30/10/2013 Ciudad

Denuncian que el gobierno porteo no ha realizado obras estructurales para evitar las inundaciones

Vecinos autoconvocados de varios barrios porteños denunciaron al gobierno de la Ciudad por la falta de mantenimiento y obras para los arroyos que permitan evitar inundaciones y aseguraron que nada cambió desde la tormenta del 2 de abril.

Por Javier Posse

 Si bien las obras más demoradas corresponden a los arroyos Vega y Medrano, los vecinos aseguraron que las del Maldonado -que el gobierno porteño anunció haber terminado en agosto de 2012- están inconclusas y tienen graves deficiencias, las cuales quedaron al descubierto durante las últimas tormentas cuando hubo zonas que se inundaron por primera vez.

Por la falta de obras para el arroyo Vega los barrios que están siendo más afectados por las inundaciones son Villa Devoto, Villa Pueyrredón, Parque Chas, Villa Urquiza, Belgrano y Núñez.

Carolina Minutolo, de la "Asamblea de Vecinos Unidos por las Inundaciones de Villa Urquiza", afirmó en diálogo con Télam que “luego de la catástrofe del 2 de abril, en la que el agua entró a nuestras casas, presentamos en mayo pasado a la Jefatura de Gobierno porteño un petitorio con 150 firmas".

El petitorio busca que "nos informen sobre las obras estructurales y no estructurales del plan hidráulico para el arroyo Vega, pero no obtuvimos ninguna respuesta”, aseguró.

Luego de exhaustivas investigaciones, los vecinos llegaron a la conclusión de que lo primero que debería hacerse son “reservorios de agua bajo tierra o a cielo abierto en espacios verdes, como por ejemplo, plazas y parques, para que cuando llueva absorban el agua”, funcionando como “piletones”.

Por la falta de obras para el arroyo Medrano los barrios que más sufren las inundaciones son Saavedra y Mitre

“Estos reservorios deberían estar más cerca del nacimiento del arroyo en la cuenca superior”, explicó la integrante de la Asamblea de Villa Urquiza, organización que trabaja con el departamento de Hidráulica de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Los reservorios “se hacen en sólo seis meses y cuestan 300 millones de pesos”, dijo y destacó que el Parque Agronomía es uno los lugares de “la subcuenca alta del arroyo Vega” donde se podrían hacer por “su amplia dimensión”.

Pero, los planes del gobierno de la Ciudad no contemplan obras más allá de hacer sumideros y un túnel aliviador de 10 kilómetros para mejorar la conducción del agua.

Al respecto, recién en septiembre se publicó un llamado para precalificación “para la ampliación de la red pluvial de captación” que cerró en la primera semana de octubre.

Al respecto, Minutolo señaló que “hay muchas discrepancias respecto a la eficacia de dicha obra, debido a que la ciudad de Buenos Aires está emplazada en una llanura, y no tiene el declive suficiente para que se cumpla la teoría de los vasos comunicantes y el túnel aliviador conduzca dichas aguas”.

En tanto, por la falta de obras para el arroyo Medrano los barrios que más sufren las inundaciones son Saavedra y Mitre.“Es una obra faraónica, que arranca en Helguera y Nueva York, sigue por Pampa y desemboca en Pampa y el río (de la Plata), y además tardaría 27 meses a partir de que reciba el dinero del BID”, cuestionó la asambleísta, quien añadió que “a la par se ha llamado a una licitación pública para hacer sumideros”.

En tanto, por la falta de obras para el arroyo Medrano los barrios que más sufren las inundaciones son Saavedra y Mitre.

El arquitecto Ernesto Moncada, de la ‘Asamblea de Vecinos de Saavedra’, aseguró que las obras estructurales “no avanzan de ninguna manera y lo único que conseguimos son obras de desagües secundarias como la colocación de algunos sumideros y caños”.

Al igual que con el Vega, el arquitecto aseguró que “se necesitan reservorios naturales” de agua y explicó que proponen al Parque Sarmiento y la plaza Saavedra como lugares para que “el agua se junte momentáneamente en situaciones de catástrofe”.

Asimismo, aseguró que la “otra obra importantísima es la limpieza interna del Medrano”, que “no se realiza desde hace 10 años; ajamos a recorrer en un gomón el arroyo y allí, además de basura, encontramos hasta una gigantesca masa de hormigón”.

También cuestionó la falta de un “plan de contingencia” y aseguró que “en el momento de la catástrofe del 2 de abril no apareció nadie. El gobierno porteño hace otro tipo de obras de maquillaje urbano, pero las estructurales para evitar que la ciudad se inunde no se están haciendo”.

Por su parte, Carlos Scally, de la Asamblea Vecinos de Saavedra, cuestionó que “desde 1949” no se realizan obras estructurales para aumentar el poder de captación del arroyo Medrano y que “el gobierno porteño no hizo los 19 kilómetros de sumideros contemplados en el plan hidráulico de la ciudad de Buenos aires”.

Para Alejandro Tiscornia, “el Plan hidráulico que se empezó a hacer en el 2000 y terminó en el 2005 y estuvo a cargo de cuatro consultoras internacionales caducó”, porque “propuso obras que son para contener hasta lluvias de 70 milímetros de agua”, lo que “quiere decir que si llueve más igual habrá inundaciones”.

“Medrano es el arroyo con más interrupciones en superficie que impiden el escurrimiento del agua. Hay tres terraplenes ferroviarios y dos avenidas y eso está en el informe oficial y no se ha hecho nada para corregirlo”, dijo Tiscornia, que es vecino de la zona.

En cuanto al Maldonado, a pesar de que el gobierno porteño aseguró que en agosto del año pasado terminaron las obras de entubamiento, durante las tormentas de diciembre de 2012 y abril de este año los barrios aledaños también surfrieron inundaciones.

Nora Saavedra, de Villa General Mitre, contó a Télam que durante las últimas tormentas se inundaron muchas calles de la Paternal, Villa General Mitre, Villa Santa Rita, Floresta, Villa Luro, Versalles y Liniers, cuando antes “eso solo pasada a una o dos cuadras alrededor de la avenida Juan B Justo”.

Según Saavedra, los problemas son que “faltan obras secundarias” como “una red de caños menores que lleven el agua hasta los túneles del entubamiento" y que por la “falta de mantenimiento los túneles están sucios y cuando llueve mucho se llenan y rebalsan”.

También dijo que se cuestiona que “no se evitaron las curvas cuando se hizo el entubamiento del Maldonado” y eso “frena el flujo del agua” y que “a todo eso se suma que el Cildañez, que recibe el 70% del agua del Maldonado tampoco tiene mantenimiento”.

Según Tiscornia, el problema concreto es que el Maldonado puede contener hasta lluvias de 70 milímetros de agua y “por eso el de 2 de abril (cuando hubo hasta 150 milímetros) la alta cuenca de este arroyo se inundó”.
Por último, para graficar la desidia, Tiscornia recordó que en la cuenca del Medrano “en 1985 cuando llovió 300 milímetros hubo un fallecido”, mientras que “durante la última inundación del 2 de abril pasado llovió la mitad pero los fallecidos fueron seis”.

“¿Qué pasó? Oficialmente el gobierno de la Ciudad aún no pudo explicarlo”, concluyó.