21/11/2013 cine

Patrono y Soria estrenan “El blues de los plomos” en Mar del Plata

Gabriel Patrono y Paulo Soria son los directores del documental que participa de la sección Banda de Sonido Original del Festival de Cine de Mar del Plata, en el que visibilizan la importante tarea de los “plomos”, ayudantes de bandas musicales que “de alguna manera son parte fundamental de la mística que el rock construye”.

Por Enviado especial

Usando diferentes cámaras para describir la labor de los plomos jóvenes y otros más viejos, con más historias y experiencias, los directores trabajaron mezclando esos registros con el material de archivo de distintas procedencias, lo que le da al documental -según dijeron- “un look de collage que no esperábamos originalmente, pero que nos gusta mucho”.

En diálogo con Télam, Soria y Patrono señalaron que querían retratar la vida secreta de estos trabajadores del rock que “sostienen el espectáculo desde las sombras”, pero admitieron que la película no es sólo sobre ellos, sino que además habla sobre “la amistad, la lealtad, el trabajo en equipo y el compromiso con un proyecto”.

-¿Cómo surgió la idea que le dio forma a la película?
-Con Patrono hace muchos años que venimos hablando acerca de la idea de hacer algo sobre esos personajes que, como decimos, viven en "estado de rock". Esas personas que habitan las orillas del espectáculo rockero, no son las estrellas, pero de alguna manera son parte fundamental de la mística que el rock construye. Cuando empezamos a tirar ideas surgió la figura de los plomos y nos entusiasmó mucho, porque son justamente los que sostienen el espectáculo desde las sombras.


-¿Cuál es el tema de la película y por qué les interesó ponerlo en escena?
-Partimos a investigar este mundo sin saber del todo cuál era el tema que estábamos abordando. Pero a medida que conocíamos plomos y profundizábamos en su relación con los músicos, nos dimos cuenta de que la película iba a hablar de la amistad, la lealtad, el trabajo en equipo y el compromiso con un proyecto. Eso nos identificó inmediatamente, percibimos que estábamos hablando de nosotros mismos y de lo que hacemos.


-¿Cuáles son las preocupaciones humanas que los motivaron?
-En cuanto a lo humano, nos motivó el hecho de poner en escena un aspecto del mundo del rock que no ha sido visitado, pero sobre todo el hecho de hacerlo a través de los hombres menos reconocidos del ambiente y que, a su vez, son los que más tiempo de sus vidas dedican al espectáculo rockero. Son como militantes de sus propios jefes, porque los reconocen como ídolos musicales.


-¿Y en términos narrativos?
-Lo narrativo y lo estético partió de una idea original que fue encontrando su forma sobre la marcha, ya que en medio de la investigación y rodaje fueron apareciendo personajes y temas a desarrollar y cada uno requería un tratamiento distinto. Hay plomos históricos y plomos actuales, por lo tanto tenemos archivo y cosas filmadas ahora y cada personaje o grupo de personajes tiene su tratamiento estético particular.


-¿Cómo fue el proceso de escritura, rodaje y producción de la película?
-Hubo un guión que escribimos con una investigación previa, pero que fue modificándose a medida que avanzaba el rodaje. Habíamos ya partido con la idea de contar la historia de Oveja Negra y el "Blues de los Plomos" compuesto y grabado por ellos en los 80, ya que fue la primera banda formada originalmente por asistentes, que logró pegar el salto al escenario y cantarle a los plomos.


-¿Qué fue lo más interesante del proceso?
-Lo más interesante que nos sucedió fue que en un momento nos dimos cuenta que los personajes que estábamos siguiendo no eran los protagonistas, sino el canal para poner en escena al verdadero protagonista de la película: el oficio de plomo. Cuando nos dimos cuenta de eso, todo cobró más sentido y afianzamos esta idea de collage de voces, muchas voces antes desconocidas que le dan voz al oficio.


-¿Qué importancia tiene para vos y para la película haber sido convocado a Mar del Plata?
-Nos pone muy contentos, porque creemos que es lo que los plomos se merecen. Poder estar en la misma sección junto a los documentales sobre Charly García y Pescado Rabioso, es colocarlos a ellos a la misma altura que los músicos y eso es lo que buscábamos con este documental.


-¿Qué expectativas tienen?
-Esperamos que la película sea vista por mucha gente, pero sobre todo esperamos que los plomos se sientan representados y que el público logre conocer un aspecto del rock que nunca antes vio. No buscamos un evento periodístico, sino emocional, que quien vea la película pueda identificarse y sentir lo que siente un plomo armando un escenario para que su artista se exprese frente a miles de personas.