14/12/2013 literatura

Matias Orta recorre el cine de Carpenter en “Encerrados Toda la Noche”

El periodista Matías Orta es el autor de “Encerrados toda la noche”, un libro de artículos, fichas y fotografías que recorre la filmografía completa del gran cineasta estadounidense John Carpenter, maestro del cine fantástico y de terror, que cuenta con una entrevista exclusiva al realizador y un prólogo del uruguayo Israel Adrián Caetano.

Con vistas a una próxima reedición gracias a la aceptación que tiene entre los lectores, Orta explicó que el libro fue un encargo que Mariano González Achi le hizo en 2010 a través de la editorial Cuarto Menguante, con la idea de que “el enfoque fuera mezclar información y análisis de cada una de las películas de Carpenter”.


“Cuando González Achi me convocó no pude negarme porque era como si fuera una cosa del destino, ya que John Carpenter es uno de mis máximos referentes del cine fantástico”, recordó el periodista, que trabajó en la revista La Cosa y actualmente escribe críticas y entrevistas en el sitio de internet especializado en cine A Sala Llena.

En una entrevista con Télam, el autor del libro sostuvo que “el objetivo era tratar de concentrarnos mucho en las obsesiones de Carpenter, ya que hay temas recurrentes en cada una de sus películas, como por ejemplo el encierro, que justamente da título a este primer título de una colección más amplia sobre directores de cine”.

Autor de clásicos del cine fantástico como “Halloween” y “La niebla”, y de otros grandes filmes de terror como “El príncipe de las tinieblas” y “En la boca del miedo”, Carpenter comenzó muy joven a vincularse con el cine y, con sólo 22 años, obtuvo el Oscar al mejor cortometraje por “La resurrección de Bronco Billy” (1970).

Había comenzado los estudios de cine en la Universidad del Sur de California, con maestros de la talla de John Ford, Alfred Hitchcock e incluso Orson Welles, aunque dejó estos estudios inacabados para dedicarse a producir sus propias películas, entre ellas el western urbano “Asalto al precinto 13” (1976).

“A los 8 años ví `Hallowen` y quedé perturbado para siempre. Veía mucha televisión y cine pero esta película me impactó especialmente porque el monstruo no moría. Era una película que no era tranquilizadora para nada. Y a partir de ahí me volví muy fanático de Carpenter”, recordó Orta.

Según destacó el periodista, “en todas sus películas hay un patrón: son obras muy audaces y especialmente no son para nada tranquilizadoras. Lo que me gusta de sus películas es que te plantean desafíos hasta el último momento, porque nunca sabés cómo va a terminar todo”.

“Él tenía un sentido muy afinado del entretenimiento. Hacía películas simples pero no simplistas, ya que tenía subtextos muy poderosos en lo político y social, al igual que Howard Hawks, Alfred Hitchcock y John Ford. Como ellos, él hacía un cine bastante clásico”, señaló Orta.

En relación al título del libro, Orta añadió: “El tema del título es el encierro. En sus películas los personajes están siempre encerrados para evitar el avance del mal o de una amenaza. Es una situación que se repite mucho en sus películas y eso genera mucha paranoia y tensión llevadas hasta las últimas consecuencias”.

“El mal en sus películas puede tener la forma menos esperada, algo que no se detiene ante nada. Adopta formas inesperadas, inauditas”, sostuvo y puso como ejemplo el ser extraterrestre de “El enigma de otro mundo” (1982) o el automóvil demoníaco en “Christine” (1983).

Para el autor del libro, “otro elemento recurrente en Carpenter es que todas sus películas son westerns encubiertos. Es su género preferido y muchos de sus personajes son antihéroes como algunos de los vaqueros de clásicos del cine western”.

“La figura del antihéroe de Carpenter nos lleva a otra constante en sus películas, que es su mirada nihilista del mundo. Es un anarquista confeso y va siempre en contra de las autoridades y las instituciones”, sostuvo Orta, para quien el mejor ejemplo de esa expresión subversiva es Snake Plissken, el personaje encarnado por  Kurt Rusell en “Escape de Nueva York” (1981) y “Escape de Los Ángeles” (1996).

Orta agregó que “esa mirada de Carpenter puede partir de su formación y el contexto que se vivía en aquellos años. Hechos que fueron minando el optimismo que tenía el pueblo estadounidense y lo fue convirtiendo en un pesimismo muy marcado”.

La idea del autor fue estructurar el libro de manera cronológica, para que fueran apareciendo película por película por orden de aparición (también sus trabajos en televisión), cada una de las cuales está acompañada por una ficha técnica y artística.

Además, Orta afirmó que “tenemos el privilegio de un prólogo de Adrián Caetano”, quien en uno de los tramos de su texto elogia “la austeridad y el ingenio de un director que sacaba agua de las piedras”, en referencia a su capacidad de narrar historias sencillas pero atractivas con muy poco presupuesto.

Por último, el periodista recordó que el libro incluye una entrevista exclusiva a Carpenter, con quien pudo contactarse telefónicamente: “Fue un caballero, me respondió todas mis preguntas. Sin embargo, es un tipo parco y de pocas palabras. Pero para mí fue lo más parecido a hablar con Dios”.
etiquetas