25/10/2013 Espaa

Rajoy convoca al embajador de EE.UU. por el escndalo de espionaje

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció hoy que ordenó convocar al embajador de Estados Unidos para pedirle explicaciones por el escándalo de espionaje masivo, luego de que el diario El País publicó que afectó a miembros del gobierno y políticos españoles.

Rajoy informó que pidió a su ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, que convoque al embajador de Estados Unidos en Madrid, James Costos, aunque precisó que su gobierno "no tiene constancia" de que haya habido espionaje a los dirigentes políticos del país.

"Lo primero que voy a hacer es convocarlo para recabar información y a partir de ahí tomaremos decisiones", aseguró el jefe del Ejecutivo español en conferencia de prensa en Bruselas, al término del Consejo Europeo.
   
"Yo soy el presidente del gobierno y cuando tomo decisiones las tengo que tomar muy fundamentadas", remarcó ante la prensa después de que se supiera que la Agencia Nacional de Seguridad norteamericana (NSA) pinchó teléfonos de al menos 35 líderes mundiales, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel.

El diario El País publicó hoy, citando fuentes conocedoras de los documentos secretos del espía Edward Snowden, que la NSA no solo rastreó masivamente las comunicaciones telefónicas, SMS y correos electrónicos de millones de españoles, sino que también espió a políticos y miembros del gobierno, sin dar más detalles.
   
Hasta ahora, en un intento por evitar que este asunto dañe las relaciones con Washington, el Ejecutivo español se había resistido a tomar medidas ante las evidencias publicadas.

Sin embargo, el agravamiento del escándalo de espionaje masivo de Estados Unidos, situó el tema en el centro del debate de la cumbre europea y forzó a Rajoy a pronunciarse en la misma línea que el resto de líderes europeos, que destacaron que el espionaje "no cabe entre amigos y aliados".

Tras condenar esta práctica "inaceptable", Francia y Alemania tomaron la iniciativa y acordaron impulsar un acuerdo con EEUU para establecer reglas futuras sobre la cooperación de los servicios secretos, en tanto, la Eurocámara anunció el envío de una delegación a Washington para pedir más información a la Casa Blanca.
   
En ese sentido, Rajoy se mantuvo al margen: "Las decisiones en esta materia no corresponden a la Unión Europea, sino que son competencia exclusiva de los estados miembros. Y Francia y Alemania han decidido hacer una cosa y los demás podemos decidir lo mismo u otra cosa".

En España, la izquierda criticó la inacción del gobierno ante este grave caso de espionaje, mientras el líder del Partido Socialista (PSOE), Alfredo Rubalcaba, censuró la práctica de Estados Unidos, aunque en el plano hipotético.

"Si se confirma estaríamos ante un hecho gravísimo, porque a los aliados no se los espía, se los informa, es un atentado a las comunicaciones y la privacidad", sostuvo Rubalcaba, después de referirse a que en España la práctica de espionaje podría haber alcanzado al gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, del que él era ministro del Interior.