12/11/2013 Haiyan

El enviado filipino a la COP19 culpa al calentamiento global por el tifn

El representante de Filipinas en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU, Naderev Sano, comenzó un ayuno para reclamar medidas concretas contra el calentamiento global, al que responsabilizó del tifón Haiyan que dejó en su país a más de 10.000 muertos.

Los delegados de los casi 200 países asistentes a este foro, que se celebra en Varsovia, guardaron tres minutos de silencio en homenaje a las víctimas del tifón cuya nombre en Filipinas es "Yolanda".

El representante filipino, que recordó la devastación con la voz entrecortada y visiblemente emocionado, anunció que había dejado de ingerir alimentos durante la cumbre hasta que se logre un "resultado significativo".

"Podemos tomar acciones drásticas para evitar un futuro en el que los supertifones se conviertan en una forma de vida", reclamó, en un discurso recibido por los asistentes con una ovación, según despacho de Europa Press.

El Panel Intergubernamental de la ONU sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) admite que el calentamiento global causó un aumento medio de 20 centímetros del nivel del mar durante el último siglo, lo que podría provocar temporales más fuertes. El aire más cálido, además, puede acumular más humedad y generar más precipitaciones.