28/01/2014 msica

Falleci Pete Seeger, cono del folk y los derechos humanos

El cantante y compositor de folk Pete Seeger, considerado como una de las principales figuras de ese género musical, hombre de la izquierda estadounidense y un activista por los derechos humanos, falleció en Nueva York a los 94 años.


La muerte del "testamento del poder de la canción y la cultura", tal como lo definió Bruce Springsteen, ocurrió ayer en el New York-Presbyterian Hospital, donde permanecía internado desde hacía una semana.

Springsteen le rindió homenaje con un maravilloso disco y luego una gira posterior "We Shall Overcome: The Seeger Sessions", donde  incluyo clásicos de este músico con una big band a puro folk.

En 1989 Seeger visitó Argentina y brindó tres inolvidables shows junto a León Gieco en el teatro Opera, que quedaron inmortalizados en un CD que incluye versiones conjuntas de "Guantanamera", "Hombres de hierro" y "La Cigarra", entre otras versiones del clásicos latinoamericanos.

Hijo de un musicólogo y una violinista, Seeger nació en Patterson, en Nueva York, y aprendió los rudimentos del ukelele a través de clases privadas en el colegio, pero su verdadero interés por la música le vino después de que sus padres se separaran.

Su padre y su madrastra, la compositora Ruth Crawford, coleccionaban y tocaban en casa viejas canciones folk, recopiladas por John y Alan Lomax, los grandes arqueólogos de la música tradicional norteamericana.

Un joven Seeger se empapó de todo ese ambiente al tiempo que se aficionaba a tocar el banjo, el instrumento folk por excelencia, que más tarde se convertiría en su seña de identidad sonora.

Antes de dedicarse de lleno a la música, Seeger quiso ser periodista y estudió en Harvard, donde pronto dio rienda suelta a su activismo político y fundó un periódico de corte comunista.

Pero dejó los estudios a los dos años para viajar a Nueva York y conocer, de la mano de Alan Lomax, al prócer del blues Leadbelly.

Los expertos consideran que el folk moderno nació el 3 de marzo de 1940, que fue el día en que Seeger conoció a Woody Guthrie en un concierto benéfico por los trabajadores inmigrantes.

Ambos pusieron en común su necesidad de transformar la realidad social a través del folk, al que añadieron nuevas texturas y una vena muy combativa en el grupo Almanac Singers.

Junto con Lee Hays, exmiembro como él de los Almanac Singers, formó The Weavers, que contó también con Ronnie Gilbert y Fred Hellerman.

Bajo el sello Decca Records, profesionalizaron su situación y dejaron entrar arreglos orquestales que les permitió alcanzar mayores audiencias con su folk coral.

En los primeros cincuenta, se convirtieron en estrellas nacionales con canciones como "Kisses Sweeter Than Wine" y "So Long (It Been Good to Know Yuh) fueron algunos de sus éxitos, aunque otras composiciones como "If I Had a Hammer" o "Goodnight Irene" gozaron de mayor acogida entre la comunidad folk.

Con el paso del tiempo, no tardó en convertirse en una de las voces más autorizadas de la escena bohemia y activista del Greenwich Village de Manhattan, que trajo el renacimiento del folk, alumbrando a dos de sus grandes profetas en los sesenta, Bob Dylan y Joan Baez.

Fue perseguido por las autoridades norteamericanas por sus ideas políticas y su antigua pertenencia al Partido Comunista, en el que ingresó en 1942.

Con la excusa de formar parte de esta organización, tuvo que pasar por los interrogatorios del comité del Senado que presidió el senador republicano Joseph McCarthy, durante la famosa caza de brujas a mediados de los cincuenta.

Seeger se negó a declarar, acogiéndose a la primera enmienda de la Constitución y fue sentenciado a un año de prisión en 1961 pero una corte desestimó la acusación.

Durante los sesenta, se involucró en la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos, al punto tal que uno de los himnos del movimiento, liderado por Martín Luther King Jr., fue una de sus canciones "We shall overcome", que realmente era una variación que hizo de un viejo canto espiritual del gospel.

Seeger se opuso a la Guerra de Vietnam y le dedicó una feroz canción al presidente Lyndon Johnson a mediados de los sesenta por su agresiva política exterior, llegando a ser censurado en televisión.

En 1994, Bill Clinton le concedió la prestigiosa Medalla Nacional de las Artes por su contribución a la cultura norteamericana, mientras que en su 90 cumpleaños, se celebró un concierto homenaje en el Madison Square Garden en el que propio Springsteen le presentó como "un archivo vivo de la música americana y de su conciencia, un testamento del poder de la canción y la cultura". 
etiquetas