12/02/2014 festival de cine

Celina Murga cosech aplausos en Berln con "La tercera orilla"

La directora argentina Celina Murga cosechó aplausos hoy al presentar en la competencia oficial del 64to. Festival de Cine de Berlín su película “La tercera orilla”, en la que describe el drama de un adolescente que se debate entre hacer realidad los deseos de su padre o seguir su propio camino.

Por Enviado especial


El buen recibimiento que el nuevo filme de la autora de “Ana y los otros” y “Una semana solos” tuvo en el Berlinale Palast estuvo a la altura de las expectativas que había generado, no sólo por su trayectoria sino además por que la película llegaba a Berlín con el padrinazgo del estadounidense Martin Scorsese, nada menos.

Murga, que se presentó luego en conferencia de prensa junto al protagonista del filme, el joven paranaense Alián Devetac, entró con el pie derecho a la competencia por el Oso de Oro con este drama de un adolescente que se siente presionado por su padre, un médido influyente que lo llena de responsabilidades pero no lo reconoce.

Se trata de una situación muy tensa y particular ya que su padre (interpretado por Daniel Veronese) mantiene vidas paralelas: una con él, su madre y sus dos hermanos, a quienes no reconoce socialmente, aunque sí mantiene económicamente, y la otra con su familia “oficial”, integrada por su esposa y un hijo.

Él es el mayor de los hijos no reconocidos y, sin embargo, su padre decidió que él sea su sucesor en los negocios y en su profesión, presionándolo a diario para que se ocupe de distintos asuntos y provocándole un sentimiento secreto de odio y rechazo, especialmente por el sufrimiento cotidiano que le provoca a su madre.

Luego de la conferencia de prensa que brindó tras la proyección, Murga participó en una mesa redonda sobre la situación del cine en la Argentina, junto a Benjamín Naishtat, quien compite por el Oso de Oro con su “Historia del miedo”, y el productor Hernán Musaluppi, miembro del jurado que elegirá la mejor ópera prima de todas las secciones del festival.

La mesa redonda, que contó además con la presencia del crítico Diego Lerer y el productor alemán Peter Rommel, tuvo lugar en el Filmmuseum–Deutsche Kinemathek de Berlín y fue organizada por la World Cinema Fund, que subencionó los filmes de Murga y Naishtat.

“Tenemos un buen entrenamiento para lidiar con situaciones inestables”, afirmó Murga en relación a las dificultades enconómicas a las que tienen que hacer frente la mayoría de los cineastas en la Argentina.

Murga, que sabe de lo que habla ya que filmó "Ana y los otros", su primera película, en plena crisis del 2001, añadió que “era una locura hacer una película en ese momento, pero los deseos y las ideas están por delante de los problemas económicos. Es después cuando se organiza la producción".

Esa capacidad de adaptación propia de la mayoría de los argentinos, y no únicamente de aquellos que se dedican al cine, fue un poco el eje del debate que se generó en torno al tema "Forever Young/Argentinian Cinema of the XXI century. Perfil artístico, temáticas, producción y estrategias de cooperación”.

En ese sentido, Naishtat opinó que “la realidad argentina parece estar siempre al borde del colapso. Esto también tiene sus cosas buenas porque tenés que adaptarte a las circunstancias. Al contrario de lo que sucede en Europa donde los proyectos se hacen con mucha anticipación, nosotros nos manejamos con mucha espontaneidad".