04/12/2013 informe del Washington Post

La NSA persigue cientos de millones de celulares en todo el mundo

El espionaje de EEUU tiene la localización instantánea de cientos de millones de celulares en todo el mundo, con lo que rastrea a sus propietarios y mapea las relaciones que sostienen, reveló el Washington Post a partir de documentos liberados por Edward Snowden.

Según un artículo publicado por el diario de la capital estadounidense, la National Security Agency (NSA) recolecta diariamente unos 5 mil millones de registros de localización de celulares en el planeta entero, y alimenta así una base de datos que almacena información sobre centenares de millones de aparatos.


La información, provista por el ex contratista de la NSA Edward Snowden, hoy refugiado en Rusia, y confirmada por funcionarios que el diario no identifica, agrega que la "comunidad de inteligencia" está en condiciones de utilizar esa información para organizar una megaherramienta de vigilancia masiva.

En el territorio estadounidense, la NSA no tiene la intención de recolectar esos datos, pero le llegan "incidentalmente": no intencionadamente, pero sí previsiblemente. El resto del mundo ni siquiera goza de esa distinción.

Un gerente principal de recolección de datos citado por el Post, que habló bajo anonimato pero con autorización de la NSA, explicó que los datos llegan a través de intervenciones en el cableado que interconecta las redes de celulares, y llevan información de dispositivos de todo el mundo.

Cuando un estadounidense hace turismo en el extranjero, le caben las generales de la ley, dijo: se recoge su información sin limitación alguna.

El espionaje de EEUU tiene la localización instantánea de cientos de millones de celulares en todo el mundo, con lo que rastrea a sus propietarios y mapea las relaciones que sostienen

El diario de Washington afirma que el impacto potencial sobre la privacidad, la escala y la amplitud de este programa superaría todos los que ya se habían revelado a partir de junio pasado. Los analistas pueden encontrar cualquier celular en cualquier lado del planeta, seguir sus movimientos y revelar las relaciones entre los individuos que los usan.

Los funcionarios estadounidenses se defienden diciendo que los programas del sistema son legales y solo atacan a extranjeros.

Tajante, el consejero general del Despacho del Director de Nacional de Inteligencia, que supervisa a la NSA, enfatizó que "ningún elemento de la comunidad de inteligencia está recogiendo información masiva sobre localización de teléfonos celulares bajo ninguna autoridad", pero agrega: "en los Estados Unidos".

Aunque la NSA, dice el Post, no tiene motivos para sospechar de los movimientos de la abrumadora mayoría de los celulares del planeta, recoge información a granel porque sus herramientas analíticas más poderosas le permiten buscar socios desconocidos de blancos de inteligencia detectados rastreando sus cruces.

CO-TRAVELER y herramientas asociadas parecen exigir la recolección metódica de datos de localización en el mundo entero, y su almacenamiento. El gobierno estadounidense sabe cuándo una persona entra a una reunión de negocios confidencial, visita al médico, se aloja en un hotel, en un hogar o en sitios protegidos.

Chris Soghoian, de la American Civil Liberties Union (ACLU) explicó que "por leyes de la física, nadie puede mantener privados los datos de localización", lo que los hace particularmente sensibles: “para esconderse, la única manera es desconectarse de nuestros sistemas modernos de comunicación y vivir en una cueva".

La cuestión de los datos de localización movilizó también a algunos congresistas, como los tres demócratas Ron Wyden, Mark Udall y Bárbara Mikulski, que sin embargo solo se limitan a residentes en Estados Unidos.