04/11/2013 Siria

La ONU inform que el 40 por ciento de la poblacin siria necesita ayuda humanitaria para sobrevivir

La ONU advirtió que la crisis humanitaria está empeorando en Siria y que alrededor del 40% de los 23 millones de sus habitantes necesita ayuda, mientras que el gobierno sirio anunció un plan de vacunación para combatir un brote de polio.

"La situación humanitaria en Siria continúa deteriorándose de manera rápida e inexorable. El número de personas que estimamos necesitan ayuda humanitaria en Siria ya aumentó a unos 9,3 millones y, de ellos, 6,5 millones fueron desplazados de sus hogares", explicó la vocera Amanda Pitt.

Pitt habló en nombre de la Jefa de Asuntos Humanitarios de la ONU, Valerie Amos, quien hoy presentó un informe sobre la situación en Siria y en los países vecinos en una sesión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad en Nueva York.

Según su informe, además de los 6,5 millones de desplazados que quedaron dentro de Siria, más de dos millones lograron cruzar las fronteras y refugiarse en los campos instalados en los países vecinos.

Los trabajadores humanitarios en Siria comparten la desesperación de Amos.

"Antes de venir aquí estuve en Yemen, Afganistán e Irak, pero nunca vi nada igual, por la complejidad de la situación y el número de habitantes desplazados", explicó a ANSA Simon Schorno, jefe del Comité de Comunicaciones de la Cruz Roja Internacional en Siria.

El veterano profesional advirtió que "hoy existe una guerra dentro de otra guerra" en Siria y recordó los constantes ataques contra convoys y trabajadores humanitarios, los 22 miembros de la Media Luna Roja que fueron asesinados y sus tres pares de la Cruz Roja Internacional, secuestrados el mes pasado.

"Aquí la salud se utiliza como arma de guerra por todos los grupos armados", agregó.

Además de los 6,5 millones de desplazados que quedaron dentro de Siria, más de dos millones lograron cruzar las fronteras y refugiarse en los campos instalados en los países vecinos

Ante el evidente deterioro de la situación dentro de Siria, donde desde hace más de dos años y medio distintos grupos armados mantienen una guerra civil con el gobierno de Bashar Al Assad, Amos pidió al Consejo de Seguridad que ayude a garantizar un mayor acceso de la ayuda humanitaria en ese país árabe. 

Sin embargo, desde el gobierno de Al Assad pidieron una medida más concreta: la suspensión de las sanciones que prohíben el ingreso legal de ayuda financiera al país.

Según la ministra para los Asuntos Sociales siria y jefa del Comité Interministerial de Socorro, Kinda al Shammat, el gobierno no tiene "los fondos necesarios para dar asistencia a los desplazados internos".

"Pero a causa de las sanciones no podemos conseguir un euro más en ayuda financiera, ni siquiera de nuestros emigrantes de todo el mundo. Todo el mundo habla sobre el sufrimiento del pueblo sirio, pero la verdad es que ayudan a hacerlos sufrir aún más", se quejó la ministra en diálogo con ANSA.

Actualmente la ayuda de los países occidentales sólo puede ingresar legalmente a Siria en forma material, como alimentos y medicinas, y solamente a través de las agencias de la ONU.

No obstante las limitaciones, el gobierno sirio anunció hoy que lanzará un plan de vacunación contra la polio, sarampión, paperas y rubéola, luego que la Organización Mundial de la Salud (OMS)denunciara la semana pasada el primer brote desde 1999 en ese país árabe.

La organización de la ONU confirmó al menos diez casos de polio en niños de la provincia de Deir al Zor, en la frontera con Irak, aunque una docena más presenta síntomas similares.

"Queremos vacunas para llegar a cada niño sirio dondequiera que estén, ya sea en una zona conflictiva como en una zona donde el Ejército sirio esté presente", dijo el viceministro de Asuntos Exteriores, Faisal Mekdad, luego que la OMS advirtiera sobre el peligro de contagio en todo el país y en los países vecinos.

Sin embargo, aún no se dio detalles sobre cuándo comenzará el plan de vacunación y qué regiones incluirá.

Pero de ejecutarlo, el gobierno deberá hacerlo al mismo tiempo que combates, bombardeos y atentados azotan gran parte del país.

Un coche bomba explotó hoy en la localidad de Zabitiyeh, en la provincia de Homs, en el centro de Siria, y dejó al menos seis personas muertas y decenas heridas, informó la agencia oficial de noticias Sana.

La agencia estatal responsabilizó del ataque a los insurgentes que intentan derrocar a Al Assad.

En el este del país, en tanto, los kurdos volvieron a enfrentarse con combatientes de los grupos yihadistas Frente al Nusra y Estado islámico de Irak y del Levante, vinculados con la red Al Qaeda.

Desde que comenzó el conflicto armado, más de 100.000 sirios murieron, según las estimaciones más conservadores de la ONU.
etiquetas