25/11/2013 San Juan

Se comprometieron a profundizar la lucha contra la violencia de género al culminar el Encuentro Nacional de Mujeres

El XXVIII Encuentro Nacional de Mujeres culminó en la ciudad de San Juan con un fuerte compromiso de las 20.000 participantes de todo el país en profundizar la lucha contra la violencia de género, en tanto se eligió durante el acto de cierre la capital salteña como sede para la reunión de 2014.

Por Marta Gordillo

Con un fuerte compromiso culminó el Encuentro Nacional de Mujeres

"Logramos realizar el Encuentro y es un éxito que le demos continuidad para el año que viene en Salta", declaró a Télam una de las organizadoras de las jornadas, Alejandra Godoy, quien detalló que el desarrollo de los talleres fue muy bueno, "todos funcionaron bien y muchísimos se desdoblaron".

No obstante, aclaró que "hubo algunos inconvenientes en uno de los talleres sobre aborto porque vinieron a provocar mujeres de la Iglesia Católica".

En este sentido, uno de los temas fundamentales que atravesó al Encuentro y marcó el clima de la marcha que se realizó ayer por la capital provincial, fue el reclamo por la legalización del aborto, que se sintetizó en la consigna "educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir", y el pedido de "separación de la Iglesia del Estado".

En este marco, ayer hubo provocaciones e incidentes contra algunos micros de delegaciones que partían de San Juan, que si bien no perturbaron la realización de las jornadas, revelaron la persistencia de "reacciones mafiosas, fascistas y machistas", según las organizaciones.

La convocatoria a los debates fue tan imponente que con los 58 temas planteados se conformaron más de 200 talleres, con conclusiones que en todos los casos mostraron el espíritu de compartir, profundizar, organizar y luchar por los derechos de las mujeres, con confluencias y disidencias.

Entre las problemáticas que concitaron un gran interés estuvieron las referidas a las distintas formas de violencia, institucional, familiar, laboral, denunciando los principios de "una sociedad patriarcal".

Se debatieron temas, que se plantearon centrales, como el de la lucha contra la trata de personas y las instituciones conniventes, las distintas elecciones sexuales, las discriminaciones y sus rótulos, las problemáticas de pareja, las mujeres trans, la situación de las mujeres de las comunidades originarias, los efectos de la megaminería, la salud, la precarización laboral.

Con la satisfacción, alegría y empoderamiento que vivieron las 20.000 mujeres que participaron de estas tres jornadas, quedó plasmado lo que muchas dijeron: "cada encuentro nos hace visibles a las mujeres invisibles", y "cada encuentro nos hace más fuertes y nos permite avanzar en nuestra lucha cotidiana".

Uno de los momentos de mayor potencia del encuentro fue la multitudinaria, colorida y combativa marcha de ayer que concentró al conjunto de las mujeres que vinieron a San Juan y buscó visibilizar sus voces y reclamos que surgían desde nutridas columnas de organizaciones sociales, políticas y gremiales.

Al finalizar la marcha, cuando un sector masivo de las manifestantes pasó frente a la catedral sanjuanina, hubo algunos altercados con jóvenes varones católicos que habían hecho un cordón delante de la iglesia, lo que fue vivido por las mujeres como una provocación.

Finalmente, el acto de cierre definió la sede, entre las ciudades de Salta y Buenos Aires, del XXIX Encuentro Nacional de Mujeres 2014, marcando la continuidad y fortalecimiento de este movimiento social, único en Latinoamérica.

Se eligió, por ovación, Salta porque "entendemos que este encuentro siempre fue federal, muy importante y que permite visibilizarnos en el interior", dijo a Télam Mercedes Meller integrante de una delegación de mujeres de Santa Fe.

"Además, como Salta -continuó- es una provincia fronteriza, las redes de trata tienen ahí uno de sus núcleos de tráfico de personas, por eso entendemos que nuestra lucha tiene que ser llevada allá, como también es importante por la situación de los pueblos originarios, por el tema del aborto clandestino y de la violencia que venimos denunciando".

"Queremos ir allá para visibilizar estas problemáticas y para que se sumen las mujeres salteñas a este movimiento", justificó Meller.

En tanto, la propuesta de Buenos Aires se basaba en que "tenemos la ley de educación sexual y no se aplica, la ley de violencia y no tiene presupuesto, la ley de trata y no está reglamentada, el proyecto de aborto legal, seguro y gratuito y no se trata; ¿Dónde se pueden encaminar en serio estos reclamos? Donde está el Congreso, donde está el poder político central", dijo la dirigente Vilma Ripoll.

En este sentido, añadió que "un año más que perdamos en ese camino, son miles de mujeres muertas, golpeadas, desaparecidas; entonces necesitamos resolver y hay que ir a donde se resuelven los problemas, Buenos Aires".