02/11/2013 en el puerto

Curiosos y turistas visitaron la flota china en Buenos Aires

Miles de turistas y curiosos visitaron durante los últimos tres días la Flota Militar de la República Popular de China que arribó a nuestro país el pasado 30 de octubre para realizar distintas maniobras con la Armada Argentina.


El destructor "Lanzhou" y la fragata "Liuzhou" estuvieron abiertas al público en general hasta hoy en la dársena E del puerto de Buenos Aires, y oficiales de la armada china guiaron recorridos por sus cubiertas. El otro elemento de esta flota es el buque de abastecimiento "Boyanghu".

Las unidades están al comando del subjefe del Estado Mayor de la Flota del Mar del Sur, contralmirante Xiaoyan Li.

La visita de los buques militares chinos tiene lugar en el marco del Memorando de Entendimiento en materia de Defensa firmado por los ministros de Defensa de ambos países en Beijing en julio de 2012.

Ese acuerdo promueve las visitas recíprocas, la realización de ejercicios combinados bilaterales y multilaterales con países amigos y la participación como observadores en ejercicios nacionales de la contraparte.

La embajada de China en la Argentina informó que los buques recorrieron 28.000 millas marinas, atravesaron el Océano Pacífico y cruzaron al Atlántico Sur a través del Estrecho de Magallanes.

"El destructor Lanzhou, con un desplazamiento de plena carga de hasta 6.400 toneladas, ha participado en una serie de ejercicios y misiones de escolta en el Golfo de Adén y aguas somalíes. La fragata Liuzhou cuenta con un desplazamiento de plena carga de 4.000 toneladas", se indicó.

Lucía, una administrativa de 27 años que trabaja en una empresa de comercio internacional, le contó a télam que "todos los días en la oficina tengo contacto con gente de china, ahí me enteré, me invitaron a venir y me dió curiosidad".

"Nunca estuve en un buque militar así que no puedo comprar con otros, pero me sorprende cómo se aprovechan los espacios, en cada hueco hay algo, y sin embargo todo está muy ordenado", agregó.

"No hay muchas chances en la vida cotidiana de conocer estas cosas, y está bueno aprovecharlas porque uno toma dimensión de lo que significan estas moles que sólo se ven por televisión", concluyó.

"Willy" es un chino que llegó al país hace 18 años y se dedica a las importaciones. Él le contó a Télam que "para los que estamos lejos de nuestra tierra siempre es una alegría recibir a compatriotas que traen noticias de allá".

"Ver nuestra bandera tan lejos de casa también es un orgullo, y más cuando estamos en una tierra que nos trata tan bien cómo la Argentina", añadió.

"Traje a mis hijos para que conozcan los barcos porque hasta ahora sólo los habían oído nombrar, quería que viesen con sus propios ojos las cosas de las que es capaz la industria china", finalizó.

Diego, un estudiante de ingeniería de 28 años, le dijo a Télam que "siempre me gustaron los barcos, me enteré que estaban estos acá y me vine con un amigo, estas cosas deberían ser más seguido, porque uno este tipo de estructuras sino sólo las ve en los libros".

"A mí me llamó mucho la atención cómo encastran antenas y armas sobre la estructura del barco sin que una cosa afecte el funcionamiento de la otra, ese diseño debe haber sido una de las cosas que más les costó resolver seguro", agregó.