20/01/2014 Noavestruz

La bsqueda en el pasado para seguir adelante, en lenguaje clown

La payasa Silvia Aguado revela en su unipersonal "Rompiente", el universo de un ser que desde lo perdido bucea en sus recuerdos, mientras conduce al espectador en un viaje emocional y sutil, los sábados a las 22.30 en NoAvestruz.

Por Laura Ferr


"¿Qué pesa?" Las palabras que conforman esta pregunta son algunas de las -pocas- que pueden escucharse durante el espectáculo, y son pronunciadas por la protagonista, quien compone a una clown dotada de la agudeza y de la poesía -muchas veces dolorosa- del mundo de la infancia.

"Ruda" se llama la criatura encarnada por Aguado, quien transita la función cargada con una mochila enorme, cuyo peso se irá alivianando gracias a la ríspida tarea de abandonar lo que ya no se usa, aunque se trate de objetos vitales entrañables.

En esta cuestión de "hacer lugar" y dejar espacio libre para que se devele la incógnita de lo que vendrá, la precisa dirección de Agustín Flores Muñoz y la solidez de la actriz consiguen que la atención del espectador se mantenga, siempre dentro de un clima onírico, una atmósfera de viaje eterno.

Las metáforas, el humor y un suave dejo melancólico signan la trama que se desarolla libre de escenografía, sólo con la presencia de un pequeño faro de cartón, un elemento simple que delimita una playa como horizonte, una suerte de zona depositaria de deseos y temores para la entrañable protagonista.

La payasa despliega una corporalidad exquisita e intensa, despertando momentos de gran emoción, que prácticamente se sincronizan con otros donde el humor aparece entrelazado con lo circense, capaz de convocar las risas de la platea.

Esta creación de Agustín Flores Muñoz, Lila Monti y Aguado, dirigida por Flores Muñoz, se interroga sobre el paradero de los recuerdos, cuando el olvido y el azar corroen su existencia y dibujan un borde entre la tierra y el mar, una rompiente.

La puesta despojada, la música sutil y la impronta de algunos objetos significativos -un muñeco, un viejo grabador, una antigua lata de galletitas marineras- se transforman gracias al talento de Aguado en verdaderos coprotagonistas de la obra.

La duración de -aproximadamente- una hora, resulta más que apropiada para que la magia del itinerario compartido entre el público y la actriz pueda compartirse y disfrutarse en una bella complicidad.

Las funciones de "Rompiente" se realizan los sábados, en  NoAvestruz, Humboldt 1855, a las 22.30, un espacio dotado de gradas con almohadones, capaces de subrayar el clima de viaje, de tránsito, de proceso viviencial en construcción.
etiquetas