20/02/2014 por sobreprecios

Inscripcin online: el macrista que gast $15 millones haba sido cuestionado por sobreprecios

Jorge Aguado, señalado por destinar más de $15.000.000 a la fallida inscripción online, ya había recibido cuestionamientos por los sobreprecios en la licitación para la compra de las netbooks que favoreció al Grupo Clarín.


El director de Tecnología Educativa del Ministerio de Educación porteño, Jorge Aguado, fue señalado en los últimos días por ser el funcionario que autorizó el pago de más de 15 millones de pesos a tres empresas informáticas para el "desarrollo del software e implementación del sistema de inscripción online", procedimiento que dirigentes de la oposición porteña y sindicatos docentes denuncian como responsable de dejar sin vacantes a más de 7.000 niños.

Aguado, hijo del ex gobernador de facto de la provincia de Buenos Aires durante la última dictadura cívico militar, ya había sido fuertemente cuestionado en 2010 porque también desde su cartera se ejecutó la licitación para la compra de netbooks con importantes sobreprecios, en referencia a los precios de compra del programa nacional Conectar Igualdad.

Ya había sido fuertemente cuestionado en 2010 porque también desde su cartera se ejecutó la licitación para la compra de netbooks con importantes sobreprecios

A la licitación se presentó un solo oferente, la empresa Prima propiedad del Grupo Clarín, que ofertó y se adjudicó 274 millones de dólares para la provisión de 178.000 equipos informáticos.

En ese momento, el experto en informática y perito judicial Ariel Garbarz, acusó al gobierno porteño de pagar "más de 3,3 veces el precio más caro" las computadoras.

Según el ingeniero de la Universidad Tecnológica Nacional "el precio por las 178.000 netbooks que va a comprar el gobierno de la Ciudad, dividido por el precio de mercado de los equipos más caros que se ofertan, me da el valor de 53.400.000 dólares".

Por entonces, el especialista señalaba que se "tendría que haber hecho un estudio previo de mercado" y afirmó que "si se hubiera querido contratar sin un valor total previo, tendría que haber convocado a muchos oferentes para que compitan en precio".

Sin embargo, "apareció un solo oferente final que es el único que podía cumplir con la condición establecida por el pliego que es la de ofrecer 7 megabits por segundo".