28/10/2013 Represin 2001

Las vctimas no olvidan el 20 de diciembre del 2001

Ni las víctimas directas ni los familiares de quienes murieron, cinco en total en la Ciudad de Buenos Aires, olvidan esas horas de fuego cuando salieron a protestar a la Plaza de Mayo por la declaración del Estado de Sitio. Ahora esperan que el TOF nº6 inicie el juicio oral y público. Quieren justicia.

Por Alba Silva

Martín Galli ya no tiene rastas pero una herida cicatrizada en su cabeza guarda una esquirla testimonio de lo cerca que estuvo, el 20 de diciembre del 2001, de la muerte a la que "el Toba" García, rápido, preciso y solidario ayudó a esquivar.

Muy cerca de ellos cayó herido Alberto Márquez quien prácticamente murió en brazos de su esposa, Marta Pinedo. Ella no pudo hacer nada, la sangre manaba a borbotones de su boca. Un minuto antes, cuando los policías se apostaron y empezaron a disparar, él la empujo y le salvó la vida.

Ahora Galli es un señor, tiene 38 años y muchas preguntas. Entre la desazón, la bronca y una luz de esperanza sólo quiere que de una buena vez se inicie el juicio oral y público en el TOF nº6.

Martín Galli, lleva una esquirla en la cabeza. El Toba García le salvó la vida.
Martn Galli, lleva una esquirla en la cabeza. El Toba Garca le salv la vida.

"¿Ya pasó cuánto? ¿12 años? es un montón, para mí todo fue un garrón. A veces preferiría olvidarlo. ¿Por qué algunos juicios sí y otros no? Sin que se malinterprete lo que digo, ¿hasta qué año va el abuso de autoridad policial o militar sobre el tema? ¿Hasta el 83 nomás? ¿Por qué no se puede ahora?", interpela durante una entrevista con Télam.

Conciente del peso del contexto político en la obtención de justicia reconoce que hay preguntas que le "cuesta mucho hacer" pero "si se va este gobierno va a ser peor la cosa porque ¿qué puedo esperar de otros? ¿qué impulso le van a dar a la causa? Toco  madera, (Sergio) Massa u otro. Aunque no imagino que venga cualquiera...", asegura el joven de La Matanza.

Entre las pruebas presentadas por las víctimas ante la instrucción está una filmación de "Dionisio del Facebook, medio trosko el chabón. El se rejugó a filmar, estaba a dos metros mío. filmó para el Ojo Obrero cuando bajaban los canas, cuando tiraban y a partir de ese registro la cana no pudo negar", contó Galli.

Agregó que "recién ahí entregaron las filmaciones de las cámaras que están en el Obelisco, la secuencia" del ataque a los manifestantes que estaban sobre la avenida 9 de Julio.

Héctor "el Toba" García, claramente un héroe en esa tarde de fuego, recordó durante un reportaje con Télam la llegada de los policías los minutos previos a la balacera contra los manifestantes.

El Toba García en su casa de Ezeiza, dice que lo del 20 de diciembre fue un "crimen de lesa humanidad"
El Toba Garca en su casa de Ezeiza, dice que lo del 20 de diciembre fue un "crimen de lesa humanidad"

"Bajaron con armas largas y cortas, se abrieron en abanico, apuntaron, yo grité y me tiré al suelo. Paula Simonetti estaba por ahí, le dieron en el pulmón, dos balas pegaron en su grabador, que desapareció. Ella quedó muy muy mal y hoy está viviendo en España", rememoró.

También que a pocos metros del Obelisco había otros: "un chico baleado, no recuerdo el apellido pero él se suicidó y otros heridos leves. Cuando yo me levanto lo veo a Márquez con Marta, su mujer, sosteniéndole la cabeza pidiendo ayuda y a la izquierda lo veo a Martín", siguió el Toba.

"A Martín la bala lo dió vuelta, lo tiró y quedó en cruz. Era Jesucristo: barbudo, pelo largo con rastas y, crucificado. En ese momento tuve que tomar una decisión sin pensar, instintiva, de a quién podía ayudar. Y es una cosa generacional si querés: un pibe que tiene toda la vida por delante y Márquez, una persona grande que estaba con Marta, su señora", agregó.

La historia es conocida, Márquez murió pero para Martín los decisivos primeros auxilios fueron decisivos porque lo sacaron de dos paros cardíacos, al igual que la aparición de un taxi milagroso en medio de balas y gases que lo llevó al Hospital Argerich.

Marta Pinedo pide el pronto inicio del juicio y suma la desaparición de la placa sobre la 9 de Julio que guardaba la memoria de su esposo muerto.

Marta Pinedo señala el lugar donde estaba la placa en memoria de Alberto Márquez
Marta Pinedo seala el lugar donde estaba la placa en memoria de Alberto Mrquez

Triste y molesta con lágrimas en los ojos dice "siento que el gobierno de la ciudad faltó el respeto a la memoria de los muertos. Se olvidó  de lo que pasó en el 2001. Arrancaron una placa que estaba para la memoria, era el único lugar donde veníamos a recordar a mi marido todos los años. No está el poema tampoco, lo arrancaron y listo". 
etiquetas