13/02/2014 tras los incidentes

Leopoldo Lpez dice que no pudo verificar una orden de captura en su contra

El dirigente opositor venezolano Leopoldo López no había podido "verificar" hasta este mediodía si efectivamente se libró una orden de captura contra él, como publicó hoy un diario local y reprodujeron agencias noticiosas extranjeras, pero no anunció ni confirmó ninguna autoridad política ni judicial.

"Cuando fuimos al tribunal donde estaba la orden nos encontramos que estaba cerrado porque se quemó el sistema que hace la distribución de los expedientes", explicó Carlos Vecchio, dirigente del partido Voluntad Popular (VP) que lidera López.

"Empezamos a averiguar con fiscales y jueces para ver dónde está la orden físicamente; queremos saber qué pretende el gobierno", añadió Vecchio en una conferencia de prensa reseñada por el diario Ultimas Noticias en su sitio web.

Vecchio afirmó que López se encontraba en su casa, analizando la situación con sus abogados, y aseguró que el cuestionado exalcalde no piensa marcharse del país. "No tenemos miedo y mucho menos Leopoldo López", subrayó.

El diario caraqueño El Universal afirmó en su edición impresa de hoy que la jueza a cargo del Tribunal 16to. de Control de Caracas, Ralenys Tovar Guillén, libró anoche la "orden de aprehensión N° 007-14", requiriendo al Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) que capture a López, e incluso publicó una fotografía del supuesto documento.

En ese texto se acusa a López de los delitos de asociación, instigación a delinquir, intimidación pública, incendio a edificio público, daños a la propiedad pública y lesiones graves.

Asimismo, se le imputa "homicidio intencional calificado ejecutado por motivos fútiles e innobles" en los casos de Juan Montoya y Bassil Da Costa, los dos primeros de los tres muertos ayer como producto de las manifestaciones oficialistas y opositoras en Caracas.

Sin embargo, ninguna autoridad política ni judicial confirmó que hubiera una orden de captura contra López, como sí ocurrió con el caso del diplomático jubilado Fernando Gerbasi y el vicealmirante retirado Iván Carratú, anunciada anoche por el presidente Nicolás Maduro y reproducida esta mañana por una nota de prensa del Ministerio de Comunicación e Información.

Gerbasi -exembajador en Colombia- y Carratú -jefe de la Casa Militar durante el último mandato del presidente Carlos Andrés Pérez (1989-93)- fueron acusados de conocer previamente que iban a producirse los disturbios de ayer.

Por otra parte, la diputada María Corina Machado será investigada por la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), por decisión de la mayoría oficialista y también en relación con los incidentes de ayer en las marchas callejeras, consignó la agencia noticiosa ANSA.

"Los elementos de ayer son muy fuertes y contundentes para abrir una averiguación sobre esta señora que se escuda detrás de la inmunidad parlamentaria para incitar la violencia y generar clima de violencia como el que se dio el miércoles", dijo el primer vicepresidente de la Asamblea, el chavista Darío Vivas.

Numerosas figuras del partido gobernante responsabilizaron a López y a Machado por los disturbios registrados en las marchas oficialistas y opositoras de ayer en varias ciudades del país, que, según datos oficiales, dejaron al menos tres muertos, 66 heridos y 70 detenidos.

López y Machado asumieron en las últimas semanas una actitud más radical dentro de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) que nuclea a 29 partidos de la oposición, con convocatorias permanentes a que la ciudadanía salga a la calle para procurar "la salida" anticipada del gobierno.

Esa posición, que no es compartida por el excandidato presidencial y hasta ahora líder del sector, Henrique Capriles, dejó a la coalición al borde de la ruptura.