

Autor de otros tres largometrajes (“Mala carne”, “Celo” y “Malditos Sean!”, este último codirigido con Demián Rugna), el director señaló que “La corporación” propone “una mezcla de géneros, porque siempre le vi un ingrediente fantástico, pero para mi está dentro de la comedia dramática y además tiene elementos de suspenso”.

“Es una película influenciada por mi gusto por la literatura fantástica, especialmente por los relatos de Ray Bradbury”, señaló Forte, y admitió que la idea de filmarla “surgió de una necesidad mía de ver cómo iba a ser mi futuro personal. El cine te absorbe y yo veía un futuro un poco negro donde la idea de formar una familia pasaba a un segundo plano”.

“Al igual que el protagonista, yo veía la imposibilidad de formar una familia y además me preguntaba cómo hacer para vivir y alimentar a mis hijos sin dejar de ser cineasta. Ahí empecé a pensar en la posible existencia de un circuito económico donde pagar por afectos, la existencia de una corporación que brindara este servicio”, añadió.

El personaje encarnado por Nuñez “siente miedo a la soledad y una profunda necesidad de tener un hijo, y es ahí donde este hombre se encuentra con lo real. Poco a poco va tomando conciencia de su necesidad de formar una familia, con las dificultades de hacerlo ya siendo un hombre mayor”.

En relación a ese mundo artificial que muchos pagan por disfrutar, Forte señaló que “la sociedad se va autodestruyendo con la vorágine del consumismo y el materialismo. No sé cuál será el futuro, pero creo que no va por buen camino. Estamos perdiendo el encuentro con cosas esenciales”.

“Estamos en un sistema que nos hace muy difícil entender dónde nos encontramos. Estamos todos muy confundidos y todo lo que te rodea te impide pensar en vos con tranquilidad y mucho menos en las necesidades verdaderas que tendrías que satisfacer para estar mejor. Así, ponemos énfasis en cosas que no necesitamos y de las cuales no podemos escapar”, advirtió.

Asistente de dirección desde 2004, cuando debutó con la película “Los inquilinos del infierno”, de Damián Leibovich y Juan Cruz Varela, Forte afirmó que esa labor le ayudó “a crecer en todo sentido, porque me hizo estar con los pies sobre la tierra y ser mucho más consciente de lo que es posible y lo que no es posible filmar en el país”.

En relación a su pasión por el cine de género, el cineasta sostuvo que “es el lugar que me gusta para poder dar una crítica social. El género fantástico es bueno para criticar y analizar el mundo en el que estamos metidos. Es lo que a mi me seduce hacer. Al llevar tanto esfuerzo, me tengo que sentir enamorado de un proyecto y si es fantástico mejor”.
etiquetas