07/11/2013 inters

El BCE rebaj su tasa de referencia a un nuevo mnimo histrico de 0,25%

El Banco Central Europeo (BCE) rebajó hoy su tasa de interés de referencia a un nuevo mínimo histórico de 0,25 por ciento, decisión que justificó en que avizora un período prolongado de baja inflación en la región, a raíz de la situación recesiva.

La medida tuvo un impacto inicial positivo en los mercados, que habían abierto la sesión en baja y pasaron en algunos casos a terreno positivo, aunque las subas fueron moderadas.

Cerca del cierre, Frankfurt subía 0,69 por ciento y París 0,36 por ciento; mientras que Londres bajaba 0,38 por ciento y Milán registraba una baja de 1,72 por ciento.

Tras conocerse la decisión del BCE, el euro cayó casi dos centavos de dólar y se cambiaba a 1,3356 dólares, frente a los 1,3510 dólares a mediodía; y también caía frente a otras divisas como el yen y la libra esterlina.

La tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en octubre en 0,7 por ciento, cuatro décimas por debajo del nivel alcanzado el mes anterior, la lectura más baja del indicador de precios desde noviembre de 2009, cuando el dato de inflación de la eurozona fue de 0,5 por ciento.

La mayor parte de los expertos descartaba que el BCE iba a recortar el precio del dinero y contemplaba que lo iba a hacer recién en diciembre, según la agencia de noticias EFE.

El BCE no había modificado el precio del dinero desde mayo y había dicho que mantendría las tasas de interés en los niveles actuales o por debajo de ellos durante un periodo de tiempo amplio.

En conferencia de prensa, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Dragui, justificó la decisión de la entidad de reducir la tasa de interés ante la perspectiva de un "período prolongado de baja inflación" en la eurozona.

No obstante, Dragui adelantó que el Banco Central Europeo mantendrá las tasas en su mínimo actual durante mucho tiempo, y advirtió que "los riesgos para la zona euro continúan ahí", como "una demanda doméstica más débil de lo esperado y reformas estructurales insuficientes". 

Por su parte, el Banco de Inglaterra mantuvo las tasas de interés en el mínimo histórico de 0,5 por ciento, en línea con su política de mantener las tasas bajas hasta que se recupere el mercado laboral.

Además, decidió dejar invariable su programa de inyectar dinero para estimular la economía, que actualmente comprende 375.000 millones de libras (602.000 millones dólares).