04/11/2013 La Habana

Con cambios metodolgicos, el gobierno colombiano y las FARC prolongan las negociaciones de paz

El gobierno de Colombia y las FARC prolongaron el actual ciclo de negociaciones de paz para llegar a un acuerdo en el punto de la participación política, a la vez que decidieron aplicar cambios en la metodología para imprimirle más ritmo y celeridad a la búsqueda de coincidencias.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ordenó a su equipo negociador que no vuelva de La Habana sin un acuerdo sobre el segundo punto de la agenda, con el fin de acelerar el ritmo del proceso de paz, según Radio Caracol, citada por Europa Press.

En esa línea, el diario colombiano El Tiempo sostuvo que la prolongación de este ciclo obedece al deseo de Santos de imprimir nuevo ritmo al proceso para evitar que coincida con la campaña para las elecciones presidenciales del próximo año.

En el encuentro con su equipo, el mandatario dio la orden de que, de ser necesario, se modifique la forma en la que se ha venido negociando desde hace un año, lo que incluiría ciclos más largos y periodos de receso más cortos, pero fue enfático en que no permitiría modificaciones de la agenda.

El ciclo 16, sobre el cual se espera hoy lunes un pronunciamiento conjunto acerca de sus avances, fue ampliado dos días para concretar el punto relacionado con participación política e incluso no se descarta que se anuncie una nueva ampliación de este ciclo.

Pablo Catatumbo, uno de los negociadores de las FARC, dijo ayer desde La Habana que la guerrilla tiene "optimismo" para cerrar el punto de participación política y, en un nuevo ciclo, iniciar la discusión sobre víctimas del conflicto armado, tercer punto de la agenda.

Iván Márquez, el segundo de las FARC aseguró, por su parte, que la guerrilla quiere que el proceso sea más expedito y que en este año de diálogos se han "intercambiado visiones" lo que ha permitido avanzar en los "acuerdos parciales".

"Ya hoy no podemos hablar de avances modestos", precisó ayer a El Mercurio de Chile y reiteró que el proceso "no puede marchar acicateado por los tiempos legislativos o electorales".

Por su lado, el representante Iván Cepeda aceptó que el cambio de metodología "incide" y "es saludable" para llegar a acuerdos concretos.

"Lo que se está mostrando es que las dos partes quieren llegar a un acuerdo sobre el segundo punto, y ese propósito, además de pertinente, cierra el paso a las especulaciones sobre una supuesta crisis en el diálogo", enfatizó, según el diario bogotano.

Este cambio también fue respaldado por el ex comisionado de paz Víctor G. Ricardo, quien aseguró que "el cambio de metodología" permite sesiones de trabajo más extensas que pueden llevar a acuerdos concretos.

"En la mesa se establecen los ritmos de trabajo y, cuanto más duraderas sean las reuniones, se pueden lograr mayores acercamientos y acuerdos entre las partes", subrayó.

Sobre el tema, Carlos Eduardo Jaramillo, ex asesor de paz, concluyó que esa decisión "es el resultado de un conjunto de factores que analizaron las partes y que van en un solo sentido: concretar los acuerdos".